¿Yo puedo trabajar por Cristo?

5 marzo 2010


Uno de los grandes errores que cometemos es pensar que Dios elige a los más aptos y capaces para hacer sus obras y esto no es así. Como me dijo un sacerdote amigo “Dios no elige a los capacitados, más bien capacita a los elegidos”.

Cuando Cristo salió en busca de sus apóstoles, no les pidió que le presentaran un curriculum por escrito en donde estos pudieran demostrar su amplia experiencia en vida de apostolado, o un profundo conocimiento de la ley y las escrituras o donde pudieran enumerar todas las actividades que estos habían ya realizado previamente para demostrar que merecían pertenecer al grupo de los elegidos por el Maestro.

No señor, así no trabaja Jesús.

Para pertenecer al grupo de trabajo del Señor, sólo un requisito es indispensable: disponibilidad. Punto. Lo demás no es necesario.

¿Eres un teólogo doctorado en ciencias de la religión? Perfecto, eres bienvenido…. ¿Eres un trabajador de la construcción que no acabó la primaria? Excelente, eres bienvenido… ¿Eres un joven que no sabe rezar pero tiene disposición de aprender? Contratado por igual.

Dios no quiere perfección, quiere disposición. Esto fue lo que Él mismo vio en María para elegirla como su madre terrenal. Una mujer que tal vez no sería la más ilustrada, pero que tuvo la capacidad de decir el “si” más importante de la historia. Eso es exactamente lo que quiere Dios de ti…. tu “si”, de lo demás Él se encarga.

¿No te sientes capaz de ser apóstol de la Iglesia? no te preocupes, Pedro y los otros once apóstoles tampoco lo hicieron. Pero si alguna vez has sentido que quieres decir que “si” a la verdad independientemente si la conoces o no, o practicar el amor aunque no lo hayas recibido nunca, con eso basta…. ¡Ven y sígueme!


A %d blogueros les gusta esto: