El derecho a decidir…

3 noviembre 2009

Comparto este comentario de una lectora del blog acerca del tema de la defensa a la vida…

” Yo, al igual que las mujeres que promueven la despenalización del aborto, también defiendo el derecho de las mujeres  a decidir. Así pues, comencemos por defender el derecho a decidir de la mujeres… ¡¡¡no nacidas!!!”

Si hay un argumento que utilizan quienes defienden la posibilidad de abortar legalmente es la defensa del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo… Pero se les olvida algo. Las mujeres (y hombres) que llevan en su vientre las mujeres embarazadas, también tienen el mismo derecho.

Una madre no puede decidir sobre la vida de su hijo.

Amigas feministas, estoy de acuerdo con ustedes, defendamos a las mujeres y su derechos, aún cuando estas estén en el seno materno.


Oh my God!!!!

16 octubre 2009

Cuando tuve la oportunidad de ver este video por primera vez no miento al decirles que quedé completamente en “shock” y cuando supe que el bebé sobrevivió dije… “¡¡¡¡Gracias Dios!!!! Estoy seguro que tuviste algo que ver en la protección de este pequeño”.


Una más sobre la defensa de la vida…

6 octubre 2009

Ayer en la noche intentando dormir encontré en la tele un programa de opinión y debate en donde estaban discutiendo el tema de la despenalización del aborto. Normalmente estos programas son conducidos por intelectuales y periodistas de renombre mismos que suelen tener cierto peso dada su posición mediática.

Como ya podrán imaginar, el panel estaba conformado por 5 personas de las cuales solo una tenía una posición a favor de la vida y en contra de la posibilidad de  abortar legalmente. No faltará decir que en dicho programa todo pareció estar dispuesto para que la persona que defendía el derecho a la vida quedara como intransigente y aislada. Ir a favor de la verdad suele ponernos en esa posición, por eso es que se requiere de mucho valor y carácter no dejarse llevar por la presión pública.

A continuación me permito enlistar algunas de los argumentos que me hacen defender el derecho a la vida y, por todas las vías, penalizar el crimen del aborto:

1) El aborto debe ser penalizado pues es un crimen. Aquí y en China, matar a un ser humano es un crimen. Punto.

2) Si acaso existiese la duda con respecto a si la vida empieza en el momento de la concepción o no, entonces diríamos que, dado que no hay certeza absoluta con respecto a este asunto, es preferible no actuar en contra de una posible vida humana. Si en futuro se llega a demostrar cabalmente que la vida comienza en el momento de la concpeció (lo cual para mi está más que demostrado en la actualidad) quien pedirá perdón por todas las vidas que se evitaron con el aborto mientras descubríamos la verdad. Ante la duda es mejor no proceder.

3) El famoso “derecho a decidir de una mujer sobre su propio cuerpo” es sólo una manera de poner el tema del crimen en términos más cercanos a una pseudo legalidad. Al incluir la palabras “derecho” y “libertad de decisión”  pareciera que se está defendiendo algo bueno. Pero esto no es así. Es como si yo dijera que deberíamos legalizar la marihuana ya que  todos debemos de tener el “derecho decidir sobre nuestra propia salud” . En pocas palabras, es una manera de maquillar lo que de por sí es una atrocidad.

4) Mujer y embrión no son un mismo cuerpo, son dos cuerpos distintos que se encuentran relacionados por un ámbito superior al corporal. La meternidad no se puede definir con términos biológicos y físicos. Aquí es en donde la religión y la espiritualidad tienen voz en la materia. Ser madre no significa transferir químicos de un ser a otro y estar unidos por un cordón umbilical. La maternidad es algo que solo puede ser explicado desde el punto de vista espiritual y sino, basta con preguntarle su opinión a la mujer que ha tenido la oportunidad de abrazar por primera vez a su hijo.

5) El aborto no es malo por que la Iglesia lo dice, más bien la Iglesia lo condena porque el aborto es malo en sí mismo. Este principio aplica a todos los juicios éticos: “Algo no es malo porque la Iglesia lo dice sino que, por que es malo es que la Iglesia lo dice”. Matar a un ser humano es malo no porque alguien lo dijo sino por que el principio universal de la defensa de la vida está grabado en la naturaleza humana.  Lo único que está haciendo la Iglesia es hacer voz de lo que ya nos dice nuestra conciencia.

Alguna vez escuché que alguien decía , cuando en el futuro miremos hacia atrás y veamos con otra perspectiva nuestra posición actual sobre al aborto,  nos dará vergüenza reconocer lo que fuimos capaces de hacer como humanidad: matar a nuestro propios hijos.

Mi querido lector, no te dejes llevar por las opiniones de quienes no pueden ver la dignidad humana en toda su integridad. Además, si hoy eres capaz de tener una opinión al respecto de este tema y otros, es por que tú si pudiste llegar a ver la luz del mundo.


¿Marchando por el derecho a decidir?

29 septiembre 2009

¡Ayer nuestra ciudad se vio afectada por una marcha más! (He llegado a pensar que soy el único ciudadano mexicano que no ha participado en marcha alguna).

En fin….  la razón de esta marcha fue la defensa del “derecho a decidir”. ¿Quien la organizó? Pues asociaciones feministas que promulgan la idea a favor del aborto como una salida a los embarazos no deseados.

¡Caray! Mira que marchar por la libertad, estoy de acuerdo, marchar por la paz en el mundo, que bien, marchar por la justicia social, desde luego, pero marchar por una posibilidad de muerte provocada en un bebe…. eso no tiene nombre.

Por otro lado, nos enteramos en las noticias que la cantante Lidia Ávila, ex integrante del grupo musical OV7, está viviendo una de las mayores penas que un ser humano puede recibir… Su pequeña hija Sophia de apenas 4 meses de edad, falleció el pasado sábado producto de una complicación pulmonar.

Desde que nació, la bebe se la pasó en hospitales luchando por sobrevivir a su débil condición, y sus padres hicieron hasta lo imposible por encontrar hasta la más mínima esperanza de vida. A pesar de esta lucha, la vida de Sophia no pudo continuar. Si uno ve las imágenes en la prensa de la jóven pareja se podrá entender “solo un poco” el dolor que la muerte de un hijo provoca.  

Qué ironía… mientras Lidia Ávila y su esposo darían en estos momentos lo que fuera por volver a tener con vida entre sus brazos a la pequeña Sophia, cientos de mujeres sin conocimiento real de su vocación maternal desfilan en las calles capitalinas defendiendo el derecho a no permitir la vida de quienes si pueden tenerla.

¡Sólo el amor basta!…. ¡No lo acabamos de entender!


Obama con el Papa

10 julio 2009

Ahora que recién concluye la visita del presidente Barack Obama al Vaticano en donde se entrevistó con el Papa Benedicto XVI las noticias empezarán a emitir un sin fin de opiniones de manera inmediata(Como es habitual).

Yo me centro en un detalle muy particular…

Según dice la nota de la agencia Reuters que se publica en la versión online del periódico Reforma, cuando concluyó la audiencia entre los dos jefes de estado, el Papa le obsequió al presidente norteamericano dos libros: “Una copia en cuero blanco de la primer encíclica social  del pontífice publicada el martes pasado (Caritas in veritate)  asi como un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe “Dignitas personae” sobre los problemas de la bioética en donde se reitera el rechazo de la Iglesia al aborto y a la investigación con células madre.” 

¿Un regalo para el mero cumplimiento del protocolo? No lo creo.

El hecho de que Barack Obama haya recibido de manos de nuestro líder de la Iglesia este último documento no es algo sin fundamento, ya que es justamente la posición pro despenalizadora del aborto del mandatario estadounidense la que le aleja del principio de defensa de la vida que ha promulgado una y otra vez religión.

Así, la entrega de estos documentos de parte de Benedicto XVI a Obama me recordó mi época de estudiante universitario en donde algún profesor me recomendó acudir a consultar un libro bajo la premisa de “jovencito… nadie ama lo que no conoce”.


Can I live?

8 julio 2009

Este video musical está basado en la historia del cantante Nick Cannon, con el cual agradece la oportunidad de haber sido escuchado cuando aún era un ser no nacido pero ya concebido. “Can I live?” es el título de esta canción que proclama el grito de la vida que nuestra Iglesia tanto defiende.


Una experiencia de vida

24 abril 2009

Juan Hernández tiene una historia de la que podríamos hacer una película taquillera. El drama giraría en torno a la experiencia de un hombre que tras 17 años de haber estado recluido un una cárcel de Estados Unidos es dejado en libertad al lograr demostrar su inocencia. De no haberlo hecho a tiempo, Juan hubiera tenido que enfrentar el final inevitable de su condena: la pena de muerte.

 

Juan tuvo la “suerte” de contar con el apoyo de una juez que decidió re-abrir su caso tras considerar que había las evidencias suficientes para hacerlo. Tras 17 años de reclusión en espera del mortal final, una prueba de ADN comprobó lo que siempre Juan se cansó de afirmar: que era inocente.

 

Con lágrimas en los ojos, Juan jura tener la certeza de que dos de sus compañeros de cárcel, ya ejecutados, también eran inocentes. Juan recuerda que, a diferencia de la visión fría e indiferente del “sistema”, el logró ver en estos dos compañeros a unos seres humanos capaces de hacer el bien y obrar rectamente. “Me enseñaron a leer y a escribir, cuando nunca nadie me había dedicado ese esfuerzo”.

“¡No están matando monstruos sino seres humanos…!” grita al cielo.

 

Como muchos en su misma situación, Juan sufrió el abuso de un sistema judicial que se jacta de ser de primer mundo pero que no es capaz de velar por el derecho principal de cualquier ser humano, el respeto y la defensa de la vida. Al final, Juan Hernández sólo recibió un billete de 100 dólares y un par de jeans al salir de la cárcel. Nunca escuchó de nadie un “perdón por lo que te hicimos”.

 

Expongo este caso ya que actualmente en México un partido político esta invirtiendo enormes cantidades de dinero en la promoción publicitaria de una iniciativa que permitiría la pena de muerte para asesinos y secuestradores. Ya se han iniciado los debates y los foros de discusión en la cámara de diputados.

 

¿Por qué combatir el mal con mal? ¿Por qué tenemos la costumbre de proponer siempre soluciones de corto plazo y carentes de profundidad? Si Cristo vino a convertir a los pecadores hacia el bien y la verdad, no será que debemos de imitarlo para conseguir lo mismo con quienes se alejan de Él.

 

“¿Y Si fuera tu hermana, tu hija o tu madre a quien hubieran secuestrado y matado?” me dirían algunos.

Definitivamente yo, lleno de coraje y odio en mi interior, sería el menos calificado para juzgar al agresor. Así que prefiero preparar mi espíritu con oración…

Señor, por que se que soy pecador y un ser débil lleno de odio y prejuicios, te pido que si es tu voluntad que yo pase por una prueba de tal magnitud, me des la fortaleza necesaria para seguir defendiendo lo que hoy predico como tu lo hiciste en la cruz: ¡Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen!”

 

¡Sí a la vida! 


A %d blogueros les gusta esto: