Una oración peculiarmente hermosa

9 julio 2009

Les comparto esta hermosa oración para quienes deseen poner a disposición de Jesús su labor diaria.

Sugiero rezarla en las mañanas antes de iniciar las actividades.

En especial es una de las oraciones que más me gusta pues expresa claramente lo que considero debería de ser la disposición de todo creyente para con su Creador.

Yo aprendí a rezarla acompañada del rezo del Ángelus a las 12:00 pm todos los días, y aunque está conformada de distintas oraciones unidas en una sola, a mi me parece que como conjunto es preciosa… La suelo llamar “la oración de la humildad”

“Toma mi Señor, y recibe mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi 
voluntad, todo mi haber y mi poseer. Tú me lo diste, a Tí, Señor, lo torno; todo 
es tuyo; dispón de ello conforme a tu voluntad. Dame tu amor y gracia, que 
esto me basta.

Espíritu Santo
inspírame lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo escribir,lo que debo hacer. 
Cómo debo obrar para procurar el bien de los hombres, el cumplimiento de mi misión y el triunfo del Reino de Cristo.

Señor Jesús…
Te entrego mis manos para hacer tu trabajo.
Te entrego mis pies para seguir tu camino.
Te entrego mis ojos para ver como tú ves.
Te entrego mi lengua para hablar tus palabras.
Te entrego mi mente para que tú pienses en mí.
Te entrego mi espíritu para que tú ores en mí.

Sobre todo te entrego mi corazón para que en mí ames a tu Padre y a todos los hombres.
Te entrego todo mi ser para que crezcas tú en mí, para que seas tú, Cristo, quien viva, trabaje y ore en mí”


A %d blogueros les gusta esto: