Dudas y respuestas de nuestra fe

10 abril 2013

Recién me ha llegado el siguiente correo:

“Hola soy una joven española que sigue la palabra de Dios, soy católica. En España muchos jóvenes, por desgracia, no creen en el camino de la verdad de Jesús. Muchos de ellos me hacen cuestiones que a veces me cuesta contestar debido a que mis respuestas, según ellos, se basan en la fe y no en razonamientos lógicos. Por lo mismo, quisiera externarle algunas de estas cuestiones para que me oriente en cómo contestar. Por ejemplo dicen que si Jesús lo puede todo ¿por qué permite que niños pequeños enfermen o mueran por alguna enfermedad o muerte causada? o ¿ por qué un católico enfermo utiliza la ciencia contra la cura del cáncer y no un rosario?. Espero vuestra respuesta, me serviría de gran ayuda, mil gracias. Que Dios os bendiga!!”

¿Por qué Dios permite que niños se enfermen o mueran?

Antes que nada habrá que responder diciendo que ni la enfermedad ni la muerte son males del todo y mucho menos causados por una razón espiritual.

Cuando Dios creó al hombre le hizo bajo unas reglas naturales buenas, así si un ser humano se enferma no es por que Dios así lo quiera, deseando con esto el sufrimiento de la persona, sino más bien por que la debilidad física, mental y espiritual del hombre es completamente natural. Y esto, aunque parezca contrasentido, es bueno y perfecto en el plan de Dios.

La enfermedad, al ser un proceso natural también suele traer consigo muchos bienes a quienes la padecen. Por ejemplo, cada vez que nuestro cuerpo es puesto a prueba por una enfermedad, este se vuelve más fuerte y se prepara para resistir mejor otras contingencias vitales.

También existen muchos casos en donde alrededor de una enfermedad grave como el cáncer o el sida, las familias se unen de sobremanera para acompañar al enfermo en su calvario. Es decir, Dios permite la enfermedad (más no la provoca) pues esta es parte del proceso natural de la existencia y el crecimiento humano y a través de ella pueden venir grandes bienes a quienes están espiritualmente preparados para provocar dichas gracias.

El mismo Jesucristo sufrió en carne propia una agonía corpórea similar, y me atrevería a decir mucho mayor, que la que experimentan enfermos terminales. Es más, valdría decir que su dolor y sufrimiento fueron tales que le llevaron a morir. Pero justo ahí, en donde los hombres solo vemos dolor, angustia y muerte, Jesús nos enseñó que su estas tan solo eran pasos necesarios para un bien mucho mayor: nuestra salvación.

En resumen, Dios no enferma ni mata a la gente. Tanto la enfermedad como la mortalidad son dos procesos naturales en la vida de todo ser humano que, vistos desde una perspectiva cristiana, pueden ser generadoras de grandes beneficios físicos y espirituales para quienes las enfrentan.

Hace una semana mi abuelo falleció producto de una larga y dolorosa convalecencia y hoy puedo decir que sus familiares, quienes no pudimos hacer humanamente ni médicamente nada más que acompañarle en su agonía con oración y presencia, nos unimos y nos abrazamos más que nunca.

Como católico estoy convencido que la enfermedad de mi abuelo que le llevó a la muerte fue un proceso necesario y natural para que él hoy ya se encuentre en presencia de Dios.

¿Por qué los católicos confiamos en los doctores y la ciencia y no en el rosario y la oración para curarnos?

Pues, de hecho, confiamos en ambos.

Si bien la oración no es una herramienta destinada a curar, pues su fin principal es la de ponernos en contacto con Dios ejercitando nuestra voluntad para ajustarse a la de Él y no viceversa, si se sabe que esta puede crear beneficios físicos interesantes.

Ahora, si bien podemos pedir a Dios a través de la oración que nos asista con gracias especiales para sobrellevar una determinada enfermedad, no necesariamente eso significa que nos curaremos solo con esta acción.

La ciencia y la medicina son el medio que Dios mismo ha dispuesto para que la salud llegue a los hombres. Dios creo las leyes naturales que rigen el universo y el cuerpo humano, los hombres a través de la ciencia médica tan solo vamos descubriendo poco a poco dichas leyes, lo cual nos permite actuar en favor de la salud.

Por esto mismo, dado que el entendimiento del ser humano es limitado, limitada también es su capacidad para curar todo mal físico. Y es justamente en estas situaciones en donde acudir a la ayuda de Dios suele ser muy valioso.

Ciencia y fe no son cuestiones opuestas. Muchos médicos y científicos dicen que entre más investigan y descubren las leyes que rigen el universo, más convencidos están que estas fueron creadas por una inteligencia superior.

Así, cuando nos enfermamos, los católicos, como cualquier ser humano, acudimos al doctor pues es a través del conocimiento que ellos tienen de las leyes naturales (creadas por Dios) que nos podemos curar de la mayoría de las enfermedades que nos acontecen. Más también acudimos a la oración pues esta se complementa con la primera para brindarnos luz, entendimiento y fuerzas especiales para sobreponernos en situaciones en las que la capacidad humana es limitada.

Así, concluiría diciendo que los avances de la ciencia médica son maravillosos y muy deseables, pero si además complementamos esta evolución técnica con un correcto desarrollo espiritual, estaremos preparados para llegar al cielo en el momento en que esto acontezca (sea por enfermedad, muerte natural o accidente).

Manda tus dudas de fe y vida a diariodeuncatolico@gmail.com para que juntos, lectores y un humilde servidor, podamos tratar de conocer la verdad de nuestra fe católica.

Anuncios

Vocación

25 julio 2012

Si alguno de ustedes me ha regalado el enorme favor de acompañarme en este proyecto desde hace tiempo, sabrá que existe un tema que me causa especial inquietud… El tema de la vocación.

Y es que personalmente he sabido lo que es sufrir una crisis vocacional severa que me ha llevado continuamente a querer replantearme lo que debo hacer en la vida.

He leído libros sobre vocación (pocos verdaderamente reveladores), he navegado obsesivamente en internet para buscar alguna fuente que me pueda dar pistas de por donde investigar, he preguntado a personas sobre el tema, he sido testigo de casos de éxito y de no tanto, en fin… “Vocación” es una de esas palabritas que cada vez que la escucho me patea el intelecto y me pone a tratar de escuchar y aprender todo lo que pueda.

Es más…

A tal nivel es mi interés por el tema que he  sondeado la posibilidad de ingresar a estudiar un Doctorado en Humanidades con el único propósito de ver si puedo descubrir algo revelador en la materia.(Si, soy un nerd… lo se y me encanta)

De principio me gustaría compartirles algunas inquietudes que, en forma de pregunta, han rondado mi cabeza una y otra vez desde hace muchos años y a las cuales he tratado de dar respuesta sin llegar a ninguna conclusión definitiva.

Me encantaría poder conocer sus opiniones al respecto…

¿Existe una vocación como tal en el ser humano?

¿Existe un llamado que, por sobre otros, debamos de escuchar y atender de manera apremiante?

¿Es la vocación una cuestión divina (un llamado de Dios) o es una necesidad meramente humana?

De ser así…

¿Existe una manera o metodología concreta para poder encontrar la propia vocación?

¿Qué debería de hacer nuestro sistema educativo para poder promover más el encuentro de la vocación en nuestro jóvenes?

¿Que tan relevante puede ser trabajar en un tema así para la humanidad?

 

Me encantaría poder tener comentarios y aportaciones de parte de ustedes estimados lectores. ¿Cómo les ha ido con relación a su vocación?


Algunas preguntas para reflexionar en este inicio de año…

11 enero 2012

Más que ofrecerles propósitos para este nuevo año que ye empezamos a vivir, prefiero invitarles a reflexionar utilizando como base algunas preguntas que pueden provocar reflexiones interesantes en el interior de cada uno.

¿Cómo viviste el tiempo que ya pasó, ese que ya no se recupera?

¿Cuanto de ese tiempo estuvo dedicado a la gente, a las personas y cuanto a las tareas?

Si este fuera el último año de tu vida… ¿Cómo lo empezarías a vivir hoy?

¿Cual es ese elemento que verdaderamente importa en tu vida? ¿cuanto tiempo le dedicas?

¿Por qué el 2012 será un año diferente en tu vida? ¿Cómo lo lograrás?

Nada es más inevitable que el paso del tiempo… ¿Que provoca esta idea en ti?

Hoy tienes un años más de vida… pero también un año menos de ella… ¿Cómo exprimes hasta el último segundo?

¿Con quien quieres estar el resto de tu vida?

¿…y si Dios si existe?

¿En manos de quien está el destino de tu vida? ¿Tú lo controlas o lo controla alguien más?

¿Qué cambiará en tu alma en el 2012?

Lo importante es que el tiempo que se nos concede sea lo más maravillosamente aprovechado en beneficio de a quien tanto nos invita nuestra amada Iglesia a considerar… El prójimo.


Preguntas para reflexionar (2a parte)

17 noviembre 2011

Aquí les paso la segunda parte de la serie de preguntas que suelo utilizar en las sesiones de Orientación Vocacional que llevo a cabo con jóvenes preuniversitarios.

Espero que les sean de gran utilidad para cuestionarse un poco sobre el sentido de lo que hacemos en la vida…

 

1.-  ¿Cual es la materia que más odias de la escuela?  ¿Por qué razón o motivo (a cambio de qué) estarías dispuesto a seguirla tomando a pesar del esfuerzo que te implicará estudiarla? 

 

2.- Imagina la siguiente situación:  Una señora de 99 años de edad lanza una convocatoria a nivel mundial para heredar una de las fortunas más grandes del mundo a la persona que le convenza de tener el mejor proyecto de todos los que se presenten ¿Qué proyecto propondrías y por qué habría de resultar este interesante  para la señora, tanto como para que te de el dinero a ti y no a alguien más?

 

3.- Piensa en tres personas que hayan marcado una influencia muy positiva en tu vida. Alguien a quien su simple evocación te resulte en alegría, entusiasmo e inspiración. ¿Qué cualidades tiene esa persona que te ha hecho admirarle tanto?

 

4.- Te han encerrado en una biblioteca llena de miles de libros. Al hacerlo te han dado una sola indicación. No podrás salir del lugar (ni siquiera para comer) hasta que no hayas leído por lo menos 10 libros en su totalidad. No hay de otra… sabes que será una jornada larga y muy agotadora ¿Qué temas y libros escogerías leer dentro de la biblioteca?

 

5.- Te han detectado una grave enfermedad. Lamentablemente el doctor te informa que tienes escasamente un año más en que tu cuerpo y tu mente estarán completamente lúcidos. Por lo mismo, debes de aprovechar este año que te queda para construir aquel proyecto profesional, social o empresarial que siempre soñaste. Asumiendo que tendrás recursos económicos disponibles para hacerlo…¿Qué decidirías hacer en este año? 


D X D

22 junio 2011

Esta sección tiene como misión poner a la creatividad al servicio del matrimonio. Pensando en la misión que los esposos tenemos de conquistar “Día a Dia” (DxD) a nuestras esposas, sirva este espacio para exponer ideas y sugerencias creativas para llevar a cabo detalles en sus matrimonios. Siéntanse con la libertad de utilizar estas propuestas para el beneficio de su vida matrimonial o de enviar sus propias ideas a diariodeuncatolico@gmail.com

Tres preguntas clave

Escuchando una conferencia sobre crecimiento matrimonial llegaron a mi estas tres preguntas que me cautivaron de inmediato.

Se trata de tres cuestionamientos que debes realizarle a tu pareja en orden de poder amarle más. La repuesta a las mismas se convertirán en tu luz para volcar tu persona hacia el bien y la felicidad de tu ser amado.

Creo conveniente decir que una vez obtenida las respuestas a estas preguntas  la aplicación practica de las respuestas podrá requerir de un gran esfuerzo ( incluso colosal) de parte de la pareja que las aplique. Pero de lograr vencer los obstáculos que se presenten para llevarlas a cabo se estará accediendo a niveles de amor sorprendentes.

Así, las preguntas que deberán de realizarle a su pareja, en orden de amarle más, son:

1) ¿Te estoy haciendo feliz?

2) ¿Qué tengo que hacer para hacerte más feliz?

3) ¿Que tengo que dejar de hacer para hacerte más feliz?


A %d blogueros les gusta esto: