“No estoy yo aquí…”

25 enero 2011

Ayer medité mucho sobre la frase que la Virgen de Guadalupe le ofreció a san Juan Diego cuando se le apareció en el cerro del Tepeyac.

Se dice que producto de dicha aparición repentina en su camino, san Juan Diego sintió miedo, ante lo que la Virgen le dijo…

“Tranquilo… no tienes nada que temer...¿que acaso no estoy yo aquí que soy tu madre?”

¡¡¡Que gran mensaje de confianza y amor maternal!!!

Ante la amenaza del pecado, ante la desolación, ante la tristeza, ante el miedo… Ella, nuestra madre del cielo,  nunca no deja solos.

Por eso llevo ya varios días en que he empezado a hacer especial devoción sobre el rezo del rosario. Todas las mañanas, mientras camino a mi oficina, saco el rosario de mi mochila y me pongo a dialogar con mi madre del cielo…

“Madre, no tengo miedo pues se que ahí estás”  para sostenerme ante la adversidad.

No tengo más que decir…. Gracias por estar ahí.


Mi abuelo

21 septiembre 2010

Mi abuelo es militar jubilado. Eso significa que en la sangre trae la seriedad y la dureza de una vida de milicia.

Sin embargo, ahora que es abuelo, no ha dejado pasar la oportunidad de sacar su lado emocional. Perdió a su esposa (mi abuela) hace un año aproximadamente y todavía se le ve llorando por la añoranza de sus 65 años de matrimonio.

Sus más de 90 años de edad no están cabalmente reflejados en su físico pues aún sale de vez en cuando a caminar con sus amigos y es capaz de seguir leyendo el periódico sin la necesidad de usar anteojos.

No le gustan los doctores ni tampoco las reuniones tumultuosas (dice que estas últimas le recuerdan a mí abuela).

Se le puede encontrar viendo televisión sentado en su sillón azul, y rodeado de un montón de objetos que suele usar de cuando en cuando para hacerse la vida más fácil sin la necesidad de pararse (tijeras, cinta de aislar adhesiva, vasos de agua a medio llenar, los últimos diarios de deportes, plumas, algún plato con comida, servilletas y por supuesto, el teléfono)

Para mi es un deleite verlo gozar de su microcosmos. Es como si una vez que mi abuela su fue de su vida, se las hubiera tenido que arreglar para ordenar su mundo por sí solo. Y lo hace al estilo militar, sin pedir mucha ayuda, de la manera más práctica posible (su tv tiene señal gracias a una antena fabricada por él mismo tras doblar y arreglar un gancho de ropa), sin cuidar ningún aspecto estético y solo buscando la funcionalidad de cada asunto.

Así es Don Fernando, un militar jubilado que es capaz de recordar nombres, fechas y lugares de cada una de sus andanzas en el ejercito mexicano, del que adelantó su jubilación para aceptar un puesto con un mejor salario para poder cumplirle mejor a su esposa y a sus 7 hijos (todos con licenciatura y matrimonios bien logrados)

No pude tener a un mejor abuelo. Con todo y su seriedad, misma que nos permite valorar más sus risas, he aprendido de él que a las personas no se les puede valorar por lo mucho que su actuar es parecido al tuyo, sino más bien por la cantidad de veces que te han dado un buen consejo.


¡Viva México!

1 septiembre 2010

Llega septiembre y con él comienza el mes patrio más esperado por todos los mexicanos desde hace varias décadas.

Como seguramente ya todo el mundo sabe, este no es un mes en donde festejaremos un año más como cualquier otro nuestra independencia como país soberano, sino que es sumamente especial pues se trata de la fiesta de …¡200 años de historia como país independiente!

Como católico, lo que más me gusta de nuestra historia nacional es que está plagada de religión. La Historia de México es una historia de un país que se construye en la fe de todos los habitantes que han nacido en esta hermosa tierra. Ya sea la historia  del México prehispánico la cual nos narra las andanzas de un centenar de pueblos cuya vida se centraba en la adoración a dioses que encontraban explicados en la naturaleza y su gran sabiduría, o la historia del México colonial y moderno que encuentra en la fe católica su nuevo centro espiritual, el nuestro es un país que siempre se ha entendido como una nación edificada entorno al espíritu y la religión.

Basta con saber que el icono más rememorado de los relatos de independencia es el estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe que utilizó el cura Miguel Hidalgo para motivar al pueblo a salir a pelear por su libertad.

Un sacerdote portando una bandera con la imagen de la madre de Dios es una de las imágenes más representativas de la lucha de independencia en la Nueva España.

¡María, siempre María! ¡La madre de Dios es parte fundamental de la historia de nuestra nación!

Desde aquella aparición de María de Guadalupe a San Juan Diego en el cerro del Tepeyac, la mexicanidad siempre se ha entendido como una cultura Mariana. Muchos de los mexicanos vemos en María, el estandarte de lo que nos conforma como nación.

Así, bien sea como parte de una fe , en quienes creemos en ella o, para quienes no creen, como un mero acontecer histórico de parte de nuestro imaginario colectivo, la imagen de María ha estado presente a lo largo de toda la historia de nuestro país.

Así que me atrevo a decir que este mes, no solo comenzamos a festejar el bicentenario de nuestra independencia, sino también festejaremos 200 años de ser, sin lugar a dudas… ¡el país más Mariano del planeta!

Es más, para resumir este sentimiento patrio me gustaría resumirlo así…

¡Dios tiene su casa en el Vaticano, pero su mamá… vive en México!


La tentación

1 julio 2010

Hoy quiero hablar sobre la tentación, o lo que es lo mismo… “¡Ah cómo molesta el diablo!”

La tentación es ese sentimiento que nos viene en múltiples ocasiones que nos incita a desobedecer la voz de nuestra conciencia.

Es pues la voz que nos invita a hacer algo que va en contra del bien y la verdad, o lo que es lo mismo, en contra de Dios.

Recordemos la imagen de la serpiente que incita a Adán y a Eva a comer el fruto prohibido. Pues eso es justamente la tentación, algo que nos atrae a realizar lo prohibido.

Pero aquí vale la pena aclarar lo siguiente:  ser tentado ha realizar algo indebido no es malo, ceder ante tal tentación, si lo es.

Y esto es algo que definitivamente nos será de gran utilidad aclarar pues muchas veces nos podemos sentir culpables de experimentar tendencias indebidas que nos aquejan a lo largo de nuestra vida.

Tranquilo, el ser humano, por su propia naturaleza caída, siempre estará tentado a comer desordenadamente, cometer actos impuros, beber en exceso, perjurar contra el enemigo… en fin, el ser humano es un manojo de tentaciones constantes.

Pero repito, sentir el llamado a hacer algo indebido no es lo incorrecto, llevar a cabo dicha acción cediendo ante la tentación, si.

Sin embargo cuando la tentación es recurrente, si que existe un problema que vale la pena considerar y poner especial atención.

Si eres una persona que constantemente estás siendo tentado a cometer un determinado pecado, puedes asegurar que algo no está debidamente ordenado en tu vida. ¡Debes pedir ayuda! (Profesional y espiritual)

Y en este sentido no existe mejor ayuda que la del mismo Cristo…

Recordemos que Él mismo  fue tentado en el desierto. Pero fue justamente ahí cuando nos demostró cómo vencer a la tentación: Con firmeza y decisión.

Carlos Llano Cifuentes, uno de mis autores preferidos, nos dice en su libro “La formación de la Inteligencia, la voluntad y el carácter” que el ser humano tiene que aprender a controlar principalmente sus tendencias desordenadas a “comer” al “placer sexual” y  a “enojarse”. Haciéndolo, estará formando su carácter de una manera correcta.

Yo te invito a lo siguiente…

Mira la tentación como un reto espiritual, como un grito del enemigo que te quiere poner a prueba. Si logras vencerla, habrás ganado una batalla más en el camino de tu salvación y de paso te  estarás convirtiendo en un gran soldado espiritual de Dios.

Cada vez que te sientas tentado a pecar, cierra los ojos, invoca la ayuda de María, la madre de Dios… deja pasar unos segundos y aléjate de la fuente de la tentación. (Si tu casa está llena de revistas indecentes, de comida chatarra, de malas amistades, etc. no te extrañes que la tentación, con todas sus consecuencias indeseables, sea parte de tu día a día)

Pero… ¿por qué acudir a María? Por que Dios dispuso que fuera justamente ella la que tuviera la fuerza necesaria para ayudarnos en esas ocasiones especiales de tentación.  El demonio, el gran tentador, le teme a la virgen María más que a nadie en el mundo. Cada vez que ella llega, él se va.

¿Que acaso no es ella, María, nuestra madre del cielo?

Pues bien… te invito a que no te sientas mal por ser tentado, antes bien, considérate privilegiado de tener una oportunidad de demostrarle a Dios cuanto le amas.

Si la tentación te llega, levanta la cara al cielo y repite lo siguiente: “Va por ti Jesús” y disponte con firmeza y voluntad indomable a vencer al enemigo.


¿Yo puedo trabajar por Cristo?

5 marzo 2010


Uno de los grandes errores que cometemos es pensar que Dios elige a los más aptos y capaces para hacer sus obras y esto no es así. Como me dijo un sacerdote amigo “Dios no elige a los capacitados, más bien capacita a los elegidos”.

Cuando Cristo salió en busca de sus apóstoles, no les pidió que le presentaran un curriculum por escrito en donde estos pudieran demostrar su amplia experiencia en vida de apostolado, o un profundo conocimiento de la ley y las escrituras o donde pudieran enumerar todas las actividades que estos habían ya realizado previamente para demostrar que merecían pertenecer al grupo de los elegidos por el Maestro.

No señor, así no trabaja Jesús.

Para pertenecer al grupo de trabajo del Señor, sólo un requisito es indispensable: disponibilidad. Punto. Lo demás no es necesario.

¿Eres un teólogo doctorado en ciencias de la religión? Perfecto, eres bienvenido…. ¿Eres un trabajador de la construcción que no acabó la primaria? Excelente, eres bienvenido… ¿Eres un joven que no sabe rezar pero tiene disposición de aprender? Contratado por igual.

Dios no quiere perfección, quiere disposición. Esto fue lo que Él mismo vio en María para elegirla como su madre terrenal. Una mujer que tal vez no sería la más ilustrada, pero que tuvo la capacidad de decir el “si” más importante de la historia. Eso es exactamente lo que quiere Dios de ti…. tu “si”, de lo demás Él se encarga.

¿No te sientes capaz de ser apóstol de la Iglesia? no te preocupes, Pedro y los otros once apóstoles tampoco lo hicieron. Pero si alguna vez has sentido que quieres decir que “si” a la verdad independientemente si la conoces o no, o practicar el amor aunque no lo hayas recibido nunca, con eso basta…. ¡Ven y sígueme!


María en la mañana

9 diciembre 2009

Hoy, al dirigirme al trabajo utilicé por primera vez el CD que recién adquirí para ayudarme a rezar el rosario mientras voy en el coche.

Debo aceptar que, aunque no es el lugar ideal para hacerlo, aprovechar los trayectos estorbosos y caóticos de la ciudad de México, es algo que me gusta hacer para fomentar mi vida espiritual.

Si uno se voltea a mirar los rostros de los demás conductores que lo acompañan a uno en el tráfico, nos podremos dar cuenta de que en verdad existen personas que parecerían estar viviendo el infierno en la tierra.

Yo decidí que este no sería mi caso así que, subiendo los vidrios de mi coche para aislarme del ruido urbano, prendí el reproductor de CD y me dispuse a rezar el rosario.

De los 50 minutos que duró mi trayecto al trabajo, 25 los ocupé en esta actividad. ¿El resultado? Maravillosamente enriquecedor. Dialogar con María mientras la ciudad se despierta es maravilloso. María y su oración predilecta nos ayudan a entendernos como seres amados y queridos en un mundo en donde no todo funciona como debería.

En fin, empezar el día acompañado de nuestra querida madre del cielo siempre será un motivo para estar seguro que nada de lo que pueda suceder en el transcurso de nuestra jornada puede afectarnos de mal manera.


A %d blogueros les gusta esto: