El fin del mundo…

13 diciembre 2012

Ahora se pone de moda el tema del Apocalipsis. Supuestamente los antiguos mayas predijeron que el 21 de diciembre se nos vendría el inevitable fin de los tiempos.

Este hecho ha provocado un sin fin de opiniones al respecto, desde quienes en verdad están tomando medidas precautorias para lo que pueda acontecer (¿que caso tiene si de todos modos será el fin?), hasta quienes no creemos que suceda nada en lo absoluto.

Cristianamente, el Apocalipsis es un texto Bíblico que narra una perspectiva revelada por Dios al apóstol San Juan, de lo que en teoría sucederá en el final del mundo. En resumidas cuentas, lo que este texto nos revela es que en el momento último de la historia, Dios vence al mal de manera definitiva y contundente después de lo que sería una guerra entre ambos por el control de la tierra. (¡Vaya sorpresa! ¿Apoco alguien dudaba que el mal podría ganar?)

Mi postura es que el fin del mundo llegará cuando tenga que llegar y no cuando nosotros los hombres lo profeticemos o prediquemos. Si bien el libro del Apocalipsis nos da una idea tal vez “imaginaria” de cómo será, es un hecho que jamás revela cuando sucederá. Si Dios quisiera que lo supiéramos, Él nos lo habría hecho saber ya de algún modo.

Con respecto a la perspectiva maya, he tenido la oportunidad de escuchar y leer la opinión de varios estudiosos en el tema de esta antigua civilización y la gran mayoría coincide en que jamás profetizaron ningún fin trágico para una determinada fecha, ni tampoco algún suceso catastrófico. Alguno mencionan que predijeron un “cambio” de era, más tampoco especificaron que significaba esto.

En fin, prefiero seguir pensando que Dios nos ama demasiado como para tenernos alguna sorpresa desagradable que evite seguir construyendo su reino en la tierra, por lo que el 21 de diciembre seguiré viviendo mi día a día tal y como lo he hecho desde el día en que nací.


A %d blogueros les gusta esto: