Teaming

14 noviembre 2011

Esta es una de esas ideas que puede cambiar el mundo.

Se trata del movimiento social de nombre “Teaming“…

Es una idea por demás simple, pero increíblemente poderosa que es promovida en todo el mundo por el holandés Jil van Eyle quien no pretende obtener más beneficio de la misma que el de aportar a construir un mundo mejor. (Teaming no le genera un solo peso de ingreso )

El concepto funciona de la siguiente manera:

1.- Los empleados de una empresa o un grupo se ponen de acuerdo para donar una vez al mes de forma completamente voluntaria $1 USD por persona (o el equivalente en cada país). No más de esta cantidad por persona al mes, de lo contrario se pierde el fundamento del éxito del movimiento.

2.- La empresa pone a disposición del movimiento una cuenta de banco para recolectar mensualmente dichos donativos.

3.- Al final de un año de recolecta mensual de $1USD por persona, el monto acumulado se dona a una causa social  que los mismos empleados votará de manera democrática (dicha causa puede ser desde la necesidad especial de un empleado de la misma empresa o a una institución que ya haga una labor social determinada).

4.- Listo. Se vuelve a repetir el proceso el siguiente año.

El éxito de este movimiento radica en la idea de “las micro donaciones“.

Definitivamente para una persona es más fácil donar tan solo $1USD al mes (o lo equivalente a este monto en cada país), que donar una fuerte suma de dinero de un solo jalón en un día.

$1 USD no le pesa absolutamente a nadie, pero este micro esfuerzo, sumado al de otros 10 o 1,000 empleados en una misma empresa, definitivamente si que puede hacer la diferencia para alguien.

Aquí les comparto un video que explica nuevamente la idea…

Si alguno está interesado en implementar esta simple y grandiosa idea en su organización, en el sitio www.teaming.info puede encontrar manuales y recomendaciones para hacerlo de manera inmediata sin costo alguno.

Anuncios

Hablar en público…

21 septiembre 2011

Hablar en público me resulta muy emocionante y apasionante. Es una actividad que busco y me resulta muy interesante.

Pero debo de reconocer que esto no siempre fue así. De joven, antes de mi incorporación a la universidad, yo fui parte de ese grupo muy amplio de la sociedad que le huía a toda posibilidad de pararse en el centro de un escenario y ser expuesto ante la mirada de cualquier público.

De hecho, encontré una encuesta que revela que, incluso más que a morir, el principal temor del ser humano es “hablar en público”. (Interesante ¿no lo creen?)

Este miedo es algo completamente normal en la naturaleza humana, ya que tenderemos siempre a evitar cualquier evento u ocasión que conlleve una posibilidad de exhibir nuestras debilidades ante los demás. Nadie quiere mostrarle al mundo lo imperfecto que es… aunque se sepa que todos lo son.

Pero… ¿Qué fue lo que ocasionó el cambio en mi percepción sobre esta actividad? ¿Cómo pasé de huir de un público a buscarlo y disfrutarlo?

A mi me gusta pensar que esto sucedió cuando le encontré sentido al “por qué y para qué” hablar en público.

Recuerdo haber estado alguna vez parado en frente de un instructor de oratoria de  un curso que yo mismo busqué para ayudarme a mejorar en esta disciplina, respondiendo a la siguiente pregunta que este nos efectuaba…

“¿Para que quieres aprender a hablar en público?”

Mi respuesta fue la siguiente…

“No puedo explicarlo muy bien profesor, pero es como si me estuviera viendo en la necesidad de transmitir un mensaje que desde que me fue revelado, no me ha dejado tranquilo por la necesidad del mismo por salir al mundo”

Ese mensaje, por supuesto es Jesucristo y yo ya le había descubierto tiempo atrás.

Pareciera que el haber encontrado una causa lo suficientemente fuerte me hizo comenzar a disfrutar la herramienta de la oratoria.

Es como si el poder de hablar en público lo tuviera el mensaje no el mensajero. Más bien dicho así… es en la fuerza del mensaje que el mensajero encuentra su propia energía.

No miento… aún sigo sintiendo nervios al verme en la necesidad de dictar una conferencia, me revolotean mariposas en el estómago y tengo miedo a fracasar en el escenario, la única diferencia es que ahora disfruto esa sensación pues se que esta representa un aviso de que se aproxima una gran oportunidad de hacer aquello par lo que he nacido: inspirar y transforma a quienes en este mundo pueden hacer la diferencia.


Morir por la fe

9 agosto 2011

Recuerdo que cuando estaba en la escuela preparatoria, por ahí de mis 16 o 17 años, un sacerdote nos explicaba que una de las motivaciones más fuertes que podemos tener los católicos para creer y asegurar que nuestra fe es cierta (es verdadera) proviene de los enormes testimonios de mártires que tenemos en nuestra Iglesia Católica.

¿Qué podría llevarte a entregar tu vida, lo más valioso que tienes en esta tierra, de no ser por algo en lo que verdaderamente crees con todo tu corazón? 

Nadie, en su sano juicio, se dejaría matar por una causa que fuera falsa o mentirosa. Nadie entregaría su propia vida por algo cuyo valor no ha sido demostrado.

Entonces nos preguntamos… ¿Por qué es que la Iglesia Católica tiene entre sus filas a tantos y tantos mártires santos? ¿Por que Cristo, el primer mártir de la nueva era,  aceptó la muerte a cambio de la defensa de su causa?

Aceptar morir por la libertad de su país, hizo que Mohatma Gandhi nos demostrara cuanto creía en este valor.

Morir por la libertad de los derechos del pueblo negro, hizo que Martin Lither King Jr., demostrara hasta que grado él creía en su discurso de igualdad y equidad.

Al morir Cristo clavado en la cruz, le demostró al mundo cuanto amó y creyó en la verdad que Él mismo nos vino a revelar.

Y así… toda persona que muere por una causa lo hace sabiendo que su trágico desenlace vendrá a confirmar la misma verdad por la que muere.

Así, si la Iglesia Católica cuenta entre sus filas a millones y millones de mártires, entre ellos a prácticamente todos los primeros apóstoles de Jesús cabría cuestionarnos profundamente…

¿Qué sabían ellos, los mártires católicos, que les llevó a aceptar la posibilidad de dicho destino y aún así haber seguido predicando contra la adversidad?

La razón solo puede ser una.

Quien decide que va a morir por una causa, solo lo hace si dicha causa es, fuera de toda duda… la verdad.


“The Catholic way”

12 febrero 2011

The Catholic way es una sección que busca ofrecerle al mundo testimonios de gente (creyentes o no)  que vivifica en carne propia el amor más puro y verdadero. Ese amor que nuestra Iglesia Católica promueve día con día. Católico es quien decide vivir el amor hasta su máxima expresión.

Si conoces algún testimonio de amor que merezca ser compartido te invitamos a compartirlo con nuestros lectores enviándonos un correo.

 

Regina es una pequeñita que nació el pasado mes de noviembre en la ciudad de México.

A los tres días de su presencia en este mundo le realizaron un eco-cardiograma y le detectaron Hipoplasia Ventricular Izquierda (HVI), una condición cardiaca que afecta a uno de cada 600,000 niños que nacen.

Dicha enfermedad pone a sus padres a elegir entre una de dos opciones: someterla a un trasplante de corazón o intentar una serie de operaciones de mucho riesgo en distintas etapas de su infancia, comenzando con la primera y más riesgosa de todas: la operación de Norwood.

En México, el 100% de los niños operados por esta enfermedad… mueren, por lo que los padres se ven en la obligación de trasladar a la recién nacida a la ciudad de Boston, Massachussets, en Estados Unidos, en donde el porcentaje de efectividad de dichas operaciones es más elevada (75%).

Dado el elevado costo de las tres operaciones, se ha producido un gran movimiento social en varias ciudades de México para recaudar fondos para apoyar la causa de Regina. Redes sociales, promoción de boca en boca, TV, radio, entre otros medios han servido para que los familiares de Regina puedan buscar la consecución de donativos.

A continuación el video que realizaron familiares de la pequeña, quienes se han entregado por completo a lograr el milagro que esta pequeña necesita:

Para mayores informes y posibles donaciones les dejo el link del sitio que se ha creado para promover la causa de Regina.

www.contodomicorazon.com


Arturo va bien…

29 octubre 2009

Amigos…

Recientemente publiqué un post en donde solicité sus oraciones por la salud de un amigo personal. Agradezco a todas las personas que así lo hicieron. Ayer no enteramos que Arturo dejó el hospital y comienza una etapa dura y difícil de rehabilitación. ¡Vamos de gane! Para como llegó a estar de delicada la situación de su salud, que ahora esté en su casa ya es un gran avance.

A todos mis hermanos en la fe que elevaron sus oraciones por esta causa personal, no tengo palabras para agradecerles el favor. Le pido a Dios que devuelva el doble de bendiciones para ustedes y sus familias.

Una vez más… ¡Dios Existe!


A %d blogueros les gusta esto: