El silencio…

19 julio 2011

Cómo me hace bien asegurarme momentos de silencio durante el día…

No pendientes, no tareas, no agobios… simplemente un espacio para meditar y escuchar la voz que me centra hacia lo verdaderamente importante, la voz de Dios.

En una ciudad en donde el ruido y la información en exceso es lo que impera, lograr un espacio de silencio es de vital importancia.

Silencio… silencio… silencio… dejemos que Dios sea el que hable.

Anuncios

Visita rápida

2 junio 2011

Hoy, camino rumbo a mi oficina, paré a hacer una visita de 10 minutos a Dios en una Iglesia.

No fue nada especial, no reparé en grandes oraciones ni en tratar de aprovechar alguna liturgia. Simplemente paré un momento a decir “Aquí estoy presente señor, por un momento”.

Después de decir esto guardé silencio, cerré los ojos por un rato y salí nuevamente rumbo a mi destino laboral.

Este tipo de acciones inesperadas estoy seguro que le han de agradar a Dios… Por lo menos a mi me encantan.


Silencio espiritual

17 junio 2010

¿Alguna vez te has sentido un poco bajo en tu inspiración espiritual? Pues para alguien que tiene un blog en el que habla de fe esto resulta francamente aterrador.

Así es mi caso en estos momentos…

Haber estado en casa obligadamente por una lesión en mi tobillo, en teoría me iba a dar mucho tiempo para poder pensar y escribir sobre lo que más me gusta hablar: mi fe. Pero por alguna razón estoy más seco de inspiración que un desierto en verano…

Tal vez esto es consecuencia de no poder estar en mismo ritmo al que estoy acostumbrado y eso, más que inspirarme, me bloquea mentalmente.

Hay muchas cosas sobre las que pudiera escribir hoy, pero prefiero aprovechar este espacio para hacerles ver que no todo el tiempo uno está en la cima del alma. Es válido detenerse un poco y sentirse bajo de capacidad. Soy un ser humano que se cae miles de veces, tal vez millones, en el camino y esto, más que deprimirme, me hace ser más consciente de lo que siempre he sido, soy y seguiré siendo: un simple ser humano.

Así que hoy me pondré a leer más que a escribir. Ustedes disculparán, pero escuchar es igual o más importante que escribir.

Dios,  hoy no tengo muchas palabras. ¿Será que hoy prefieres mejor que me dedique a verte más que a dialogarte?

No hay problema, con una imagen tuya en mi mente, mi alma se sentirá tranquila.


Sábado Santo

3 abril 2010

Hoy… silencio. Nada más.

El Maestro ha muerto y nuestro corazón se siente solo.

¡Te extraño amigo! ¡Te extraño mi Maestro! El mundo sin ti no tiene sentido. Nada vale, todo es frágil.

Guardaré silencio para hablarte en mi interior.


A %d blogueros les gusta esto: