Pedirle a Dios algo…

31 enero 2011

Hace un par de días mi hermana publicó en su Facebook una reflexión interesante sobre el significado de pedirle a Dios algo.

“Si crees que pedirle a Dios, por ejemplo, amor, significa que Él llenará tu corazón de amor, no es así. Si crees que pedirle fortaleza significa que Él llenará tu interior de fortaleza, no es así… Lo que si hará es multiplicarte las oportunidades para que tu provoques lo que pides. En el caso del amor, te dará oportunidades para amar, en el caso de la fortaleza, te dará oportunidades para que seas fuerte.”

Esta reflexión es por más interesante pues creo que, en realidad, siempre ha sido así.

Dios ayuda, pero resuelve. Tal y como un padre lo debe de hacer con sus hijos.

No pidas quedándote sentado a esperar a que Dios te conceda lo que deseas (amor, fe, esperanza, alegría, cariño, sabiduría, etc), más bien ponte listo para recibir las oportunidades de construir por ti mismo, con la ayuda de Dios, justo lo que pides a través de las ocasiones que Él pondrá delante de ti.


A %d blogueros les gusta esto: