El matrimonio

3 febrero 2012

Sigamos reflexionando un poco más sobre este fascinante e importantísimo tema… “El matrimonio”

¿Saben? Creo que lo más maravilloso que le brinda el matrimonio a la vida de una persona (y lo digo desde mi propia experiencia) es que para muchas personas, contraer nupcias les representa la primer gran oportunidad para  descentrarse por primera vez en su vida.

La juventud suele ser una etapa en la que los seres humanos viajamos por la vida centrados demasiado en nuestras propias ideas, preocupaciones, emociones y asuntos. Es una etapa en la que ya no necesitas descubrir demasiado el mundo exterior (a diferencia de la infancia), sino más bien requieres descubrir cual es tu forma particular de responder a dicho mundo exterior.

Por lo mismo, es natural que durante nuestra adolescencia vivamos ensimismados y hasta aislados de la sociedad. Nos estamos conociendo.

Pero de pronto nos viene la madurez y con ella la oportunidad de volver a conectarnos con el prójimo.

Nos incorporamos al mundo laboral, nos vemos en la necesidad de colaborar profesionalmente con otros seres humanos y volvemos a entender que como tales los humanos no fuimos creados para el aislamiento.

Pues bien, el matrimonio es la culminación de ese maravilloso periodo de reconexión con el prójimo, en donde regresamos a la esencia del amor humano: la entrega al otro y la renuncia al propio yo.

Lamentablemente muchas personas creen que el matrimonio es un asunto unipersonal. Piensan que se trata de una etapa más en la propia vida en la que una persona vendrá a hacernos más felices a nosotros. Evidentemente es justo al revés, pues la idea central del matrimonio es que la felicidad la encontraremos en tratar de lograr la felicidad del otro.

Eso es lo maravilloso del matrimonio, que te confronta con la necesidad de velar por el bienestar de alguien más ajeno a ti. Lamentablemente muchos no logran comprender esto y dejan de creer en esta maravillosa institución sacramental.

Es como en todo, el problema no es el matrimonio, el problema es el ser humano que no lo entiende a cabalidad.

Siempre he creído que Dios le tiene reservado en el cielo un premio especial a toda aquella persona que de una forma u otra logren salvar un matrimonio. Ya sea el suyo propio o el de una pareja cercana a la que le toque asesorar.

¡¡¡Salva un matrimonio y salvarás al mundo!!!


Algunas preguntas para reflexionar en este inicio de año…

11 enero 2012

Más que ofrecerles propósitos para este nuevo año que ye empezamos a vivir, prefiero invitarles a reflexionar utilizando como base algunas preguntas que pueden provocar reflexiones interesantes en el interior de cada uno.

¿Cómo viviste el tiempo que ya pasó, ese que ya no se recupera?

¿Cuanto de ese tiempo estuvo dedicado a la gente, a las personas y cuanto a las tareas?

Si este fuera el último año de tu vida… ¿Cómo lo empezarías a vivir hoy?

¿Cual es ese elemento que verdaderamente importa en tu vida? ¿cuanto tiempo le dedicas?

¿Por qué el 2012 será un año diferente en tu vida? ¿Cómo lo lograrás?

Nada es más inevitable que el paso del tiempo… ¿Que provoca esta idea en ti?

Hoy tienes un años más de vida… pero también un año menos de ella… ¿Cómo exprimes hasta el último segundo?

¿Con quien quieres estar el resto de tu vida?

¿…y si Dios si existe?

¿En manos de quien está el destino de tu vida? ¿Tú lo controlas o lo controla alguien más?

¿Qué cambiará en tu alma en el 2012?

Lo importante es que el tiempo que se nos concede sea lo más maravillosamente aprovechado en beneficio de a quien tanto nos invita nuestra amada Iglesia a considerar… El prójimo.


Preguntas para reflexionar (2a parte)

17 noviembre 2011

Aquí les paso la segunda parte de la serie de preguntas que suelo utilizar en las sesiones de Orientación Vocacional que llevo a cabo con jóvenes preuniversitarios.

Espero que les sean de gran utilidad para cuestionarse un poco sobre el sentido de lo que hacemos en la vida…

 

1.-  ¿Cual es la materia que más odias de la escuela?  ¿Por qué razón o motivo (a cambio de qué) estarías dispuesto a seguirla tomando a pesar del esfuerzo que te implicará estudiarla? 

 

2.- Imagina la siguiente situación:  Una señora de 99 años de edad lanza una convocatoria a nivel mundial para heredar una de las fortunas más grandes del mundo a la persona que le convenza de tener el mejor proyecto de todos los que se presenten ¿Qué proyecto propondrías y por qué habría de resultar este interesante  para la señora, tanto como para que te de el dinero a ti y no a alguien más?

 

3.- Piensa en tres personas que hayan marcado una influencia muy positiva en tu vida. Alguien a quien su simple evocación te resulte en alegría, entusiasmo e inspiración. ¿Qué cualidades tiene esa persona que te ha hecho admirarle tanto?

 

4.- Te han encerrado en una biblioteca llena de miles de libros. Al hacerlo te han dado una sola indicación. No podrás salir del lugar (ni siquiera para comer) hasta que no hayas leído por lo menos 10 libros en su totalidad. No hay de otra… sabes que será una jornada larga y muy agotadora ¿Qué temas y libros escogerías leer dentro de la biblioteca?

 

5.- Te han detectado una grave enfermedad. Lamentablemente el doctor te informa que tienes escasamente un año más en que tu cuerpo y tu mente estarán completamente lúcidos. Por lo mismo, debes de aprovechar este año que te queda para construir aquel proyecto profesional, social o empresarial que siempre soñaste. Asumiendo que tendrás recursos económicos disponibles para hacerlo…¿Qué decidirías hacer en este año? 


Sería más fácil…

14 octubre 2011

Definitivamente sería más fácil…

“No comprometerse con una religión y vivir inventando códigos de ética conforme se me fueran presentando las situaciones en el día a día. Actuar como me vaya conveniendo…”

“No escuchar lo que dice mi consciencia y, de hecho, callarla de una vez por todas para que me deje de estar estorbando…”

“No asumir una postura concreta y firme ante temas supuestamente “delicados” como el aborto, la homosexualidad y la pena de muerte. Que otros, quienes hacen las leyes, decidan por mi…”

“Dejárse llevar por el sentir del día y nunca tratar de controlar mis impulsos primitivos como en hambre, la ira o la sensualidad…”

“No seguir a ningún lider espiritual en concreto y asumirme como mi propio modelo de vida. Total, si me equivoco o no, nadie estará para imoedírmelo…”

“No ir a misa y en su lugar mejor quedarme a ver el fútbol, dormir un poco más o simplemente encontrar algo más agradable que hacer…”

“No hablar de Dios ni de esas cursilerías. Bien dicen que el que no conoce no se equivoca…”

Si… desde luego que todo eso sería más facil…

Pero yo no vine a este mundo para vivir una vida fácil, sino retadora y emocionante.

Una vida en donde las caidas me indiquen que me debo de levantar de nuevo.
No, no quiero buscar en sendero simple y sin complicaciones. Prefiero la aventura árdua y dificil, pues si elijo esta vía…

…el premio será más meritorio.

“Lo fácil todos, lo difícil pocos”


Una buena frase de una película medio mala…

23 septiembre 2011

Se me ha ocurrido rentar una película para mi esposa en el Blockbuster.

Se trata del filme “How do you know?” (¿Cómo saves si es amor?) del director James Brooks.

La verdad es que la película está muy lenta y la temática es más o menos simple, aunque el esfuerzo por tratar de explicar el verdadero amor es interesante.

Normalmente, cuando termino de ver una película, buscó en Internet un poco de referencias sobre la misma para poder conocer algo sobre el contexto y la crítica que se hizo sobre su producción.

En el caso de “How do you know?” las referencias que encontré fueron poco halagadoras. De hecho se habla más bien de ella como un gran fracaso en taquilla.

En verdad no es una película que llame la atención por otra cosa más que por el título. De hecho, yo la renté pensando en que a mi esposa le fascinan las películas románticas y tiernas que terminan con un final feliz entre los protagonistas quienes se casan y viven felices para siempre (Muuuuy Hollywoodense por supuesto)

Y aunque la película intenta girar en esta tónica, lo único que logró con mi esposa es dormirla cuando apenas corría el minuto 30 de la misma.

Por mi parte, estuve a punto de detenerla en varias ocasiones para secundar el sueño de mi esposa, pero mi terquedad cinéfila me lo impidió. (Tengo la mala costumbre de obstinarme con las películas que comienzo a ver y no me permito dejarlas inconclusas, por muy malas que estas sean).

En el caso de esta película, agradezco no haberlo hecho, no por la calidad del filme sino por que me hice de una excelente frase que se dice más o menos al final de la misma, la cual versa  más o menos así.

“Todos estamos a un pequeño ajuste de hacer  que nuestras vidas funcionen”

¡Que maravilla!

Nada más por esta afirmación valió la pena no ceder ante la fuerza somnífera de Morfeo que rondaba en la habitación.

La frase me gustó pues me parece muy cierta.

Muchas veces llegamos a pensar que en nuestras vidas se requieren grandes cambios, o enormes esfuerzos para hacer que nuestra existencia cobre sentido. Ya sea que estemos inmersos en un problemas personal, una crisis vocacional o incluso un conflicto profesional, solemos creer que solo con la ayuda de una fuerza extranormal se encontrará la luz a al final del túnel.

En realidad la solución a estos dilemas suele venir cuando hacemos apenas y un pequeño ajuste para rectificar.

Y ese ajuste casi siempre está en nuestro control y a nuestro alcance.

Cambiar nuestra perspectiva del problema, pedir un consejo, animarnos a preguntar algo, hacer una simple llamada telefónica, tener paciencia, levantar una pequeña oración, motivarnos para pedir perdón, guardar silencio por un momento, dejar correr una película mala hasta el final, son acciones que pueden hacer la diferencia en nuestras vidas.

Son pequeños ajustes que nos permitirán lograr grandes cambios si les dejamos ocurrir.

Así que nunca subestimen el poder de Dios para hablarnos incluso a través de los eventos más insignificantes… Así es Él, misterioso y ocurrente.

¿Se pueden imaginar?

Ochenta millones invertidos en una película solo para que un joven bloguero católico pudiera escuchar una frase interesante. ¡Que gran privilegio!


Feliz día de la madre

10 mayo 2011

Hoy, en México celebramos el día de la madre. Por varios sitios es común encotrar este relato que pretende ejemplificar lo que para Dios significa la maternidad…

“Cuenta una antigua leyenda que un niño antes de nacer le dijo a Dios:

Me dicen que me vas a enviar a la tierra, ¿cómo viviré tan pequeño e indefenso que soy?

Dios le dijo:
Entre muchos Ángeles escogí uno para ti, que te está esperando, él te cuidará.

Pero dime Dios, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz.

Tú ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.

Y ¿cómo entender, Dios lo que la gente me hable si no conozco el extraño idioma que hablan los hombres?

Dios le contestó al niño, Tú ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar.

Y ¿qué haré, Dios cuando quiera hablar contigo?

Tú ángel te juntará las manitos y te enseñará a orar.

He oído que en la tierra hay hombres malos ¿Quién me defenderá?
Tú ángel te defenderá aún a costa de su propia vida.

Pero estaré siempre triste, porque no te veré más Dios.

Tú ángel te hablará de mí y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia aunque yo siempre estaré contigo.

En ese instante una gran paz reinaba en el cielo, ya se oían voces terrestres y el niño presuroso repetía suavemente.

Dios mío, Dios mío, si me voy dime su nombre, ¿cómo se llama mi ángel?

Dios le contestó:
Su nombre no importa….. Tú le dirás… Mamá.

Feliz día de las madres!!!


Bache

18 abril 2011

En México le solemos llamar “bache” a un hoyo o grieta que se forma en la calle en época de lluvias.

Bache” por lo mismo, podría definirse como un obstáculo en nuestro camino, un suceso que le quita lo terso y amable a nuestro caminar y lo vuelve dificultoso.

De la misma manera y dado su significado ,”Bache” también es una palabra que los mexicanos hemos incorporado a nuestro léxico cotidiano no solo para referirnos a los hoyos de las carreteras, sino también para nombrar a las dificultades que se nos presentan en la vida.

“Estoy pasando por un bache en estos momentos en mis vida” se suele decir si enfrentan obstáculos en algún ámbito de la existencia humana.

“La pérdida de ese familiar querido es me ha metido en un gran bache”

“Haber perdido mi trabajo me puso en un bache” 

“En estos momentos paso por un inesperado bache moral”

Así pues, un “bache”, es un suceso incomodo y no esperado, que nos hace desviar un poco la trayectoria originalmente planeada y que en ocasiones, si no se sortea con la suficiente habilidad, puede causar lesiones o averías importantes en el auto o en la vida.

Un “bache” es un momento de dificultad, pequeña o grande, que nos pide atención momentánea. Nos quita el enfoque por un momento y nos obliga a reconsiderar la estrategia tomada.

Pero lo importante (y positivo) de los “baches” es que, comparados con la dimensión de la carretera en la que se forman, tan solo representan apenas una pequeña porción de la misma. Cuando hemos pasado por uno, nuestra atención hacia los mismos aumenta de inmediato y nos pone en situación de alerta. Además, pareciera que la construcción de toda carretera lleva implícito el concentimiento por parte del constructor de que tarde o temprano aparecerán en ella “baches” para recordarnos que nada es cien por ciento perfecto y que el tiempo siempre tiene la última palabra. (Los baches son consecuencia del paso del tiempo)

Amigos…. compara el tamaño de tu vida con el del tamaño del “bache” que tanto te preocupa…

¿Es inmensamente mayor tu vida, cierto?

Bueno pues asume en este instante que nada malo que te pase durará para siempre y que lo bueno que Dios tiene preparado para ti y tu futuro es inmensamente mayor.

Los “baches” existen, suceden y son naturales,pero la carretera y el rumbo que llevas es lo que verdaderamente importa.

Los “baches” te podrán detener por un instante, tal vez hasta te harán cambiar uno o dos neumáticos ocasionalmente, pero nunca permitas que estos te quiten las ganas de llegar hacia tu destino.


A %d blogueros les gusta esto: