Lo juro por Dios (XI)

1 marzo 2013

No he resistido mucho la tentación y me he subido a la báscula el día de ayer (jueves), rompiendo con mi tradición de pesarme solo los lunes.

Lo que sucede es que necesitaba ver si las nuevas medidas implementadas (control estricto de calorías y ejercicio) estaban dando resultado o definitivamente tendría que volver a replantear mi estrategia.

¿Los resultados?

¡Maravillosos! Resulta que la báscula a marcado 103.6 kg lo que implica una reducción considerable de casi 1.5 kg con respecto al lunes anterior.

Parece que he encontrado el catalizador de este proyecto. Resulta que el conteo y control estricto de calorías es la llave que abre la puerta de la pérdida de peso de manera significativa.

Una lectora me ha escrito para recomendarme que tenga mucho cuidado con excederme en la ingesta mínima de calorías pues podría dar como resultado una descompenzación de mi cuerpo, comentario que desde luego agradecí y tomé en consideración.

Lo interesante de este sistema de conteo de calorías es que no implica precisamente que te quedes con hambre. De hecho resulta que puedo comer bastante balanceado y suficiente si simplemente equilibro los alimentos (Leer las calorías que contiene cada alimento te ayuda a hacerlo)

Para el próximo domingo me he inscrito en una carrera de 5 km lo que me mantiene igualmente motivado en lo referente al ejercicio, pues no solo se trata de hacerlo rutinariamente al llegar a casa, sino también de divertirse en una actividad de grupo.

¡Por fin empiezo a ver la luz!

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: