Una asignatura apasionante

11 abril 2013

Este video que ha continuación les comparto me toca profundamente el alma.

Pareciera que fue hecho con dedicatoria especial a mi persona.

Si yo me pudiera describir personalmente, utilizaría en muchos sentidos al personaje principal de este video como referencia casi idéntica.

Es fascinante cuando menciona:

“Un compañero me ha preguntado extrañado si de verdad me sigo dedicando a esto, y yo le he dicho que no lo cambiaría por nada…”

Enseñar religión debería ser la asignatura relevante de todo plan de estudios. Nótese que estoy diciendo “religión” y no necesariamente “religión católica”. Y es que desde luego que la historia de la humanidad abarca muchas perspectivas religiosas mismas que, a mi parecer, deberían de ser analizadas y enseñadas todas.

La clase que con más cariño recuerdo en mi paso por la universidad llevaba por nombre “Teoría de las religiones” y en ella estudiamos la evolución histórica y la situación actual de las cuatro religiones más importantes del mundo: budismo, judaísmo, cristianismo e islam. Fue un curso maravilloso, lleno de discusiones constructivas y aprendizajes altamente enriquecedores.

Recuerdo que la clase fue dictada por cuatro profesores distintos, cada uno especialista en una religión en particular. Aprendí mucho.

Al final para poder acreditar la materia, los alumnos tuvimos que elaborar un ensayo sobre alguna de las cuatro religiones que ahí se habían estudiado. Yo elegí el  cristianismo por ser la más cercana a mi fe, pero lo que pude aprender de las otras tres religiones judaísmo, budismo e islam fue muy valioso para mi personal perspectiva de vida.

Entendí sobretodo que acercarte a entender la visión espiritual de quienes profesan religiones distintas a las tuya, si se hace con ánimo de cordialidad y respeto, termina fortaleciendo tu propia posición religiosa.

Adicional a esto, el personaje del video se hace llamar Lucas, lo cual me trae a la mente el nombre de uno de los autores que más ha influido en mi formación como católico: el sacerdote Ramón Lucas Lucas. Su libro “El hombre, espíritu encarnado” es de una joya espiritual invaluable.

Por todo lo publicado anteriormente, declaro que he visto este video una y otra vez sin dejar de emocionarme en cada intento.

Eso no puede significar otra cosa que la confirmación del fuego de mi vocación particular. Si, soy maestro y formador católico de vocación.


A %d blogueros les gusta esto: