Libros viejos

16 julio 2013

Hace una semana pasé a visitar una librería cercana a mi oficina que se caracteriza por vender libros usados, de segunda o tercer mano que en ocasiones se encuentran ya previamente subrayados y claramente trabajados por otras personas. Casi todos los libros tienen portadas gastadas y, en ocasiones, sus hojas amarillentas.

En lo personal, no tengo inconveniente alguno en invertir mi dinero en libros que se encuentren en este estado. Al contrario, parecería que un texto que ha llegado hasta la estantería de esta tienda de rehuso habiendo soportado muchos años de batallas (heroicas o sufridas), adquiere ante mis ojos un valor mayor que uno de nueva edición.

Además lo interesante es que uno suele encontrar en estos comercios productos que difícilmente podrá conseguir en otros lugares.

Tal fue el caso de la compra que, de hecho, realicé en dicho establecimiento.

Llegué a ese lugar buscando alguna obra interesante de Psicología, y terminé haciéndome de un par de libros de uno de los pensadores más influyentes del siglo pasado: Erich Fromm.

En primer lugar, compré por $60 pesos (más o menos 4 usd) una edición bastante antigua de su famosa obra “El arte de amar”. Dicho título se encontraba disponible en distintas ediciones (unas más recientes que otras), pero me decidí por comprar la que parecía la más antigua.

Hojeando el libro pude notar que se desprendía algunas de las hojas del encuadernado, sin embargo me llamó la atención que este ejemplar se encontraba subrayado y marcado a lápiz por quien pareció ser un dueño anterior.

Así, si bien ya leí hace un tiempo este texto de Fromm, me pareció interesante volver a repasarlo considerando las anotaciones y la perspectiva de quien, sin darse cuenta, escribió complementariamente en el margen del libro para mi.

En segundo lugar, y también del mismo autor, compré un libro titulado “Y seréis como dioses” el cual aborda, según la primer impresión que pude obtener al repasar rápidamente el mismo, un análisis de Fromm acerca de la pérdida de religiosidad en la sociedad moderna. Para este propósito, el autor utiliza textos del antiguo testamento como punto de partida para descifrar las posibles causas de esta pérdida de Dios en el hombre. Por este ejemplar pagué $125 (cerca de 10 usd).

Estos textos, junto con otros que me han recomendado sobre educación infantil y autoestima, se convertirán en mis lecturas de verano.

Aunque pensándolo bien, no estaría de más regresar a esa librería a seguir dejándome cautivar por esos libros viejos que cargan en su misma erosión y desfigure la sabiduría que solo el tiempo puede otorgar. Tal vez y descubro algún otro ejemplar que se una a mi asignatura literaria con el señor Fromm.


Nadie como tú…

21 junio 2012

Aquí una reflexión corta que me parece tiene mucho, muchísimo, fondo:

“Jamás ha existido, ni jamás volverá a existir en la historia de todo el universo, alguien como tú… Eres una pieza única, especial, singular, inequívoca e irrepetible en el conjunto eterno de la historia del tiempo.”

Es crucial que lo entendamos a cabalidad…

¡Dios se tomó todo el tiempo del mundo para crearte especialmente a ti, así tal y como eres!
(y jamás te volverá a repetir)


Charlando con jóvenes

8 marzo 2012

Si yo pudiera decir que tengo un “público” por vocación, definitivamente ese son los jóvenes.

Suelo dedicar gran parte de mi tiempo a charlar con ellos, a conocer sus inquietudes y a diseñar programas que tengan como objetivo colaborar en su formación.

¡Son fascinantes!

Son inquietos e ingenuos por naturaleza. Pero es justo esa ingenuidad la que nos permite, a quienes nos dedicamos a formarles, poder inculcarles ideas y pensamientos nuevos y valiosos, mismos que suelen recibir con entusiasmo si se logra conectar con su emoción. Y es que son emocionales al límite. Probablemente es justo esto lo que los hace tan interesantes, el que vivan en una constante lucha por tratar de equilibrar lo que les grita su sentir y lo que por otro lado les trata de avisar la razón. En ellos casi siempre gana la emoción, por lo mismo, la clave está en lograr hacer que se emocionen por el bien y la verdad (no es fácil… lo se).

El tiempo y la experiencia me han enseñado a trabajar con ellos. No hay nada que me fascine más en la vida que sentarme en un café a platicar con ellos y dedicarles tiempo para escucharles y aconsejarles.

¿Que funciona con ellos?

Paciencia, dedicación, genuino interés y sobre todo… tiempo… mucho tiempo dedicado a ENTENDERLES (que no siempre significa aprobarles). Esto último es clave…

Como papás cometemos con demasiada frecuencia el error de querer juzgarles antes de entenderles y eso es lo que les aleja de nosotros. No quiero decir con esto que aprobemos y aceptemos todas su actitudes, pero antes de actuar para corregir, primero es absolutamente necesario actuar para diagnosticar.

Si se les dedica el tiempo suficiente (primordialmente en lo individual no tanto en grupo) los resultados formativos serán maravillosos.

No miente la frase que dice que los jóvenes son el futuro del mundo… siempre será así, por lo que  el tiempo dedicado a formarles en una temprana edad será, invariablemente la mejor inversión para transformar el mundo para bien.


Algunas preguntas para reflexionar en este inicio de año…

11 enero 2012

Más que ofrecerles propósitos para este nuevo año que ye empezamos a vivir, prefiero invitarles a reflexionar utilizando como base algunas preguntas que pueden provocar reflexiones interesantes en el interior de cada uno.

¿Cómo viviste el tiempo que ya pasó, ese que ya no se recupera?

¿Cuanto de ese tiempo estuvo dedicado a la gente, a las personas y cuanto a las tareas?

Si este fuera el último año de tu vida… ¿Cómo lo empezarías a vivir hoy?

¿Cual es ese elemento que verdaderamente importa en tu vida? ¿cuanto tiempo le dedicas?

¿Por qué el 2012 será un año diferente en tu vida? ¿Cómo lo lograrás?

Nada es más inevitable que el paso del tiempo… ¿Que provoca esta idea en ti?

Hoy tienes un años más de vida… pero también un año menos de ella… ¿Cómo exprimes hasta el último segundo?

¿Con quien quieres estar el resto de tu vida?

¿…y si Dios si existe?

¿En manos de quien está el destino de tu vida? ¿Tú lo controlas o lo controla alguien más?

¿Qué cambiará en tu alma en el 2012?

Lo importante es que el tiempo que se nos concede sea lo más maravillosamente aprovechado en beneficio de a quien tanto nos invita nuestra amada Iglesia a considerar… El prójimo.


Haz de tu vida un suceso maravilloso…

3 enero 2012

Creo que esta es la misión de todo hombre sobre la tierra…

“Hacer de la propia vida y la de los demás un suceso maravilloso”

No tenemos garantizado el futuro…

No tenemos garantizado ni siquiera el próximo minuto de vida…

Tan solo la certeza de que hoy estás vivo y puedes, mientras esto sea posible, hacer la diferencia en tu existencia y en la de los demás que te rodean.


El mejor regalo

18 mayo 2011

Imagínense que están ustedes festejando su cumpleaños comiendo en compañía de sus amigos y familiares cuando de pronto llega de sorpresa un personaje clown vestido con un overall naranja y un nariz roja y empieza a jugar con todos los invitados obteniendo de ellos risas y aplausos.

Después de nos minutos, tras jugar locamente con todos las amistades de la festejada, se dirige a esta última y le entrega una carta que dice algo así como “mi obsequio para ti en este tú día es hacerte reír” y a continuación, dicho personaje, se pone a jugar y a bromear con la cumpleañera ante la admiración de todos los invitados.

Pues bien, así sucedieron las cosas hace un par de días, el personaje de nariz roja era yo y la festejada era mi amadísima esposa…

Con dicho regalo me la pasé increíble jugando con ella y todos los invitados en su fiesta, al  tiempo que también logré ofrecerle un regalo de bajo costo, muy creativo y de gran impacto.

Los mejores regalos no se miden en pesos… sino en tiempo, tiempo dedicado a la persona amada.


Esperar lo mejor

22 febrero 2011

Una frase que mi esposa y yo utilizamos muy seguido para llenarnos de ánimo y esperanza (sobre todo el los tiempos difíciles) es decirnos a cada rato “Lo mejor está por venir…

Pensar que esto siempre es así es importante para mantener la fe en todo lo alto ya que como bien dice el dicho… “La esperanza muere al último”.

Haciendo un poco de reflexión sobre mi vida siempre llego a la conclusión de que nunca me he enfrentado a un mal que dure eternamente. Todo con el tiempo mejora.

Así, por ejemplo, cuando en la familia nos hemos enfrentado a alguna situación complicada (falta de salud, presiones económicas o tristeza por la partida de algún pariente), mi esposa y yo siempre nos hemos encontrado diciéndonos esa misma frase: “Confiemos en que lo mejor está por venir”

Si confiamos en que nosotros hacemos lo mejor de nuestra parte, también debemos de confiar en que Dios está haciendo lo mejor de parte suya. Así que con Dios trabajando a nuestro lado todo tiene la promesa de un final feliz.


A %d blogueros les gusta esto: