Tu Facebook espiritual

9 abril 2013

Alguien me estaba haciendo ver la siguiente reflexión:

“Solemos tener abierto todo el día, en nuestros teléfonos y en nuestras computadoras, el Facebook para revisar a cada instante si tenemos algún mensaje nuevo que debamos de revisar. Sin embargo, la Bliblia que está llena de mensajes nuevos y relevantes para nosotros, apenas y la solemos revisar una que otra vez…”

Caray, que cierto es esto.

Pareciera que hoy en día es imposible vivir sin el móvil pegado a uno pues la vida social se nos revela ahí, vía el teléfono, el Facebook, el Twitter o cualquier otra aplicación que nos mantenga en “onda” con el mundo.

Sin embargo, nada de lo que ahí se escriba y suceda podría ser tan relevante para nuestra vida como lo que de hecho ya está dicho y revelado a través del “dispositivo” espiritual más valioso: la palabra de Dios.

Me encantaría que las personas pusieran el mismo interés para cargar en su bolso o mochila un evangelio y un rosario, como si lo suelen hacer con sus móviles.

¿No sería genial escuchar frases así como…

“¡Detén el coche mi vida! He olvidado mi Rosario en casa…regresemos por el”
“¿Alguien sabe en dónde quedó mi Biblia? La dejé aquí hace apenas unos momentos…?”
“¿Papá me prestas tu evangelio para usarlo un poco?”?

Poniéndolo en un lenguaje moderno podría decirse que la Biblia es la “aplicación” por la que Dios nos contacta más, al igual que el Facebook, esta vía de comunicación sólo funciona sí nosotros la mantenemos abierta permanentemente.


50 razones para rezar el Rosario

1 febrero 2013

Y sigo con el tema del Rosario… ¡No me cansa!

Aquí les comparto este video juvenil que nos ofrece 50 razones de por qué debemos de rezar el Rosario.

Yo les expongo mi razón para hacerlo: ¡Por que amo a María!


Recuerdos personales sobre el Rosario y mi vida escolar

31 enero 2013

Unknown

 

Recuerdo que cuando era muy niño y me encontraba cursando la primaria siempre tenía la costumbre de rezar un rosario un día antes de que iniciaran las clases. Descolgaba uno que siempre me acompañaba en la cabecera de mi cama y me ponía a orar meditando y pidiéndole a mi madre del cielo varios asuntos, para mi de alta importancia en esos momentos.

Recuerdo haber estado recostado en mi cama mirando al techo, sujetando el rosario en la mano y siguiendo en él cada uno de los Padrenuestros y Aves Marías pidiendo cosas como:

“Por favor María, ayúdame a que tenga un buen año escolar”

“Por favor María, que el primer día de clases sea tranquilo”

“Por favor María, que a los encargados de hacer el listado escolar no se les bote la canica y crean que lo mejor para mi madurez es ponerme en un salón diferente al de mis amigos…”

“Por favor María si alguno de mis amigos es cambiado de salón y alejado de nosotros, sus compañeros, dale fuerza para hacer nuevos…”

También recuerdo que cierta vez, cuando se acercaba el día en que todo mi salón demostraría públicamente a nuestros papás lo aprendido durante el ciclo escolar, yo elaboré un dibujo de una cruz en una hoja y le puse una petición que decía más o menos así “Dios, que me vaya bien durante mi clase pública” lo doblé y acto seguido me puse a rezar un rosario para amarrar bien dicha encomienda al cielo.

Al parecer Dios siempre me escuchó en lo que le solicité a través de mis oraciones con el rosario pues, hoy que hago un recuento de mi vida escolar, siempre me consideré bendecido en la materia. No tuve grandes dificultades académicas, mantuve siempre un grupo cercano y unido de amigos y en las clases y concursos públicos siempre ocupé buenos lugares.

Desde pequeño y hasta la fecha, siempre he sido gran devoto del rosario. Su oración me ha soportado en muchos momentos de mi vida y por eso, como mencioné en la entrada anterior, siempre cargo con uno en mi mochila.

Para mi, rezar el Rosario es acercarme a Dios a través de la forma en que a Él más le gusta: vía su mamá.

¿Por que es tan efectiva la oración del Rosario?

Por que cada petición hecha a Dios por conducto de su madre lleva el doble de peso, pues se hace utilizando y aprovechando las influencias que ella tiene con Él.

Digamos que hablar con María es como hablar con Dios pero al doble de intensidad.

 


El Rosario

30 enero 2013

El Rosario aparece de manera frecuente en la biografía e iconografía de los santos de la Iglesia.

Junto a la imagen de la cruz, la de un rosario se puede decir que es el símbolo por excelencia de los católicos. La cruz puede referir a muchos movimientos cristianos, no necesariamente al catolicismo, más el rosario es un símbolo plenamente ligado a nuestra religión.

Desde luego que esto solo puede significar una cosa: que el poder de esta oración está por demás aceptado y comprobado en nuestra fe.

Yo siempre cargo con un rosario en mi mochila pues además de rezarle a María todos los días por medio de esta bellísima oración, me gusta simbolizar mi fe con este instrumento.

Para el católico, tener un rosario en su bolsa (completo o en forma de decenario) representa lo mismo que para un médico lo es cargar con su estetoscopio al cuello o para un constructor cargar con un flexometro en el cinturón.

Digamos que el rosario es como esa herramienta básica indispensable que, usada con la debida periodicidad, se termina convirtiendo en la piedra angular de una vida poderosa de oración.

En verdad, el rosario es la base de la fe en María y, por lo tanto, en su hijo Jesucristo, el mismos Dios hecho hombre.


Virgen Peregrina

26 agosto 2012

¡Y que nos visita la Virgen Peregrina!

Mi hija regresó de su primer día de clases con una muy grata sorpresa entre manos. Resulta que fue elegida por su maestra para resguardar en familia por una semana la imagen de la Virgen Peregrina.

Mi esposa y yo nos pusimos muy contentos pues, quienes tenemos fe, creemos que más bien fue la Virgen quien nos eligió a nosotros para venerarla y adorarla directamente en casa.

La imagen de la virgen viene acompañada con un manual que invita a quienes son veladores de la misma por un tiempo, a estar al pendientes de ella y aprovechar su presencia para conectarse especialmente con Dios a través del rezo del rosario.

Se dice que quien tiene el honor de recibir a la Virgen en su casa tiene la fortuna de recibir muchas bendiciones especiales.

Para mi familia, esto empieza a ser así, pues el simple hecho de haber recibido la noticia nos da el augurio de que el ciclo escolar que recién empiezan nuestros hijos será de gran provecho.

Si alguno de ustedes está interesado en ser parte de este movimiento mundial les sugiero que visiten este sitio de internet para que puedan vivirlo en carne propia.


“No estoy yo aquí…”

25 enero 2011

Ayer medité mucho sobre la frase que la Virgen de Guadalupe le ofreció a san Juan Diego cuando se le apareció en el cerro del Tepeyac.

Se dice que producto de dicha aparición repentina en su camino, san Juan Diego sintió miedo, ante lo que la Virgen le dijo…

“Tranquilo… no tienes nada que temer...¿que acaso no estoy yo aquí que soy tu madre?”

¡¡¡Que gran mensaje de confianza y amor maternal!!!

Ante la amenaza del pecado, ante la desolación, ante la tristeza, ante el miedo… Ella, nuestra madre del cielo,  nunca no deja solos.

Por eso llevo ya varios días en que he empezado a hacer especial devoción sobre el rezo del rosario. Todas las mañanas, mientras camino a mi oficina, saco el rosario de mi mochila y me pongo a dialogar con mi madre del cielo…

“Madre, no tengo miedo pues se que ahí estás”  para sostenerme ante la adversidad.

No tengo más que decir…. Gracias por estar ahí.


María en la mañana

9 diciembre 2009

Hoy, al dirigirme al trabajo utilicé por primera vez el CD que recién adquirí para ayudarme a rezar el rosario mientras voy en el coche.

Debo aceptar que, aunque no es el lugar ideal para hacerlo, aprovechar los trayectos estorbosos y caóticos de la ciudad de México, es algo que me gusta hacer para fomentar mi vida espiritual.

Si uno se voltea a mirar los rostros de los demás conductores que lo acompañan a uno en el tráfico, nos podremos dar cuenta de que en verdad existen personas que parecerían estar viviendo el infierno en la tierra.

Yo decidí que este no sería mi caso así que, subiendo los vidrios de mi coche para aislarme del ruido urbano, prendí el reproductor de CD y me dispuse a rezar el rosario.

De los 50 minutos que duró mi trayecto al trabajo, 25 los ocupé en esta actividad. ¿El resultado? Maravillosamente enriquecedor. Dialogar con María mientras la ciudad se despierta es maravilloso. María y su oración predilecta nos ayudan a entendernos como seres amados y queridos en un mundo en donde no todo funciona como debería.

En fin, empezar el día acompañado de nuestra querida madre del cielo siempre será un motivo para estar seguro que nada de lo que pueda suceder en el transcurso de nuestra jornada puede afectarnos de mal manera.


A %d blogueros les gusta esto: