Cinco grandes arrepentimiento antes de morir…

4 julio 2012

Recién hoy en la mañana me encontré con un artículo de internet que comenta sobre la experiencia de Bronnie Ware, una enfermera australiana quien durante muchos años tuvo la oportunidad de trabajar con personas en etapa terminal y quien se dio a la tarea de meditar sobre cuales han sido los cinco grandes arrepentimientos que estas personas constantemente sienten ante su inevitable lecho de muerte.

Según palabras de la autora del libro al que puso como titulo “los cinco arrepentimientos de los moribundos”, la visión que el trabajo con estas personas le dio sobre la muerte le permitió cambiar radicalmente su propia vida.

“La gente madura muchísimo cuando debe de enfrentar su propia mortandad…” explica la misma autora “Cada persona experimenta una variedad de emociones, como se espera, que incluyen negación, miedo, enojo, arrepentimiento, más negación y eventualmente aceptación. Sin embargo, cada uno de los pacientes siempre encontró su propia paz antes de partir”

Así, la lista de las cinco cosas que la gente que está a punto de morir hubiera querido hacer más o mejor es:

1.  Ojalá hubiera tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer y no lo que los otros esperaban que hiciera…

2.  Ojalá no hubiera trabajado tanto…

3.  Hubiera deseado tener el coraje de expresar lo que realmente sentía…

4.  Habría querido volver a tener contacto con mis amigos…

5.  Me hubiera gustado ser más feliz…

Definitivamente estas reflexiones me ponen  pensar mucho en lo que verdaderamente es valioso en la vida ¿Cuanto de lo que hoy hacemos tiene importancia y valor de cara a entregar las cuentas correctas al Creador?

Siempre he dicho que hay dos preguntas que debemos de resolver a la luz de poder darle un pleno sentido a nuestra existencia.

1) ¿Que es lo que debemos hacer? 

2) ¿Cómo hacerlo más y mejor?

Girando el pensamiento sobre estas reflexiones nos daremos cuenta si nuestro tiempo se pierde en cosas banales y que a la larga no tendrán impacto en lo que verdaderamente nos producirá plenitud y trascendencia.

Lectores de “Diario de un Católico”, piénsenlo profundamente…

Si en verdad estuviéramos a punto de morir… (lo cual siempre es una posibilidad latente)

¿Que nos pondríamos a hacer en este mismo instante?

Creo que la respuesta es más que obvia… ¿no lo creen?

Anuncios

El hombre en busca de sentido

21 febrero 2012

Acabo de leer por segunda ocasión un libro de alto impacto. Din duda alguna de mis favoritos.

Se trata de una obra literaria que ha sido considerada como uno de los 10 libros más influyentes en a historia del siglo XX.

Se titula “El Hombre en Busca de Sentido” del autor Viktor Frakl.

Según tengo entendido, en cientos de escuelas esta obra es una lectura casi obligatoria, pero aunque no lo fuera debería de ser referencia imprescindible en la formación personal y espiritual de todo ser humano.

¿Cual es la esencia del mensaje de este texto?

Verán..

Viktor Frankl, el autor, un psiquiatra judío vienés fue hecho preso por el ejercito alemán durante la segunda guerra mundial y llevado a los terribles campos de concentración de Auschwits, en donde fue testigo presencial y vivencial de la más grandes atrocidades que los seres humanos podemos imaginar contra los mismos seres humanos. Asesinatos masivos en cámaras de gas, trabajos forzados, vejaciones físicas y desde luego humillaciones psicológicas de todo tipo por parte de quienes gozaban del poder y la fuerza.

Frankl, narra en su libro varias experiencias que él y otros reclusos vivieron a causa de la represión nazi.

Muertes, enfermedades, hambruna, suicidios, desesperanza eran el día a día de quien llegaba a vivir a un campo de concentración.

Pero en medio de esta rastrera realidad, el autor del libro se preguntó…

¿Por que unos prisioneros están siendo capaces de sobrellevar dignamente este sufrimiento a diferencia de otros que prefirieron la muerte arrojándose voluntariamente a las alambradas electrificadas?

¿Por que en medio de tanta desgracia hay quienes aún se mantienen luchando por sobrevivir a diferencia de otros prisioneros que suplican por morir?

Como psiquiatra de profesión, Frankl narra a lo largo del libro cual es la evolución psicológica de un preso en un campo de concentración. Describe como él mismo experimento en carne propia las más crueles agonías mentales que la desesperación y el sufrimiento permanente producen en el ser humano.

En este sentido, la obra es un gran legado para quienes se puedan interesar en conocer cómo se comporta la mente humana en ambientes extremos y sobre todo como esta lleva a producir comportamientos que bajo otra circunstancia nunca aparecerían. Es un tratado muy interesante que nos revela facetas desconocidas del ser humano.

Pero la parte más sublime de la obra de Viktor Frankl, y por la que ha pasado a la historia, es su análisis del sentido de vida como elemento clave en la trascendencia de todo ser humano.

El autor concluye que aquellos reos que durante su estancia en el campo de concentración mantuvieron un sentido de vida, una razón para perseverar y soportar el sufrimiento, son aquellos que más fácilmente soportaron la adversidad.

Concretamente en el caso persona del autor, este  narra como la mera idea de que algún día iba a poder reconstruir sus apuntes en materia de psiquiatría, mismos que le habían arrebatado al ingresar al campo, fue el motivo que le impulsó a seguir y a mantener la esperanza de vivir.

Fruto de este análisis es que, una vez liberado del campo de concertación, y de nueva cuenta reincorporado a su actividad como psiquiatra Frankl fundó lo que él denomina Logoterapia, que es una corriente psiquiátrica que busca curar y revertir problemas de personalidad y comportamiento a través de ayudarle a sus pacientes a encontrarle un sentido a su existencia.

La tesis fundamental del libro es justamente esa…

“Quien le encuentra un sentido al sufrimiento será capaz de vivir con su dignidad intacta, aún habiéndose encontrado inmerso en los contextos más opresivos”

Recomiendo enormemente la lectura de este libro. Es considerado por muchos expertos en la materia como una de la obras que vino a rehumanizar la práctica psiquiátrica en el mundo y a unificar a la psicología con la religión.

En verdad “El hombre en busca de sentido” es un deleite para el alma.

Aquí un link a Amazon por si quieren comprar o consultar más sobre la obra.


Preguntas para reflexionar (2a parte)

17 noviembre 2011

Aquí les paso la segunda parte de la serie de preguntas que suelo utilizar en las sesiones de Orientación Vocacional que llevo a cabo con jóvenes preuniversitarios.

Espero que les sean de gran utilidad para cuestionarse un poco sobre el sentido de lo que hacemos en la vida…

 

1.-  ¿Cual es la materia que más odias de la escuela?  ¿Por qué razón o motivo (a cambio de qué) estarías dispuesto a seguirla tomando a pesar del esfuerzo que te implicará estudiarla? 

 

2.- Imagina la siguiente situación:  Una señora de 99 años de edad lanza una convocatoria a nivel mundial para heredar una de las fortunas más grandes del mundo a la persona que le convenza de tener el mejor proyecto de todos los que se presenten ¿Qué proyecto propondrías y por qué habría de resultar este interesante  para la señora, tanto como para que te de el dinero a ti y no a alguien más?

 

3.- Piensa en tres personas que hayan marcado una influencia muy positiva en tu vida. Alguien a quien su simple evocación te resulte en alegría, entusiasmo e inspiración. ¿Qué cualidades tiene esa persona que te ha hecho admirarle tanto?

 

4.- Te han encerrado en una biblioteca llena de miles de libros. Al hacerlo te han dado una sola indicación. No podrás salir del lugar (ni siquiera para comer) hasta que no hayas leído por lo menos 10 libros en su totalidad. No hay de otra… sabes que será una jornada larga y muy agotadora ¿Qué temas y libros escogerías leer dentro de la biblioteca?

 

5.- Te han detectado una grave enfermedad. Lamentablemente el doctor te informa que tienes escasamente un año más en que tu cuerpo y tu mente estarán completamente lúcidos. Por lo mismo, debes de aprovechar este año que te queda para construir aquel proyecto profesional, social o empresarial que siempre soñaste. Asumiendo que tendrás recursos económicos disponibles para hacerlo…¿Qué decidirías hacer en este año? 


¿Para qué sirve la fe?

3 agosto 2011

“¿Par que rezar si al final no se cumple lo que quiero?” 

“Yo no voy a misa porque no me sirve de nada…”

“Rezo y rezo y rezo… y parece que no consigo lograr el resultado que deseo en mi trabajo”

Este tipo de argumentos suelen ser comunes en muchas personas para justificar el relajamiento de su vida espiritual y la práctica de su religión. En el fondo, el error principal que cometen es adjudicarle a Dios  la responsabilidad de resolverles los problemas y dificultades de su propia vida.

¿Se imaginan cómo sería que Dios nos cumpliera todos nuestros caprichos?

En verdad, la fe no sirve para eso. No somos católicos por que pertenezcamos a un grupo de privilegiados a los que Dios les ha dado una receta mágica con la cual se puede conseguir todo lo que se desee en la vida. Desde luego que no. La religión no tiene ese fin.

La fe, en cualquiera de sus distintas manifestaciones, nos ayuda para encontrar respuestas más no resultados. Es decir, la fe no es un instrumento que nos ayude a evitar que un familiar se muera, pero si nos permite encontrarle sentido a esa pérdida. Con el rezo podemos implorarle a Dios por orientación para saber qué camino tomar ante determinada situación, pero jamás para asegurar con total certeza que se cumplirá un resultado en específico. La fe no nos resolverá el aumento de sueldo que tanto hemos pedido, pero si nos ayudará a tener la fortaleza suficiente para seguir cumpliendo con nuestras obligaciones laborales de manera responsable.

Más que un reloj que nos da la hora exacta en cuanto la necesitamos la religión se parece más a una brújula que nos indica hacia donde debemos mirar si queremos entender el “para qué” de lo que sucede.

Como ya he escrito en publicaciones anteriores..

“En el plan perfecto de Dios, es perfecto que la condición humana no sea perfecta”.

Así que aceptemos la adversidad como algo natural en nuestra vida y no la relacionemos con la veracidad o no de nuestra fe.


A %d blogueros les gusta esto: