Pedazos rotos

31 marzo 2015

Jesús tiene la capacidad de reparar todo el pecado que hemos cometido, incluso el más grave de todos, aquel pecado que hemos cometido contra nosotros mismos, sus hijos más amados.


A %d blogueros les gusta esto: