¡Viva México!

15 septiembre 2011

Este día los mexicanos estamos de manteles largos…

¡Celebramos un año más de nuestra independencia!

Y si bien existen un montón de problemas en mi país que bien podrían presentarme motivación para desganarme el ánimo hoy prefiero llenarme de esperanza hacia el futuro y creer que la penumbra que hoy vivimos solo es el aviso de un próximo y reluciente amanecer.

Le doy gracias a Dios que he nacido en una nación llena de vida y color, que ama a Dios y a la Virgen de Guadalupe a quien desde siempre le hemos encomendado el rumbo de nuestro país.

Hoy celebro que soy mexicano… hoy celebro que soy gudalapano… hoy celebro o que soy católico.

¡Viva México!

¡Viva la Virgen de Guadalupe!

¡Vivan las personas que habiendo amado hasta el extremo dieron y seguirán dando su vida por esta gran nación!

Anuncios

¡Viva México! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!

15 septiembre 2010

Lo que más me emociona de festejar el Bicentenario de nuestra independencia es que uno se empieza a encontrar con imágenes de la Virgen de Guadalupe por todos lados. (Además de banderas e imágenes de los héroes nacionales)

Ya anteriormente comenté en otro post sobre la importancia que la virgen de Guadalupe ha tenido en la concepción de nuestra identidad como mexicanos, por lo que en lo personal me da un gran orgullo haber nacido aquí, en México, y tener la oportunidad de ser fiel guadalupano.

Además, me emociono de sobre manera cuando veo que la imagen de la “Virgen morena” se extiende por todo el continente y la devoción hacia su figura rompe cualquier frontera. (Por eso la llamamos también “Reina de las Américas“)

El mismo Juan Pablo II comentó alguna vez que como resultado de su primer visita a la basícila de la Virgen de Guadalupe durante su primer peregrinación por nuestro país, fue que entendió cómo debería de ser su pontificado.

“Fue la Virgen de Guadalupe” mencionó el gran pontífice “quien me indicó el camino que debería de seguir como el nuevo Papa”. (viajando por todo el mundo predicando el evangelio).

A raíz de esto, se comenta que Juan Pablo II siempre conservó en su privado, junto a su cama, una imagen de la Virgen de Guadalupe. Le tenía una devoción muy especial. Y si como así lo constatamos todos los ciudadanos de esta hermosa nación en cada una de las 5 visitas que nos regaló durante su pontificado, nos gustaba gritarle a todo pulmón cuando le veíamos pasar por las calles de nuestro país “Juan Pablo, hermano, ya ere mexicano”.

Y es que aunque no todos los mexicanos son guadalupanos, a mi me gusta pensar que cualquier persona del mundo que sea guadalupana, entonces, será bienvenido como mexicano.

¡Me encanta la Viren de Guadalupe! Ser mexicano y latinoamericano provoca en mi un sentimiento especial. Seguro es parecido al que han de sentir los amigos de la comunidad judía al saberse como pueblo históricamente escogido por Dios para traer su mensaje a la tierra. Bueno, pues yo, como mexicano y latino, me siento especialmente elegido por la madre de Dios para dar a conocer el amor de de su hijo, Jesús, al mundo.

¡Viva México! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!


Rezar por la salud de nuestro país…

28 abril 2009

Ayer le llegó a mi esposa a su celular una petición para que nos uniéramos a una cadena de oración de un Padre Nuestro a las 10:00 pm para pedir por la salud de nuestro país.

Así, justo a las 10:00 de la noche hicimos una pausa en nuestra actividades, nos tomamos de la mano y nos pusimos a rezar…

Afortunadamente estamos en una ciudad en la que aún no se ha manifestado de manera severa el virus de la influenza porcina, pero si hemos de reconocer que este mal biológico no ha resultado cosa sencilla para nuestro país. Aunque nuestras autoridades, a mi parecer, lo están haciendo muy bien, aun estamos en la espera de que todo vuelva a la normalidad.

También me tocó ver en las noticias que en la ciudad de México, la ciudad de mayor afectación del virus, después de haber estado guardado por más de 100 años se sacó en peregrinación la imagen del Cristo de la Salud. A este Cristo se le ha pedido en otras ocasiones que nos ayude para combatir epidemias, sequías y otros males que han afectado la salud de nuestra población. 

Muchas son las recomendaciones sanitarias que la Secretaría de Salud hace a través de los medios para prevenir que esta epidemia se siga propagando. Por mi parte, recomiendo a todos mis hermanos de la Iglesia Católica que no dejemos de pedirle a nuestro Señor que nos conceda la unión y la fortaleza necesaria para salir adelante de esta prueba.


A %d blogueros les gusta esto: