Conferencias

8 junio 2010


Como seguramente ya se habrán dado cuenta algunos de ustedes, en la barra lateral derecha del blog han aparecido tres nuevas imágenes que tienen como propósito dar a conocer tres conferencias.

Pues bien, quiero aprovechar para platicarles un poco al respecto…

Así como me encanta escribir (este blog es muestra de ello) también me encanta dialogar. Después de todo, creo que la herramienta más poderosa con que cuenta el ser humano es  “La palabra”. Usándola puede cambiar al mundo.

Así que mucho de mi labor apostólica la he enfocado a tratar de llevar mensajes de valor  al mundo.

Aunque he tenido la oportunidad de hablar en varios foros sobre varios temas, en especial quiero platicarles acerca de estas tres charlas que pueden resultar de alto interés para los seguidores de este blog.

La primera se titula “El mensajero” y no es otra cosa que mi testimonio personal de crecimiento espiritual. Soy un convencido de que hay mensajes que, aunque intentemos callarlos, siempre encuentran camino para ser escuchados. ¡Cristo es uno de ellos! Así que en esta conferencia me permito narrarles mi experiencia de cómo pasé de ser constructor de casas (estudié arquitectura) a ser constructor de hombres.

La segunda plática lleva como título “The Catholic Way” y tiene como intensión hablar de una manera amena, divertida y emotiva sobre lo que verdaderamente significa ser católico. Si algo podemos hacer mejor los miembros de la Iglesia católica es predicar más eficientemente lo que verdaderamente somos. Así, el “Catholic Way” implica centrarnos más en el “ser” que en el “hacer” nuestra religión.

Y en tercer lugar está “La clase” . Durante varios años de mi vida trabajé muy de cerca con jóvenes preuniversitarios y pude darme cuenta lo mal que estamos haciendo la orientación vocacional en nuestras instituciones de educación media superior. El 80% de los jóvenes que egresan de nuestras universidades argumentan no estar seguros de haber elegido la carrera correcta. Esta conferencia tiene como misión el poder generar un espacio para compartirles mis estudios y descubrimientos personales en materia de discernimiento vocacional.

Cuando hace algunos años estudié arte clown (por muchola experiencia formativa más enriquecedora de mi vida), descubrí que mi vocación en la vida era inspirar la transformación del mundo llevando mensajes de alegría y valor humano. Así que estas conferencias son el producto de varios años de dedicación personal a la enseñanza y el desarrollo del talento humano.

Soy formador de vocación, no puedo dejar de enseñar, así que siguiendo con este llamado de Dios hacia mi persona pongo a su consideración estas propuestas para que me ayuden a difundirlas entre quienes crean se pueden ver más beneficiados de estas pláticas de valor y crecimiento personal.

¡No hay pero cultura que la que no se comparte!

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: