Salvar un matrimonio a tiempo

7 octubre 2013

En la página de Regnumchristi.org se ha publicado este hermoso texto que me parece vale mucho la pena compartir:

20 CONSEJOS DE UN HOMBRE DIVORCIADO A LOS CASADO
Autor: Juan Carlos Arceo

Navegando por las redes sociales, encontré lo que un hombre publicó en su Facebook al día siguiente de que su relación de 16 años llegó oficialmente a su fin.

Era un hombre que tiene cuatro hijos y llevaba un matrimonio aparentemente feliz, durante 16 años, decidió sentarse, reflexionar y escribir todo lo que hubiera hecho diferente si pudiera regresar en el tiempo. 20 cosas llegaron a su mente y las publicó con el título “Los consejos sobre el matrimonio que me hubiera gustado tener”.

Esto es lo que escribió:

1.- Nunca la dejes de cortejar. Nunca dejen de salir a una cita sólo ustedes dos. Nunca jamás creas que la tienes asegurada. Nunca te olvides de que ella te eligió, así que no puedes ponerte flojo con tu amor.

2.- Protege tu propio corazón y ámate a ti mismo. Pero reserva un lugar especial en tu corazón donde nadie más que tu esposa y sólo ella pueda entrar.

3.- Enamórate una y otra y otra vez. Siempre habrá cambios, tanto en ella como en ti, y es por eso que ambos tendrán que reelegirse todos los días. Cuida su corazón para que ella no se lo dé a otro y quizás nunca lo recuperes. Siempre lucha por ganar su amor tal como lo hiciste cuando la cortejabas.

4.- Siempre ve lo mejor de ella. Enfócate en lo que amas y no en lo que te molesta, y así te darás cuenta de que eres el hombre más afortunado sobre la Tierra por tener a esa mujer como esposa.

5.- No es tu trabajo corregirla. Debes amarla tal como es, sin esperar que ella cambie. Y si lo hace, ama en lo que se convierta.

6.- Hazte responsable de tus propias emociones. No es trabajo de tu esposa cambiar tus ánimos, tú debes buscar ser ecuánime y, así, tu alegría inundará tu relación de pareja.

7.- Nunca culpes a tu esposa si tú te frustras o enojas con ella. Son tus emociones y es tu responsabilidad. Cuando te sientas así, tómate tu tiempo y mira hacia tu interior.

8.- Déjala ser. Cuando esté triste o molesta, tu único trabajo es abrazarla y apoyarla. Hazle saber que la escuchas, que ella es importante y que tú eres el pilar sobre el cual siempre puede apoyarse. Así confiará en ti y te abrirá su alma. Nunca escapes a estos momentos, quédate y sé fuerte.

9.- No te tomes todo tan seriamente. Ríe y haz que ella se ría. La risa hace todo mucho más fácil.

10.- Llena todos los días su alma. Conoce las maneras en que ella se siente importante, validada y apreciada. Pídele que haga una lista con las cosas más importantes que la hacen sentir amada, memorízalas y aplícalas.

11.- Hazte presente. No sólo le des tu tiempo, sino también tu atención y tu alma. Trátala como lo que es: tu tesoro más valioso al que no puedes perder.

12.- En los momentos de intimidad, déjala que se derrita en su suavidad femenina, que sepa que puede confiar plenamente en ti.

13.- Cometerás errores, pero intenta que éstos no sean demasiado grandes y aprende de ellos. No se supone que seas perfecto, pero tampoco se trata de que no tengas el valor de reconocerlos y de superarlos.

14.- Dale su espacio. Las mujeres a veces necesitan que se les recuerde que se tomen el tiempo para ellas mismas, sobre todo si tienen niños. Ellas necesitan ese espacio para renovarse y reencontrarse.

15.- Ten el valor de compartir con ella tus miedos y sentimientos.

16.- Sé totalmente transparente. Si quieres que ella confíe en ti, debes compartirlo todo, en especial lo que no quieres compartir. Quítate la máscara y así podrás experimentar el amor en toda su dimensión.

17.- Nunca dejen de crecer juntos. Cuando dejas de trabajar los músculos, éstos se atrofian. Lo mismo ocurre con las relaciones. Busquen metas comunes, sueños y visiones en las que pueden trabajar como un equipo.

18.- No te preocupes por el dinero. Trabajen juntos y busquen la forma de equilibrar las fuerzas de ambos para ganarlo.

19.- Perdona de inmediato y concéntrate en el futuro. Aferrarse a los errores del pasado que tú o ella hayan cometido, es una ancla pesada que siempre detendrá a tu matrimonio. El perdón es libertad.

20.- Siempre elige el amor. En definitiva, éste es el único consejo que necesitas. Si éste es el principio que te guía, nada amenazará la felicidad de tu matrimonio.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: