Jesús, Business Coach (Lección 3)

11 abril 2012

Lecciones empresariales de Jesús, el CEO más exitoso de la historia y de la Iglesia Católica, el caso de exito organizacional más antiguo y relevante del planeta.

Siguiendo con nuestras reflexiones sobre temas empresariales desde la perspectiva católica, me gustaría recuperar, en esta ocasión, un tema que en anteriores ocasiones ya he abordado: El liderazgo.

Prácticamente todos los que estudiamos temas de negocios coincidimos que el liderazgo es una variable fundamental en la construcción de cualquier emprendimiento. Una empresa es tan buena y efectiva como lo son sus líderes y por sobre todos, el de su gran líder, el Director General.

Las organizaciones que perduran en el tiempo, en gran medida lo hacen gracias a los fundamentos que los líderes de las mismas construyen de muy diversas formas a lo largo de su posibilidad de influencia en la misma.

Cientos de casos se pueden estudiar en donde empresas a punto de desaparecer y quebrar son retomadas por nuevos liderazgos que logran revertir y resurgir airosamente dichas compañías.

Conozco de primera mano un par de casos en que la junta directiva de ciertas empresas encomendaron a sus nuevos directores la misión de coordinar el cierre o venta de las mismas, pues las consideraban negocios en picada. Sin embargo, los nuevos líderes nombrados, detectando un potencial nuevo e innovador, replantearon la encomienda recibida de vender el negocio y lograron redireccionarlo hacia un nuevo rumbo de éxito y rentabilidad.

¿Cómo lo hicieron? Simplemente liderando el nuevo rumbo.

Sin embargo, los líderes empresariales no solo aparecen cuando hay que salvar a las organizaciones de crisis o debacles. También aparecen fundando, organizando y creciendo organizaciones exitosas desde el inicio.

Así pues, el liderazgo siempre acaba siendo la explicación última de por qué unas organizaciones son exitosas y otras no. Por eso se invierten grandes presupuestos en tratar de formar a los líderes que habrán de guiar el rumbo de las compañías que los contratan.

Y bueno… pues si de liderazgo queremos aprender, qué mejor caso de estudio que el del líder por excelencia de todos los tiempos: Jesús de Nazaret.

¿Por qué me atrevo a promulgar dicha afirmación tan heróica sobre el liderazgo de Jesús? Por los resultados vistos y corroborados en una organización que ha perdurado por más de dos mil años.

La Iglesia Católica (la empresa que Él mismo fundó) es la prueba más grande del liderazgo magnánimo de Jesús.

Y ahora nos preguntamos…

¿Que puede aprender el líder de una empresa contemporánea del “ser” y “hacer” de un lider que vivió hace dos mil años y creó una de las organizaciones más sólidas de la historia?

A continuación me permito transcribir una publicación que previamente realicé justo sobre este tema y que me parece oportuno volver a recuperar para profundizar sobre el tema del liderazgo.

– – – – –

Alto!!!!! No más libros, seminarios y definiciones de liderazgo!!!!

Ya estamos hasta el copete de esta palabrita por la que las organizaciones del mundo están dispuestas a pagar millones. Todos creen tener la respuesta última para convertirte en un gran líder… Todos lo prometen pero nadie lo logra. ¿Que pasa? ¿Por qué se ha vuelto tan simplón y recurrente este tema?

Durante toda mi vida profesional y académica no he estado exento de ser bombardeado una y otra vez con discursos de expertos, libros, películas, artículos, reportajes, slides de power point, seminarios y todo lo que se pueda tratar de enseñar sobre el tema del liderazgo.

¡Ya no más por favor!

Me veo en la necesidad pues, de hacer un corte de caja de todo lo escuchado y aprendido al respecto, para tratar de resumir o sintetizar en una manera simple y sencilla lo que para mi es un líder.

Para hacerlo, voy a recurrir a dar la definición más concreta y contundente a la que he logrado llegar a lo largo de varios años de estar inmerso en el estudio de este tema.

Un líder es aquel que:

Propone una visión, inspira con el ejemplo y… ¡se va!

Punto.

(A ver…. a ver… a ver José Luis, ¿Explica un poco más eso de que se va? ¿Cómo de que el líder se va?)

Si, miren…

No le busquemos demasiada complicación al tema… es así de simple. Parte fundamental del líder es entender que este, en algún momento, se tiene que ir.

Primero, un líder es aquel que propone una visión, es decir, nos ofrece un destino posible y deseable (nos muestra el bien y la verdad deseables). Puede ser un destino que no hayamos visto antes o uno que, con el tiempo, se fue escondiendo en las penumbras. Así, el líder llega y nos dice… ”¡Es para allá!”

Luego, no conformándose con señalarnos hacia donde debemos de ir, se pone en marcha él mismo en esa dirección. Contra viento y marea nos demuestra que el rumbo que nos propuso es el correcto, no con palabras, sino con hechos. Él mismo es el primero en andar en esa dirección y nos dice… “¡Síganme!”

Pero llega un momento que el líder se tienen que ir. (Fíjense como lo dije: “se tiene” que ir)

(¿Pero por qué?)

Por que esa es la clave (la cuña que aprieta y consolida la obra definitivamente) del verdadero liderazgo…

Si un líder no se hace a un lado del camino en un determinado punto, no permite que nadie más tome su lugar, o lo que es lo mismo, bloquea el paso.

En cambio, si el líder desde el primer día está consciente que tarde o temprano se tiene que hacer a un lado… ¿Cómo creen que actuará en consecuencia?

¡Exacto!

Cómo un maestro.

Un maestro, paradójicamente, es aquel que te ayuda a que cada vez necesites menos de él. Pues, como te enseña, llega un momento en que ya puedes ir por el camino tú solo”

El mejor líder no es el que te lleva, es el que te enseña a llegar por ti mismo. Por eso es necesario que se vaya, que se haga a un lado, que llegado un punto te deje solo, pues haciéndolo, te está dando la oportunidad de que ahora tú seas el nuevo líder. Te está regalando a ti, su antiguo seguidor, el destino prometido. Te demuestra que te ama.

Un líder que llega al destino solo, puede ser muy inspirador, pero uno que te enseña a llegar, es transformador y ese es el más grande de todos…

¿Ejemplos de todo esto?

Cuando uno pregunta por nombres de líderes de la historia, siempre resultan mencionados los mismos personajes de siempre: Gandhi, Martín Luter King, Jesucristo, John F. Kenedy….

¿Por qué ellos y no otros son los que siempre se mencionan? Muy sencillo… todos fueron asesinados por su causa.

Todos se hicieron a un lado (o los hicieron a la fuerza). Pero, como ya mencioné, lo que sus agresores nunca supieron era que, al matarlos, estaban apuntalando la parte más importante de su liderazgo: el tener que hacerse a un lado.

Su partida fue la cuña que apuntaló su causa, la que la consolidó. La que demostró que el mensaje era más importante que el mensajero.

Un líder que se prepara para irse desde el inicio de su labor, se preocupará por que sus seguidores puedan proseguir la causa, aun cuando él no esté. ”¡No dependan de mi!” pareciera que es su indicación.

Por el otro lado, si un líder se rehusa a retirarse y siempre quiere ser el portador del estandarte de lucha, corre el riesgo de que su causa se vuelva un capricho, y este, no motiva a muchos que digamos.

Así que les repito mi definición de líder:

“Es el que propone una visión, inspira con el ejemplo y luego, forzosamente, se hace a un lado”

¿Ahora entienden por que Jesús tuvo que morir?

– – – – –

Nota: Me encanta que en la historia de la salvación de la humanidad cada detalle, cada sueso y cada hecho del liderazgo de Jesús tiene un sentido perfecto.

Anuncios

Jesús, Business coach.

30 marzo 2012

Lecciones empresariales de Jesús, el CEO más exitoso de la historia y de la Iglesia Católica, el caso de exito organizacional más antiguo y relevante del planeta.

Los temas empresariales me apasionan. Desde que descubrí que la empresa es probablemente el invento social más revolucionario y poderoso de la era moderna, me he enfocado a estudiar todo lo relacionado con ellas y su gestión.

Dicha pasión por el “management” y la creación de valor económico a través de las organizaciones comerciales, me ha llevado incluso a estudiar dos maestrías en Alta Dirección de Empresas ( si…soy un nerd) y a leer cuanto libro, documento y artículo llega a mis manos en la materia.

Sin embargo, después de haber recorrido cientos y cientos de teorías y doctrinas empresariales, he llegado a la conclusión de que los mejores aprendizajes al respecto están contenidos en el libro más vendido de todos los tiempos: La Biblia.

Si el objetivo final de toda organización es lograr perdurar en el tiempo (logrando la rentabilidad), que mejor caso de estudio que el de la empresa más longeva y exitosa del planeta: La Iglesia Católica.

Como en ningún otro lugar, la historia y vida de la Iglesia y su fundador y primer “Director General”, Jesús, podemos encontrar lecciones valiosísimas para dirigir nuestras propias instituciones empresariales.

Las lecciones que aporta el estudio del liderazgo de Jesús bien podrían servir como base de cualquier escuela de negocios del mundo. Nadie como Él para enseñarnos cómo fundar, dirigir y liderar comunidades humanas unidas por la meta de conseguir un fin común.

Por eso, a través de esta sección pretendo que estudiémos esos ricos contenidos empresariales que la Biblia y sobre todo el Evangelio nos aportan en nuestra formación empresarial y directiva.

Si el gobierno de una empresa es, en resumidas cuentas, el gobierno de personas libres que se organizan de manera eficiente para lograr un bien social y al mismo tiempo, generar un bien económico, que mejor que pedir el consejo de quien se doctoró en esta materia en propia vida y a través de su ejemplo constante.

¿Quieren tener acceso al mejor coach de negocios del planeta? No le busquemos más, Jesús e y será la opción perfecta.


La importancia del futuro

4 febrero 2012

Habiendo tenido la oportunidad de estudiar diversos temas relacionados con asuntos empresariales, he encontrado un principio que me ha llamado de sobremanera la atención.

Supongamos que el dueño de una empresa tiene la intención de retirarse de manera definitiva y para hacerlo quiere vender su negocio… ¿Cuanto deberá pedir por él?

Para saberlo, quienes hemos estudiado temas financieros, solemos acudir a lo que se suele conocer como Teoría de Valuación de Empresas, en donde lo que se aprende es precisamente a encontrar el valor actual de un negocio.

Pues bien… aquí viene lo interesante de este asunto.

Es común caer en la tentación de pensar que una empresa es tan valiosa como los logros que en el pasado ha obtenido. Es decir, que entre más éxitos pueda demostrar el dueño del negocio que su empresa ha logrado a lo largo de la historia de la misma, la empresa valdrá más.

Bajo este supuesto el empresario diría algo como …“Mi empresa vale mucho por todo lo que ha logrado”

Pues resulta que no es así.

Más que por su pasado, una empresa vale tanto como la expectativa de futuro se tenga de ella.

Esto, en el caso del empresario que estamos tratando, vendría a significar que su empresa valdrá tanto como él sea capaz de demostrarle a un posible vendedor que el futuro de la misma será promisorio, aún habiendo tenido temporadas pasadas de pérdidas o ganancias determinadas.

¿Por qué esto es así? Por que nadie puede asegurar un logro futuro simplemente por que tuvo un logro pasado. Es más, si el empresario se va a salir del negocio, es altamente probable que la empresa pierda a su principal talento, y sin él… nadie asegura que los logros pasado se podrán repetir.

Sucede lo mismo con los fracasos…

Muchas empresas que hoy son sumamente exitosas fueron compradas por sus actuales dueños en momentos de tremenda crisis (de hecho, seguramente por eso se las vendieron), pero es justamente la visión de sus nuevos dueños y la capacidad de creer que podrían revertir la situación crítica de la organización, lo que les hizo invertir en ellas.

En conclusión, une empresa vale por su futuro no por su pasado.

“José Luis… te equivocaste de blog” estarán pensando…

No…

De hecho precisamente es la relación de estos conceptos con la espiritualidad  católica lo que me trae a escribir este asunto en el  blog.

¡Déjenme explicar!

Al igual que con las empresas,  las personas son tan valiosas como su capacidad de actuar en el futuro… ¡NO EN EL PASADO!

Lo que te hace valioso hoy no es lo que hiciste ayer, sino el potencial que tienes para actuar mañana.

¡Esta idea es maravillosa! ¿No lo creen?

Nos quita la condena del pasado y nos abre la esperanza del futuro.

Jesús, leemos en el evangelio, jamás consideró el pasado de las personas para amarlas. Al contrario, las curó, les habló y las abrazó en su corazón aún con todo y su pasado. Ese es el milagro del perdón… Lo que te define no es tu pasado sino tu futuro. Esto es lo que pensaba Jesús al convivir con pecadores y no con justos.

“Yo he venido a curar a los enfermos no a los sanos” dijo en repetidas ocasiones

Por eso me enamora esta idea de que no soy más o menos valioso por que me equivoqué  o triunfé en el pasado, sino por mis ganas de amar en el futuro.

Eso nos dice Dios en el sacramento de la confesión:

“..anda, te perdono, tu pasado no me importa máste amo por que hoy, en este preciso momento, tu puedes decidir amar hasta la muerte en el futuro.”

Lo hecho… ¡hecho está! Lo importante es lo que está por venir en tu corazón.


Teaming

14 noviembre 2011

Esta es una de esas ideas que puede cambiar el mundo.

Se trata del movimiento social de nombre “Teaming“…

Es una idea por demás simple, pero increíblemente poderosa que es promovida en todo el mundo por el holandés Jil van Eyle quien no pretende obtener más beneficio de la misma que el de aportar a construir un mundo mejor. (Teaming no le genera un solo peso de ingreso )

El concepto funciona de la siguiente manera:

1.- Los empleados de una empresa o un grupo se ponen de acuerdo para donar una vez al mes de forma completamente voluntaria $1 USD por persona (o el equivalente en cada país). No más de esta cantidad por persona al mes, de lo contrario se pierde el fundamento del éxito del movimiento.

2.- La empresa pone a disposición del movimiento una cuenta de banco para recolectar mensualmente dichos donativos.

3.- Al final de un año de recolecta mensual de $1USD por persona, el monto acumulado se dona a una causa social  que los mismos empleados votará de manera democrática (dicha causa puede ser desde la necesidad especial de un empleado de la misma empresa o a una institución que ya haga una labor social determinada).

4.- Listo. Se vuelve a repetir el proceso el siguiente año.

El éxito de este movimiento radica en la idea de “las micro donaciones“.

Definitivamente para una persona es más fácil donar tan solo $1USD al mes (o lo equivalente a este monto en cada país), que donar una fuerte suma de dinero de un solo jalón en un día.

$1 USD no le pesa absolutamente a nadie, pero este micro esfuerzo, sumado al de otros 10 o 1,000 empleados en una misma empresa, definitivamente si que puede hacer la diferencia para alguien.

Aquí les comparto un video que explica nuevamente la idea…

Si alguno está interesado en implementar esta simple y grandiosa idea en su organización, en el sitio www.teaming.info puede encontrar manuales y recomendaciones para hacerlo de manera inmediata sin costo alguno.


La persona

23 junio 2010

¿Que sucede cuando presencias una injusticia?

¿Alguna vez has sido testigo o causa de la afectación de un tercero por culpa de alguien más?

Yo si. De hecho en estos momentos, en mi trabajo estoy teniendo que lidiar con un problema así.  Una decisión mal tomada por parte de la dirección de la empresa dio como resultado en la afectación familiar de uno de nuestros colaboradores.

¿Que hacer? ¿Cómo ayudar?

Un católico debe de tener en mente siempre la siguiente premisa… “El amor al prójimo”.

Como parte de la organización, me siento afectado por este caso y deseo ayudar. Tal vez no pueda resolver mucho ni evitar el daño, pero por lo menos deberé de mostrarle a esta persona que me interesa que salga bien.

Yo siempre sostendré la siguiente premisa: “mejores personas hacen mejores empresas” y si no nos preocupamos por la primera jamás lograremos la segunda.

En el mundo y en la sociedad no hay nada más natural que el ser humano, lo demás… puede sobrar.


A %d blogueros les gusta esto: