Jesús, Business Coach (lección 2)

3 abril 2012

Lecciones empresariales de Jesús, el CEO más exitoso de la historia y de la Iglesia Católica, el caso de exito organizacional más antiguo y relevante del planeta.

¿Qué tienen en común los emprendedores exitosos y los santos de nuestra Iglesia?

Solemos prestar mucha atención a las biografías de los hombres que han logrado influir de manera significativa en su ámbito de trabajo.

Las librerías están llenas de textos que resumen las supuestas claves del éxito de estos hombres, principalmente de quienes han triunfado en el mundo empresarial.

Yo, habiendo estudiado la vida y obra de ambos tipos de seres, empresarios y santos, me declaro no poseedor ni conocedor de ninguna clave secreta que asegure poder imitar los logros de estos hombres y mujeres. Todos muestran personalidades muy diferentes y divergentes entre sí. Los hay carismáticos, introvertidos, idealistas, pragmáticos, duros, flexibles, prácticos, creativos, dudosos, firmes, jóvenes, experimentados, en fin… pareciera que el éxito no reconoce género ni personalidad.

Sin embargo, si me atrevo a decir que en ambos perfiles, el del empresario y el del Santo, he descubierto una motivación común.

Es decir, tanto en emprendedores de éxito como en Santos de la Iglesia Católica, pude identificar un elemento prácticamente idéntico que tal vez podría darnos luz sobre lo que originó su actuar determinado.

Aquí mi dezcubrimiento:

En ambos casos, existe una idea de la que están loca y obsesivamente enamorados.

Y cuando digo “enamorados” quiero decir que están hipnotizados por dicha idea al nivel de estar dispuestos a llegar a las últimas consecuencias con tal de perseguirla, ejecutarlas, predicarla.

En los empresarios más exitosos del planeta es fácil identificar este hecho.

Steve Jobs, el llamado “emprendedor del siglo XX“, siempre se mostró obsesionado con la idea de revolucionar al mundo a través del diseño de productos excepcionales. El resultado de dicho enamoramiento de Steve por esa idea, produjo lo que hoy es la compañía más valiosa en el mundo (Apple).

¿Que idea movió a los emprendedores que dieron origen a Google, Sergei Bryn y Larry Page? Ellos han mencionado que les fascinó la posibilidad de hacer universal el conocimiento humano. Hoy, dicha pasión llevada al mercado vale doscientos mil millones de dólares.

Una idea, una simple idea, es la que mueve al emprendedor a romper contra la inercia de la comodidad y el comfort.

Muchos emprendedores incluso dejan puestos altos en empresas multinacionales con el propósito de seguir dicha idea de la que se han enamorado. De hecho, la propia idea de emprender es, incluso, poderosa en sí misma.

¿Y los santos de la Iglesia Católica?

Siguiendo este mismo hilo conductor, resulta fácil ahora ligarlo con el estudio de la vida y obra de cada uno de los santos de nuestra religión.

A los Santos, al igual que a los empresarios de éxito, también los motiva una idea encontrada.

Todos los héroes del catolicismo lo han sido por que se enamoraron de la idea más fundamental de esta religión: “Jesús, Dios hecho hombre, nos amó hasta la muerte”

Tanto se ha clavado esta idea en los corazones de miles de hombres conocedores de Cristo, que también han estado dispuestos a salir de sus áreas de comfort y volcarse a llevar al límite en carne propia el compromiso con esta verdad.

Así, la idea de que Dios murió por nosotros ha sido tan cautivante y provocadora, que ha llevado a cientos de personas a morir igualmente por Dios y por el prójimo.

San Pedro y San Pablo… dos de los más grandes referentes del catolicismo, son una muestra clara de esta idea que expongo.

Ambos fueron “hipnotizados” por el mensaje de Jesús. El primero siendo enamorado por el “amor encarnado” en persona, y el segundo siendo “exigido e impactado” por la verdad del mensaje recibido después de la muerte del Maestro.

Solo se puede entender la transformación de un pescador rural e ignorante (Pedro) y un militar perseguidor de cristianos (Pablo) en apóstoles férreos y comprometidos, aceptando la premisa de que una idea se les clavó en el corazón en algún momento dado de su vida. Una idea que fue tan fuerte e impactante que bien valía la pena morir por ella… Y así lo hicieron.

Así, dado que resulta demasiado atrevido y osado decir que existen ciertas claves para asegurar el éxito, yo prefiero mejor decir que, si se ha caído perdidamente enamorado de una idea… de una sola idea, sea esta empresarial o trascendental, los medios para comprometerse con dicha idea acabarán surgiendo por sí solos.

Quien ha encontrado un “para qué“, acabará encontrando sin lugar a dudas los “cómos“.

Así, resumiendo, el éxito no es el resultado de técnicas y secretos que se puedan estudiar en libros y seminarios de liderazgo. No.

De lo que se trata más bien es dejarse seducir por una verdad, una verdad que solo llega a quienes están dispuestos a encontrarla.

En el fondo, la idea más seductora de todas, es la posibilidad de conocer y predicar la verdad.

Un empresario se enamora de una hipótesis comercial, misma que lleva a corroborar al mercado. Si dicha hipótesis se confirma… ¡Bingo! Habrá surgido una verdad llamada negocio.

Por su parte, un Católico, se enamora de una hipótesis de amor, misma que sale a corroborar al mundo. Al ver que dicha hipótesis ¡Siempre se cumple en Dios!, entonces… ¡Bingo! Habrá surgido un posible Santo.

Así, concluyo con la siguiente reflexión:

El éxito es directamente proporcional al esfuerzo y el esfuerzo es directamente proporcional al amor…”

Pues, sin lugar a dudas…

Quien ama… Logra.


Jesús, Business coach.

30 marzo 2012

Lecciones empresariales de Jesús, el CEO más exitoso de la historia y de la Iglesia Católica, el caso de exito organizacional más antiguo y relevante del planeta.

Los temas empresariales me apasionan. Desde que descubrí que la empresa es probablemente el invento social más revolucionario y poderoso de la era moderna, me he enfocado a estudiar todo lo relacionado con ellas y su gestión.

Dicha pasión por el “management” y la creación de valor económico a través de las organizaciones comerciales, me ha llevado incluso a estudiar dos maestrías en Alta Dirección de Empresas ( si…soy un nerd) y a leer cuanto libro, documento y artículo llega a mis manos en la materia.

Sin embargo, después de haber recorrido cientos y cientos de teorías y doctrinas empresariales, he llegado a la conclusión de que los mejores aprendizajes al respecto están contenidos en el libro más vendido de todos los tiempos: La Biblia.

Si el objetivo final de toda organización es lograr perdurar en el tiempo (logrando la rentabilidad), que mejor caso de estudio que el de la empresa más longeva y exitosa del planeta: La Iglesia Católica.

Como en ningún otro lugar, la historia y vida de la Iglesia y su fundador y primer “Director General”, Jesús, podemos encontrar lecciones valiosísimas para dirigir nuestras propias instituciones empresariales.

Las lecciones que aporta el estudio del liderazgo de Jesús bien podrían servir como base de cualquier escuela de negocios del mundo. Nadie como Él para enseñarnos cómo fundar, dirigir y liderar comunidades humanas unidas por la meta de conseguir un fin común.

Por eso, a través de esta sección pretendo que estudiémos esos ricos contenidos empresariales que la Biblia y sobre todo el Evangelio nos aportan en nuestra formación empresarial y directiva.

Si el gobierno de una empresa es, en resumidas cuentas, el gobierno de personas libres que se organizan de manera eficiente para lograr un bien social y al mismo tiempo, generar un bien económico, que mejor que pedir el consejo de quien se doctoró en esta materia en propia vida y a través de su ejemplo constante.

¿Quieren tener acceso al mejor coach de negocios del planeta? No le busquemos más, Jesús e y será la opción perfecta.


¿Por qué será?

17 octubre 2011

A lo largo de mi vida he creado y experimentado con varios blogs de muchos otros temas.

He escrito blogs sobre “creatividad e innovacion”…
He escrito blogs sobre “orientación vocacional”…
He escrito blogs sobre “generación de ideas”…
He escrito blogs sobre “dirección de empresas”…

¡Todos han fracazado rotundamente!

E único que ha logrado despegar ha sido este, Diario de un Católico (según las estadísticas de WordPress, en promedio se contabilizan 5,000 visitas al mes)

Pareciera que este blog tiene algo de especial que mis otros proyectos no tuvieron. Es como si esta iniciativa estuviera bien cimentada desde el origen, desde la idea.

Y cómo no habría de estarlo, si el concepto principal gira en torno a la idea más simple pero poderosa de todas: Dios.

Me encanta creer en Dios, me encanta hablar y escribir de Él. Creo que esa es la causa del éxito de este blog…

Desde luego que tambien les agradezco a quienes todos los dias se toman un poco de su tiempo para leer y comentar mis publicaciones. Por ustedes, queridos lectores, en verdad trato de hacer mi mejor esfuerzo todos los dias, no solo escribiendo, sino tambien viviéndo lo que predico en cada publicación.

Así que aquí seguiremos… Al pie de la letra de este proyecto, que nunca ha sido mio, sino de Jesucrito, quien me patrocina y me motiva a continuar.

¡Gracias Dios! ¡Gracias a ti querido lector!


Conóceme

21 julio 2011

“Yo soy tu más fiel compañero. Soy tu mayor apoyo o tu carga más pesada. Te empujaré hacia adelante  o te arrastraré al fracaso. Estoy totalmente a tus órdenes.

La mitad de las cosas que haces podrías pasármelas a mí, y yo las haría  rápida y correctamente. Se me puede manejar con facilidad : sólo tienes que ser firme conmigo. Enséñame exactamente como quieres que haga una cosa, y al cabo de pocas lecciones  lo hará automáticamente.

Soy el servidor de todos los triunfadores y, desgraciadamente, de  todos los fracasados también. Con los que eran fracasados he producido fracasos.

No soy una máquina, aunque trabajo con toda la precisión  de una máquina unida  a la inteligencia de un ser humano.

Puedes usarme para obtener beneficios o para arruinarte, a mí me da igual. Tómame, enséñame y se firme  conmigo y pondré el mundo a tus pies. Sé blando conmigo  y te destruiré.

¿Quien soy? Yo soy el hábito… “

 

 

(fuente: “El octavo hábito” autor Stephen Covey) 


Jesús para exitosos

23 julio 2009

“…porque muchos son los llamados y pocos los escogidos”

(Mateo 22, 1-14)


A %d blogueros les gusta esto: