Pasa la voz

27 diciembre 2012

Jesús en ti confío.001

Anuncios

Tener algo que decir

23 abril 2010

¿Por qué los blogs son un tema tan pegajoso? ¿Por que tanta gente activa sus propios blogs al mismo tiempo que sigue los blogs de otras personas? Principalmente la respuesta es un: Todos tenemos algo que comunicar.

No existe en el mundo nadie que sea 100% pasivo como para pretender que no tiene nada que aportar a la comunicación del mundo. El planeta y todos los que habitamos en él conformamos una única y enorme red social. Todo es comunicación, todo habla, todo da un mensaje, incluso quien se queda callado nos está comunicando algo.

Es por eso que todo cuanto hacemos tiene tintes de mensaje…

A todo esto,  me gusta pensar que el mandato de Cristo fue el siguiente: “Id al mundo a predicar el evangelio…. y sólo si es necesario utilicen las palabras”

¿Por qué? Por que transforma más un gran testimonio que un sermón grandioso. La palabra provoca la primer reflexión pero el ejemplo transforma vidas por completo. Las palabras de Jesús no hubieran trascendido de no haber culminado su mensaje con el ejemplo. El sermón de la montaña no hubiera llegado hasta nuestros días si no hubiera entregado su vida por amor. Hablar y predicar es lo mismo que actuar.

Todos comunicamos algo… unos usamos medios que utilizan la palabra como herramienta, pero quienes verdaderamente hablan son quienes, sin usar tantas palabras gritan con el ejemplo.


Hablar de Cristo

3 marzo 2010

Varias veces, en el correr de cualquiera de mis días ordinarios, me dan ganas de dejar las actividades que pueda yo estar realizando, salir en busca de mi computadora, prenderla, ingresar al portal de este blog y ponerme a escribir más y más sobre mi fe. En ocasiones así lo he hecho, pero no siempre puedo ya que no debo de olvidar que Cristo me quiere en muchos lugares y recorriendo muchos caminos. Pero no puedo negar que el fuego de mi vocación quema de una manera impresionante.

Hace tiempo le comenté a un amigo que una vez que aceptas a Dios de manera verdadera y definitiva en tu corazón, ya no puedes dejar de hablar de lo mucho que esta decisión provoca en tu interior. Te dan ganas de predicar tu fe y el amor en todo momento. Es como si Dios, siendo tan grande, se metiera en uno, siendo tan pequeño, y se desbordara por todos y cada uno de tus poros.

Así se siente un católico de corazón, desbordado por el amor que le produce Dios. Es como tener en la manos un mensaje que quiere salir, que quiere gritar, que quiere ser escuchado a como de lugar y uno, en su infinita pequeñez,  apenas y le puede ayudar a salir.

Esto me ayuda a entender los grandes testimonios de los mártires que, segundos antes de morir asesinados por sus creencias, lanzan una última exclamación al cielo: ¡Viva Cristo Rey! Y es que el mensaje del amor de Dios es así, no se pude callar, no tiene miedo,ni dudas en salir a la luz. Eso no lo entienden quienes han ordenado usar las armas para callar la fe e intentar silenciar el mensaje de Cristo. ¿Cómo se les ocurre creer que mi vida puede ser más importante que Cristo?   ¡A Cristo no se le puede tapar la boca!

Pues bien… hoy quiero decir que así me siento, con muchas ganas de hablar y predicar en lo que creo.

Así que elevo mis oraciones para que el mensaje de Dios sea llevado a todo el mundo conmigo, sin mi o a pesar de mi.


Nueva Encíclica

8 julio 2009

Recién acabo de bajar de Internet la nueva encíclica del papa Benedicto XVI. Lleva como título “Caritas in Veritate”.

Aún no la comienzo a leer pero ya me resalta el hecho de que el sumo pontífice ha dedicado dos de sus primeras tres encíclicas al tema de la caridad.

El encabezado de la misma dice mucho del contenido de la misma…

“CARTA ENCÍCLICA
CARITAS IN VERITATE
DEL SUMO  PONTÍFICE 
BENEDICTO  XVI
A LOS OBISPOS
A LOS PRESBÍTEROS Y DIÁCONOS
A LAS PERSONAS CONSAGRADAS
A TODOS LOS FIELES LAICOS
Y A TODOS LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD
SOBRE EL DESARROLLO 
HUMANO  INTEGRAL
EN LA CARIDAD Y EN LA VERDAD”

¿Cuanto nos tardaremos como humanidad en entender que un mundo regido por la caridad no necesitaríamos más de leyes que las naturales dictadas por Dios? En fin… prometo comentarla en cuanto termine de leerla.


A %d blogueros les gusta esto: