Oración por las vocaciones sacerdotales.

2 abril 2015

Es costumbre en muchas comunidades católicas que al concluir una misa se realicen distintas oraciones propias de la parroquia o el grupo para pedir al Creador por situaciones o acciones concretas.

Durante muchos años yo he pertenecido a una comunidad espiritual en donde siempre se acostumbra a rezar esta hermosa oración al terminar cualquier misa:

¡Oh Jesús!
Pastor eterno de las almas,
dígnate mirar
con ojos de misericordia
a esta porción de tu pueblo amado.

¡Señor!
danos vocaciones,
danos sacerdotes, religiosos
y consagrados santos.
Te lo pedimos por la Inmaculada
Virgen María de Guadalupe
tu dulce y Santa Madre.

¡Oh Jesús!, danos sacerdotes,
religiosos y consagrados
según tu corazón.

Se trata de una bellísima oración que tiene como objetivo pedir a Dios por las vocaciones religiosas en el mundo.

En estos tiempos en que el sacerdocio y la vida consagrada son profesiones que parecerían enfrentar una situación de crisis mediática, con más razón debemos de rezar para que la voluntad de Dios sea la misma voluntad que deseen seguir cientos de hombre y mujeres en todo el planeta.


Mi oración diaria

2 marzo 2015

Desde hace aproximadamente un año he venido usando una oración que yo mismo me he diseñado.

Muchas veces cuando rezo me sucede que me hundo en una verborrea mental que se traduce en un sin fin de palabras que terminan siendo pensamientos y peticiones desordenadas.

Así que tratando de simplificar (más no evadir) mi forma de orar, en algún momento de mi vida me dispuse a diseñar una oración que, usando apenas unas cuantas palabras, concentrara todo lo que le yo pretendía decirle a Dios en cada momento que rezaba.

¿Qué puede resumir en unas cuantas palabras todo lo que le quiero decir a Dios? me pregunté

Así, concluí que la siguiente oración podía sintetizar en tres frases lo que en realidad me bastaría pensar y decir al rezar.

“Dios existe, Dios gobierna, gracias Dios”

Esa es mi oración cotidiana. La uso en todo momento y en todo lugar.

En los momentos complicados de mi vida recito dicha oración.

En lo momento fáciles y alegres recito dicha oración.

Pero además, gracias a su brevedad, me he dispuesto no solo a recitarla verbalmente, sino también a pensar y concentrarme a profundidad en el significado de cada frase cada vez que la digo.

Dios existe: esta es la frase que le da origen a todo. Tener la firme convicción que Dios es real es el primer paso para que todo lo demás sea posible. Esta frase va en primer lugar por que es la base medular de todo. Esta frase fortalece mi fe.

Dios gobierna: Creer que todo cuanto sucede está en manos de Dios. Jesús es el gobernador del mundo y en Él debemo confiar. Esta frase en particular me provoca mucha, pero mucha paz mental.

Gracias Dios: Finalizo con esta frase en la que simplemente me limito a agradecer. No necesito nada más de lo que Dios ya ha dispuesto para mi. Me convenzo de que así, tal cual soy, es gracias a Dios y eso es perfecto. Esta frase me genera alegría.

Así, rezar diciendo “Dios existe, Dios gobierna, gracias Dios” es mi manera de resumir en una pequeña oración todo lo que deseo decirle al Ser supremo.

Con esta oración que me he diseñado todos los días me dirijo al cielo para decirle a mi Señor que creo en Él, que confío en Él y que estoy agradecido con Él.

Creo que no hace falta decir más.


Entrevista del Papa Francisco con Henrique Cymerman

30 julio 2014

Mi madre me ha recomendado que viera esta entrevista del Papa Francisco con el periodista Henrique Cymerman y así lo he hecho.

Es una entrevista maravillosa, llena de la riqueza personal del Papa Francisco. En ella observo no solo sabiduría en cada una de las respuestas de nuestro líder al periodista judío, sino también quedo fascinado por el tono sereno de su voz al responder a cada cuestionamiento. Habla y encanta.

Un dato:

Henrique Cymerman fue el periodista que ofreció al Papa Francisco la idea de acudir a Tierra Santa, viaje que se convirtió en un hito en la historia por la oportunidad que se dio para el reencuentro de los líderes de las tres grandes religiones.

Igualmente se dice que Cymerman fue el responsable de provocar el encuentro de oración entre los tres líderes que se tuvo en el Vaticano días después. De hecho, durante la entrevista el Papa Francisco le menciona reiteradamente su reconocimiento y agradecimiento por haber participado de esta forma.

Vean la entrevista completa, en verdad no tiene desperdicio.


Jornada por la Paz

6 septiembre 2013

Aquí les comparto algunas ideas que están apareciendo por las redes sociales para que nos unamos mañana al día de la paz convocado por el Papa Francisco.

Este ejercicio tiene una especial intensión para pedir por la situación bélica que acecha al pueblo de Siria.

20130906-141329.jpg


Crisis de fe

17 mayo 2013

Las crisis en el ser humano son algo perfectamente entendibles y previsibles.

Fuera de evitarlas, lo que hay que hacer es preparar el alma (y el cuerpo) para resistir cuando estas se presenten.

Todos, absolutamente todos los seres vivos, hemos pasado más de una crisis severa en nuestras vidas, espiritual, física o intelectual.

Si usted piensa lo contrario, entonces es usted un recién nacido o más bien un personaje de ciencia ficción, ante lo cual dudo mucho que se encuentre posibilitado de leer este blog.

Lo anterior me viene a la mente después de que recibí una convocatoria vía Facebook para unirme a una pequeña cadena de oración para pedir por aquellas personas que en estos momentos se encuentren pasando por alguna crisis de fe. Tal invitación se me ha hecho de lo más significativa.

El hecho de que yo sea un autor y pensador católico, no me hace exento de tales crisis. De hecho, me atrevo a decir que me son más comunes de lo que yo pensaría. Las crisis de fe son momentos que todo católico experimenta en varios momentos de su vida.

Defino como una crisis de fe a ese estado en el que uno empieza a dudar de la existencia de Dios y de todo lo relacionado con él. En el católico estas crisis suelen venir acompañadas de serios sentimientos de culpa y remordimientos pues se puede llegar a pensar que la duda es una ofensa severa al Creador.

Sin embargo, permítaseme argumentar en el sentido opuesto.

Dudar y permitirse pensar en sentido opuesto a lo que uno cree no necesariamente es malo ni destructivo. De hecho, muchos filósofos argumentan que este es un ejercicio reforzador de la propia creencia fundamental.

Claro, habrá que estar preparado para la duda ya que si no se tiene la suficiente fuerza mental para resolverla, puede generar estragos en la solidez personal.

De ahí el valor de siempre contar con el apoyo de un guía. Una persona que pueda ser capaz de regresarte al centro, a ese lugar en donde el piso es firme y el horizonte es más claro. Le prójimo se vuelve relevante.

Por esa razón la fe es un tema que se vive mejor en comunidad, en equipo, pues la debilidad que se llega a vivir en determinados momentos se ve compensada con la fortaleza que en esos mismos instantes puede estar experimentando otro compañero. Y así, por medio del apoyo y el acompañamiento, la fe se protege de las situaciones inevitables de crisis.

Así, me uno a esa campaña de oración por las personas que están experimentando crisis en su fe. Adicionalmente, pido por mi alma y por mi propia  capacidad para salir adelante de las mismas cuando estas se presenten.

Soy católico, si, pero también soy hombre y, como tal, la falla es mi constante. Afortunadamente Dios lo sabe y de esta situación sabrá hacernos más fuertes.


La única cosa que importa

26 abril 2013

Estoy leyendo un libro que me ha gustado de sobremanera.

Lleva como título “The one thing” (La única cosa) y pertenece al autor Gary Keller.

El concepto general de este texto radica en invitar al lector a hacerse la siguiente pregunta:

¿Cuál es esa única y sola cosa que, de hacerse excelentemente bien, haría que todo lo demás fuera innecesario o más fácil de hacer?

A través de esta simple pero poderosa pregunta, el autor quiere exponer la clave de la efectividad profesional y personal: el enfoque.

Enfocares en realizar lo relevante y no sólo lo deseable es la clave del éxito. Esto implica hacer un repaso de nuestra jornada diaria para descubrir si en verdad estamos trabajando productivamente.

Es muy fácil dejarse llevar por un sin fin de ocupaciones que se nos presentan a cada instante pero no todas de ellas agregan el mismo valor a la luz de nuestro objetivó final.

En mi labor de Coach de vida y profesional, entender este concepto es de suma importancia ya que gran parte de mi labor es ayudar a mis clientes a enfocar sus esfuerzos en los asuntos relevantes, sobre todo si son los responsables últimos de un proyecto o empresa.

En la figura del liderazgo de Jesús podemos notar esta habilidad para concentrar su energía en actividades que era relevantes para su misión final: oración, enseñanza, caridad.

Perú de todas, me parece que la oración es la más relevante de todas. Si tuviéramos que escoger una sola actividad que fuera predictiva del éxito de Cristo, sin duda yo me quedaría con esa, la vida de oración.

Así, si tuviera que responder a la pregunta que me plantea el libro acerca de cual debería de ser esa única cosa que, haciéndola, todo lo demás resultaría más fácil o innecesario en la vida de un católico, sin duda alguna escogería la oración.

La oración es el elemento relevante de la santidad.

¿O qué piensan ustedes?


A %d blogueros les gusta esto: