¡¡¡Voy a ser papá!!!

10 agosto 2010

¡Por tercera vez, voy a ser papá de nuevo!

Nada me produce más felicidad que saber que voy a unirme a la celebración de la vida permitiendo que Dios haga su voluntad en mi familia.

Hace unos cuantos día mi esposa y yo nos enteramos que nuestras oraciones habían sido escuchadas y por fin habíamos logrado concebir a nuestro tercer hijo, el cual ya se encuentra creciendo en el vientre de su hermosa madre.

En cada uno de mis hijos, veo la esperanza de que este mundo puede ser mejor por que ellos están aquí. Es impresionante como un padre se puede sentir orgullosos de tres pequeños seres (mi hija mayor apenas cumple 5 años) que aun teniendo todo un camino por recorrer, tienen ya mi voto de confianza en que sabrán llegar al cielo de regreso con su creador.

Por mi parte rezo para que Dios me enseñe día a día a ser un buen padre, rezo por mis hijos para que Dios les comunique su voluntad a lo largo de su vida, rezo por su madre para que nos siga poniendo el ejemplo del amor incondicional. En conclusión, rezo por mi familia para que sea un testimonio del Reino de Dios en la tierra.

A mi hijo recién concebido, quien seguramente ya también recibió la noticia de su próxima incorporación a nuestra familia, le digo: “Bienvenido al mundo”


Nacimiento navideño

7 diciembre 2009

Es increíble que uno sale por las calles de la ciudad y se encuentra con cientos de arreglos y motivos navideños por todos los rincones. Como pocas épocas de año, sino es que como ninguna, la Navidad nos incita a decorar nuestros hogares de una manera especial.

Mi esposa compró este año un nacimiento de madera para ponerlo en la fachada de nuestra casa. Dado que cada una de las figuras tiene un tamaño de aproximadamente 1 metro de alto, pues se podrán imaginar que el presupuesto no alcanzó para hacernos de todos los personajes de la escena tradicional de la natividad (reyes magos, animales, ángel, estrella de belén, pastores, etc…). Nos tuvimos que conformar con poner solo a los tres personajes principales: Jesús, José y María.

No importa, le digo a mi esposa, hay que recordar que para que la Navidad tenga sentido, de hecho, sólo una figura basta y esa es la de  Jesús… ¿No lo creen?


A %d blogueros les gusta esto: