Caminar…

30 julio 2012

Hace más o menos un año me entró la loca idea de dejar de usar tanto el automóvil para dirigirme, en su lugar, caminando desde mi casa hasta mi oficina.

Y digo que es una idea loca pues no es normal que en mi ciudad alguien camine alrededor de 12 kilómetros todos los días (6 de ida y 6 de regreso) para trasladarse de un lugar a otro.

Si, mucha gente se puede ver caminando en las calles de la ciudad de México, pero la mayoría lo hacen para dirigirse a una estación de transporte público que los acercará a su destino.

Yo no, yo llego hasta mi destino… ¡caminando!

Me fascina caminar. Yo creo que en parte es porque, haciéndolo, libero mucha de la ansiedad que siempre he mostrado desde joven. Mi esposa me dice que voy a acabar haciéndole hoyos al piso de tanto que muevo el pie cuando estoy sentado.

Pero, bueno… ¡así soy!

Y es que eso de caminar toda la distancia que separa a mi casa de mi oficina, al principio me parecía muy descabellado y retador. Hoy, un años después ya no lo es en absoluto. No siento que la hora que paso caminando me pese como antes. Es más, hasta he llegado a creer que muchos de los automovilistas que me ven pasar enfrente de sus coches cuando esperan avanzar en medio del horrible tráfico, me han de envidiar. Podría apostar que puedo llegar a alcanzar en ocasiones una velocidad promedio más rápida que la de ellos.

Y pues si, en mi familia ya saben que yo soy… ¡El que camina!

Mi esposa ya no se extraña cuando encuentra mi auto aparcado en el mismo lugar de siempre en el garage por varios días. Ya sabe que si eso sucede es por que yo ando a pie en algún lugar de la ciudad.

Y es que me resulta increíble que lo anormal hoy en día sea caminar, siendo que hace apenas unos 120 años aproximadamente lo extraño era justo lo contrario, tener un vehículo personal para poderse mover dentro de un rango relativamente grande en una comunidad. (Bueno, tampoco es que me extrañe por igual que ya no andemos en caballos. ¡Viva la tecnología!)

Pero lo más maravilloso de todo es que el tiempo que me doy para caminar lo aprovecho enormemente para  meditar, reflexionar e incluso rezar uno que otro rosario.

Me encanta ver la cara que ponen muchos peatones cuando ven a una persona común y corriente con un rosario en la mano y hablando consigo mismo a lo largo del camino. Si fuera alguien vestido de sacerdote se podría entender, pero… ¿Un hombre de traje y camisa con un rosario en la mano en medio de una ciudad moderna? ¡Vaya que eso si es raro!

Y entonces resulta que he descubierto que  provocando esta pequeña perturbación en la gente en medio de su actuar cotidiano, puedo evangelizar también. Alguno que otro seguro se cuestionará su propio actuar al verme actuar a mi, por lo tanto, lo seguiré haciendo. En algo aprovechará Dios esa situación.

Caminar es una de mis grandes pasiones y doy gracias a Dios todas la mañanas que me permita tener ese tiempo especial con Él de esa preciosa forma.

Anuncios

Lo que hago…

3 abril 2011

Recién he recibido algunos comentarios que me preguntan exactamente a qué me dedico.

Pues verán…

Lo que yo hago principalmente es dar asesoría y entrenamiento a las personas y las organizaciones que están convencido que pueden desarrollar sus talentos. Para lo cual me baso en una metodología muy efectiva que he desarrollado a lo largo de varios años de estudiar e investigar sobre “desarrollo humano” , “aprendizaje” y “creatividad”.

El sistema que utilizo para llevar a cabo dicha labor lo pueden conocer en el sitio www.elmetododelreto.com en donde incluso también publico un blog sobre el tema del desarrollo personal.

En síntesis el Método del Reto consiste en hacer lo siguiente con mis alumnos…

1.- Entrevistarme con ellos para conocer sus características naturales de talento.

2.- Plantearles un “Reto” especialmente diseñado para que pongan en práctica dicho talento.

3.- Darles seguimiento a su experiencia durante el transcurso del Reto.

4.- Una vez concluido el Reto  ofrecerles una sesión de aprendizaje teórica que les de sentido a los aprendizajes obtenidos durante el mismo.

5.- Volverles a platear otro Reto…

He descubierto que la mejor manera de aprender y desarrollar una habilidad personal o grupal, no es en un salón de clases ni en las hojas de un libro (aún así soy un lector empedernido), sino en la práctica de la misma habilidad que se desee desarrollar, ya que el ser humano aprende más y mejor lo que hace que lo que escucha o lee.

Esta metodología es igualmente efectiva para desarrollar el talento de una sola persona como de un grupo de trabajo, de jóvenes que recién buscan su vocación como de quienes ya laboran profesionalmente en algún área, de quien ya conoce sus talentos y los quiere desarrollar, como de quien apenas ha emprendido la búsqueda de ellos. En fin… de cualquier individuo y comunidad que desee mejorar su efectividad (logro de resultados)

Así que resumiendo…. ¿A qué me dedico?

“A lograr que las personas desarrollen su máximo potencial…”

¿Por qué? Pues por que estoy convencido que mi vocación personal (el llamado de Dios hacia mi persona) es el siguiente…

“José Luis…. la manera en que deseo que contribuyas a hacer un mundo mejor no es trabajando en el desarrollo de empresas o ideas en específico que puedan transformar al planeta, sino en las personas que están detrás de dichas ideas.

Así que me veo más como el entrenador del atleta olímpico que, aunque jamás se sube físicamente al podio del primer lugar, si que lo hace en la persona de su amado alumno.


¡Mi padecimiento…!

5 noviembre 2010

Debo confesarles que sufro de una rara enfermedad mental que parece  no tener cura…

Lo que sucede es que cada cierto tiempo, a veces muy seguido, sufro de lo que me ha dado por llamar… ¡Ataques filosóficos!

¿De que se trata esta rara enfermedad? Verán…

Puedo estar muy tranquilamente durmiendo, comiendo, trabajando, leyendo o haciendo cualquier actividad de mi cotidiana jornada…¡cuando de pronto y sin avisar una idea se me clava en la mente como un rayo!

“Vocación”, “Amor”, “Familia”, “Talento”, “Trascendencia”, “Iglesia”, “Humanidad”…y entonces como si una fuerza me poseyera sin permiso, mi mente empieza a desarrollar ideas, pensamientos, conclusiones, analogías y todo tipo de cavilaciones sobre estos términos…

En una ocasión iba yo en el metro, cuando de pronto me llegó uno de estos ataques filosóficos.

Recuerdo que la idea que se me vino sin mi permiso fue “Libertad”… mi mente comenzó a divagar y a generar ideas de cómo la libertad atañe al ser humano y a las organizaciones; ¿cómo puede un concepto tan humanista afectar la manera en que construimos una empresa o una comunidad? ; ¿qué tiene que ver la libertad con la manera en que formamos al ser humano?…

En eso estaba, cuando de pronto me percaté que me había bajado, sin darme cuenta, en una estación equivocada del metro. No se cómo llegué ahí, ni como decidí que lo debía hacer… pareciera que simplemente mi cuerpo tomó una decisión que mi mente no le ordenó… ¡Y cómo lo iba a hacer si esta estaba demasiado ocupada pensando en la libertad!

Sorprendido volví a tomar el metro y me re-dirigí a mi destino final correcto.

Esto de los ataques filosóficos es todo un asunto en mi vida… me despierta en la noche y me quita el sueño por varias horas, me hace tener que orillar el coche mientras manejo para tener que bajar ideas que yo no le he solicitado a mi mente a un papel,  e incluso en ocasiones me provoca que al iniciar la lectura de un libro de un determinado tema, acabe metido en google investigando sobre una palabra completamente diferente que se me puso enfrente… ¡No lo puedo controlar!

¿Que si tengo cura? mmmmm…. no lo creo. Creo que soy así y así me moriré.

Además, debo reconocer algo…

¡¡Me encanta que me suceda!! No quiero curarme jamás… Y aunque en ocasiones producto de estos ataques filosóficos da como resultado que yo acabe en una estación del metro diferente a la que yo quería,  la sensación de poder profundizar en una idea, en una palabra o en un pensamiento como lo hacían los antiguos griegos, es maravillosa.

Lo reconozco… Los ataques filosóficos son parte de mi ser y de mi vida… no los puedo evitar.

Se que en el fondo yo mismo los he provocado con mi actitud inquieta por encontrar la verdad… pero es una de esas consecuencias que voluntariamente acepto en honor a la misma palabra que los produce… “Filosofía” palabra que etimológicamente significa lo que en el fondo es el origen de mi rara enfermedad…el “amor a la sabiduría”.


A %d blogueros les gusta esto: