Vocación

16 diciembre 2014

De la encuesta que recién les he pedido que me ayudaran a contestar detecto una clara preferencia por el tema del discernimiento vocacional.

Para aquellos lectores que me han bendecido con su preferencia desde los inicios de este blog, habrán notado cuan importante es también para mi este tópico.

En varias publicaciones anteriores he hablado sobre vocación pues lo considero algo por demás trascendental.

El fenómeno vocacional me ha cautivado tanto que incluso es lo que le da sentido a mi actual labor como asesor profesional.

Desde hace más de 10 años trabajo asesorando jóvenes ayudándoles a discernir su vocación particular de cara a que esto les sirva como guía para poder, posteriormente, tomar decisiones profesionales y personales de gran relevancia (elegir una carrera por ejemplo)

Yo mismo sufrí durante varios años de mi vida las consecuencias de no haberme dado la oportunidad de discernir mi verdadera vocación cuando era adolescente. Divagué por mucho tiempo tratando de encontrar distintas actividades profesionales que le dieran sentido a mi vida más ninguna me ofrecía lo que yo necesitaba.

Fue hasta que, haciendo una pausa en el camino, me di a la tarea de tratar de encontrar primero mi vocación antes de seguir intentando buscar posibles respuestas. Y fue así que di con mi vocación personal de formador.

Yo soy formador por naturaleza. Mi vocación es transmitir y enseñar lo que sea.

¿Cual es la voluntad de Dios en mi vida? La formación de personas claramente está en uno de los primeros lugares.

Este descubrimiento vocacional es lo que le ha dado sentido a toda mi vida a partir de entonces. Fue gracias al resultado de este ejercicio de discernimiento que decidí abrir este blog para enseñar sobre mi fe. También fue mi descubrimiento vocacional lo que me ha llevado a dedicarme a temas de docencia en distintas instituciones educativas. De igual forma, fue el seguimiento de mi vocación la que me llevó a ocupar puestos directivos en una universidad de prestigio en mi país. En fin, todo un mundo de posibilidades gracias a que me permití escuchar el llamado de Dios en mi vida.

Y es que así es. Hoy estoy convencido que la voz de Dios en cada uno de nosotros se puede escuchar a través de la vocación y ayudar a las personas a escuchar dicha voz es, sin lugar a dudas, una de las más altas y nobles labores educativas.

Ya a la fecha he acumulado cerca de 500 horas de asesorías de jóvenes en esta materia y sigo sintiéndome fascinado de cada uno de los resultados que se logran cuando un adolescente se permite escuchar la voz del Creador a través de su vocación.

Vocación es una palabra que me encanta y me da un enorme gusto que también les fascine a ustedes.

Así que prometo escribir más al respecto en posteriores publicaciones.

Anuncios

Convocatoria para colaborar…

12 abril 2013

Amigos lectores de “Diario de un católico” necesito de su colaboración.

Como ya muchos de ustedes saben, uno de los temas que más pasión me causan es el que tiene que ver con vocación.

He dedicado gran parte de mi vida a estudiar y profundizar en el verdadero significado de este término tan fascinante y, gracias a Dios, son muchos los beneficios que he descubierto y recibido de este estudio.

Mi conferencia testimonial “La Clase” y el programa de orientación vocacional “El primer paso” que he desarrollado a partir de esta aventura, han sido recibidos con bastante éxito por el público que participa en los mismos.

Constantemente se me pide que pueda verter dichas ideas e investigaciones vocacionales en una publicación, misma que ya he empezado a elaborar.

Por lo mismo, les cuento que he empezado a escribir un libro en materia de orientación vocacional y profesional para lo cual estoy necesitando encontrar testimonios que me puedan servir para investigar más a profundidad en la materia y además servirme como ejemplo de lo que aportaré en el libro.

Por eso me acerco a ustedes, queridos lectores, y solicitar sus testimonio vocacionales y profesionales, no solo en el aspecto espiritual, si no también en el ámbito laboral, familia y cualquier ámbito relacionado con un acertado plan de vida.

Parto de la idea de que todo ser humano tiene una vocación particular que está llamado a descubrir y que es a partir de dicho ejercicio de discernimiento que se puede entonces construir un proyecto profesional y laboral que brinde sentido y significado.

Por eso les pregunto:

¿Tienen claramente definida su vocación? ¿Cómo supieron que así era?

¿Trabajan en lo que les satisface? ¿Han vivido una crisis vocacional? 

¿Su actividad profesional tiene relación con su llamado vocacional?

¿Conocen a alguien que sea plenamente feliz con su proyecto de vida?

¿Conoces el testimonio de alguien que valga la pena ser estudiado en materia de discernimiento vocacional y profesional?

 

Desde luego que los testimonios que pueda ir recaudando me encantaría complementarlos con una entrevista personal para conocerlos más a fondo. Así que una vez que los analice consideraré entrar en contacto directo con ellos si el autor del mismo así me lo permite.

La idea sería que me puedan enviar una breve reseña de su caso o el de su conocido a contacto@joseluisdamian.com para que lo pueda considerar y una vez hecho esto, buscar la manera de profundizarlo.

¡Gracias de antemano por su colaboración y ya les estaré informando de los primeros avances en la materia!

¡Dios los bendiga!

 


Preguntas para reflexionar (2a parte)

17 noviembre 2011

Aquí les paso la segunda parte de la serie de preguntas que suelo utilizar en las sesiones de Orientación Vocacional que llevo a cabo con jóvenes preuniversitarios.

Espero que les sean de gran utilidad para cuestionarse un poco sobre el sentido de lo que hacemos en la vida…

 

1.-  ¿Cual es la materia que más odias de la escuela?  ¿Por qué razón o motivo (a cambio de qué) estarías dispuesto a seguirla tomando a pesar del esfuerzo que te implicará estudiarla? 

 

2.- Imagina la siguiente situación:  Una señora de 99 años de edad lanza una convocatoria a nivel mundial para heredar una de las fortunas más grandes del mundo a la persona que le convenza de tener el mejor proyecto de todos los que se presenten ¿Qué proyecto propondrías y por qué habría de resultar este interesante  para la señora, tanto como para que te de el dinero a ti y no a alguien más?

 

3.- Piensa en tres personas que hayan marcado una influencia muy positiva en tu vida. Alguien a quien su simple evocación te resulte en alegría, entusiasmo e inspiración. ¿Qué cualidades tiene esa persona que te ha hecho admirarle tanto?

 

4.- Te han encerrado en una biblioteca llena de miles de libros. Al hacerlo te han dado una sola indicación. No podrás salir del lugar (ni siquiera para comer) hasta que no hayas leído por lo menos 10 libros en su totalidad. No hay de otra… sabes que será una jornada larga y muy agotadora ¿Qué temas y libros escogerías leer dentro de la biblioteca?

 

5.- Te han detectado una grave enfermedad. Lamentablemente el doctor te informa que tienes escasamente un año más en que tu cuerpo y tu mente estarán completamente lúcidos. Por lo mismo, debes de aprovechar este año que te queda para construir aquel proyecto profesional, social o empresarial que siempre soñaste. Asumiendo que tendrás recursos económicos disponibles para hacerlo…¿Qué decidirías hacer en este año? 


A %d blogueros les gusta esto: