El mensaje (II)

8 marzo 2010

Varios comentarios he recibo con respecto a la publicación hace unos días de mi posición con respecto a la crisis que actualmente se vive en el seno de la Legión de Cristo y en las distintas obras que esta congregación religiosa inspira.

Déjenme profundizar un poco más al respecto.

Si algo hemos aprendido los miembros del Movimiento Regnum Christi (o por lo menos su  servidor) producto de esta agitada situación es que la santidad se otorga en el cielo, no en la tierra. Alguien es santo cuando Dios decide que así sea por los méritos y obras de dicha persona. Además, una lección que también me quedo es que e la tierra, nadie es completamente bueno ni tampoco nadie es completamente malo, ya que es nuestra naturaleza el poder albergar ambas orientaciones y optar libremente por una o por otra.

Así, uno de nuestros errores, fue sobrevalorar al padre Marcial Maciel en vida y así impedirnos ver al ser humano que en realidad siempre fue, como tú y como yo. Capaz de hacer bien y mal por libre voluntad. Si está en el cielo, si es santo, si fue aceptado en la gloria de Dios… no lo sabremos.

Yo no me alejo de la idea de que sus acciones denunciadas, en cuanto que hayan sido comprobadas, hicieron un gran daño a muchas personas mismas que deberán de ser atendidas de manera integral (no creo que el resarcimiento económico sea la única medida posible y necesria). Si estamos en la misma sintonía, aceptaremos que lo más importante es curar el alma ya que esta es la que llega a Dios no la materia.

Ahora, lo que yo encuentro divinamente misterioso en esta turbulencia, es ver como Dios fue capaz de sacar frutos de donde no se sembró del todo bien. Aún con mi imperfección Dios puede actuar si ofrezco cierta disponibilidad. Por mis acciones puede ser que yo mismo no me alcance a salvar a mi, pero Dios aún vela por los que si quieren y perfectamente me puede utilizar como medio. Así es la misericordia de Dios.

Esto no implica desde luego que con esta justificante, todos podemos actuar de manera engañosa o desviada, pero a veces se nos olvida que en el plan de Dios, que nosotros, sus instrumentos, seamos imperfectos, es perfecto. ¿Por qué? Por la libertad del hombre, la cual es, para mi punto de vista, la creación más maravillosa y misteriosa de Dios en esta tierra y en el universo entero.

Si el Creador nos hubiera hecho obligadamente buenos (perfectos), esta bondad obligada carecería de valor ya que al no tener la opción de se elegida en libertad entre el bien y el mal, no se permitiría que se dignificara a sí misma. El bien elegido por voluntad propia es mejor que el que fue impuesto por la fuerza.

Lo más maravilloso de esto, es que Dios permite el bien en el mal y el mal en el bien. De la tragedia del holocausto, Dios produjo fortaleza espiritual en el pueblo judío. Del comunismo Dios logró darnos pruebas de libertad. Del odio contra Juan Pablo II Dios nos regaló el perdón de este a Ali Agca.

Los hombres somos los que obramos mal, no Dios. El mal lo provocamos nosotros, pero afortunadamente Dios está al pendiente incluso de nuestras estupideces para obtener de ellas chispas de amor.

¿Que Dios actuaría más fácil si por voluntad propia decidiéramos tomar el buen camino…? Desde luego. Pero eso no implica que Dios se aleja de la humanidad cuando esta se aleja de Él. Si yo decido, en libertad, darle la espalda a Dios, Él sabrá usar mi torso para mostrase a alguien más que si lo quieran conocer.  Si yo decido gritarle a Dios, Él aprovechara mi volumen para llevar su voz a otros oídos que si quieran escuchar. Si yo decido callar mi fe, Él aprovechara ese silencio para escuchar al que si quiera hablar. Si yo decido renegar a Dios, Él aprovechara dicha soberbia para mostrarse al que si quiera ser humilde.

“¿Quieres actuar en el bien? Perfecto… caminemos juntos. ¿Quieres actuar en el mal? Te respeto, pero igual seguiré caminando pues tengo una promesa que cumplirle a ti y a los hombres” dice Jesús.

¿Cómo ha podido surgir  obra buena (escuelas, universidades, centro de desarrollo comunitario, vocaciones, laicos comprometidos, iglesias, prelaturas bien dirigidas, obispos, centros de formación, apostolados, movimientos misioneros, almas re encontradas con Dios, familias militantes, voluntariado social, empresas católicas, consagradas  consagrados, sacerdotes en vías de la santidad) de un medio tan claramente imperfecto? No lo se.

Lo que si entiendo es que si el padre Maciel hubiera actuado diferente, es decir, hubiera caminado más apegado al bien y a la verdad, lo único que hoy tal vez seria diferente es que la obra habría sido más grande y sólida. Dios hubiera tenido un mejor instrumento. Pero no se detiene a que este decida serlo. Necesita actuar con lo que tiene.

La Legión de Cristo estaba pensada en el camino de la salvación de muchas personas… con el padre Maciel, sin el padre Maciel o a pesar del padre Maciel.

Esta, como muchas otras que hemos conocido en la historia de la Iglesia, no es una obra de un ser humano. Es una obra de Dios que se trabajó a través de un ser humano.

Todos sabemos que cuando al artista se le mete una idea en la cabeza… hasta del pincel más roído y chueco se vale para lograr unos grandes trazos.


Oye papá… (II)

21 agosto 2009

father-and-son

Esta sección tiene como objetivo profundizar en los temas centrales de nuestra fe católica. Responder a preguntas que cualquier católico o no católico se pudiera estar realizando acerca de nuestra religión y su modelo de espiritualidad. Los invito a enviarme sus comentarios y preguntas  alsiguiente correo para que puedan ser tratadas en esta sección. Para una mayor formación en los distintos temas aquí tratados,  Diario de un Católico recomienda la consulta constante del Catecismo de la Iglesia Católica en cualquiera de sus ediciones disponibles.

El tema central de esta sección gira en torno al diálogo que sostienen un niño de 10 años con su padre al respecto de las dudas humanas y espirituales del primero. El niño representa la inocencia de quien está aprendiendo y madurando y que por lo tanto tiene sed de conocimiento, mientras que el papá representa la fuente de tal conocimiento y la experiencia de quien ya ha profundizado en la búsqueda de la verdad y desea transmitirla a quien más ama. Padre e hijo salen a caminar todos los días un rato para platicar en la espera de la cena que mamá les está preparando en casa.

Hijo: Oye papá… ¿Por qué se usa tanto la palabra “amor” en la Iglesia?

Papá: Querido hijo, que bueno que me lo preguntas, ya que desde hace tiempo que he querido hablar contigo de este tema. Principalmente la palabra amor se utiliza tanto en el la Iglesia Católica por que, junto con la palabra “Dios” es la más importante. Es más, se puede decir que “Dios” y “amor” son lo mismo.

Hijo: ¿Qué quieres decir con eso de que Dios y amor son lo mismo?

Papá: Hijo, la relación que existe entre Dios y el amor es tan importante que el Papa Benedicto XVI quiso dedicar toda una encíclica a profundizar en el tema. En este texto de título  “Deus  Caritas est, el sumo pontífice nos explica por qué se puede decir que Dios es amor. Así, al ser el amor prácticamente un sinónimo de Dios, entonces podemos decir que si entendemos el amor, entendemos en gran medida a Dios. Yo lo veo así, Dios es tan grande que es imposible que su concepción completa pueda ingresar en la mente humana. Sin embargo, el amor es la parte concreta y asequible que si nos es dado conocer de Dios. Dios quiere que le conozcamos por el amor.

Hijo: Pero entonces… ¿Qué exactamente es el amor?

Padre: El amor no es otra cosa que un acto de voluntad en el que se busca el bien y la verdad del ser amado. Es decir, antes que nada es importante entender que el amor es un acto de voluntad, no un sentimiento. A diferencia de lo que se suele creer, decir que amas a alguien no implica sentir algo bonito por ese alguien. Se requiere de una acción concreta y libre de tu parte en beneficio de ese alguien, independientemente de si esta acción viene acompañada de un sentimiento o no. De hecho, esta es el gran error de la gran mayoría de las personas al hablar del amor. Piensan que el amor es un sentimiento y no es así.

Hijo: O sea que amar significa actuar y no solo sentir.

Padre: Exacto. Por ejemplo, yo amo a tu madre porque quiero hacer cosas que le hagan bien a ella y la lleven a la verdad. Independientemente de que un día pueda yo amanecer cansado o enojado (sentimiento) quiero seguir amando a mi esposa al darle un beso cada mañana y al sentarme a escuchar sus problemas en vez de centrarme solo en los míos. La ama cuando la llevo a cenar dejando de lado el partido de futbol que tenía ganas de ver en la TV. Así también, por ejemplo,  se que tu mamá me ama por que estuvo conmigo atendiendo mi salud en el hospital cuando fui operado, y creeme hijo, estar en un hospital no conlleva sentimientos bonitos y placenteros…

Hijo: Que interesante papá, pero ¿que tiene que ver todo esto con Dios?

Padre: Ah,  pues muy sencillo. Dios nos creó para con una misión en la vida, que es la de volver a Él, o lo que es lo mismo, vivir una vida de cara a su persona. Para esto Dios nos dio un mandato muy concreto… “Si quieres de verdad cumplir con tu misión de vida, ama a Dios por sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”.

Hijo: Esa frase me suena muy familiar papá ¿Es famosa verdad?

Padre: Es famosa por que es cierta. Se conoce como la regla de oro. ¿Por qué? Por qué es la formula más clara y directa de alcanzar el cielo y la eternidad. Si todo hombre tiene como misión llegar a Dios, entonces el camino es el amor. No hay más. Lo que en el fondo Dios nos quiere decir es lo siguiente: “Si me amas, ama a tu prójimo. Si amas a tu prójimo, me amas a mi.” Es el circulo perfecto. Pero Dios no sólo quiso decirlo y ya, Él mismo puso el ejemplo de lo que es el amor más grande y verdadero.

Hijo: ¿Muriendo en la cruz verdad?

Papá: ¡Exacto! Dios se hizo hombre y puso el ejemplo. Dejó fuera todo sentimentalismo y placer para morir por nosotros. ¿Cómo sabemos que Jesús murió por amor? Pues porque como te dije al principio, su crucifixión fue un acto voluntariamente aceptado  para el bien y la verdad de la humanidad. Se que dios me ama pues, haciéndose hombre, se humilló por nosotros y, como te podrás imaginar, no conllevó ningún sentimiento bonito.

Hijo: Por eso me dicen en la clase de catecismo que nadie ama tanto como quien da la vida por sus amigos.

Papá: Si. Cuando mueres por alguien, estas renunciando a lo más valioso que tienes en esta tierra: tu propia vida. Y al ser esta la condición última para tu existencia, entonces cuando mueres por alguien, queda completamente claro que ese acto fue el más desinterezado de todos. Nadie puede obtener ningún beneficio terrenal propio de morirse. Al morir por alguien le estás diciendo “No importo yo, importas tú”. Y eso, mi querido hijo, es la clave del amor.

Hijo: Oye papá… ¿Tu amas a mamá verdad?

Papá: Claro…

Hijo: ¿O sea que tu estarías dispuesto a morir por ella?

Papá: Ruego a Dios para que me ayude a decir que si, si es que Él así lo dispone. Pero no solo por tu mamá, sino por ti también.

Hijo: ¡En serio! ¿Serías capaz de dar la vida por mí?

Papá: Hijo mío, sería capaz de hacer lo que Dios disponga con tal de llevarte a ti y a tu mamá al bien y a la verdad.

Hijo: No te preocupes papá. Intentaré llegar sin que tengas que hacer tal sacrificio.

Papá: Lo se, y cuentas con mi apoyo total.

Hijo: Regresemos a casa para decirle a mamá lo mucho que  la amamos. ¿Sale?

Papá: Me parece estupenda la idea. Pero que te parece si también se lo decimos ayudándole a lavar los platos y a tender tu cama.

Hijo: Pero papá… ¡Tenía planeado llegar a jugar mi videojuego nuevo! Pero…. ahora que lo pienso bien, creo que mejor me olvido un poco de lo que yo quiero y que me hace sentir placentero, y mejor hago lo correcto… Aunque me cueste voy a ayudar a mamá en lo que necesite para demostrarle que la amo.

Papá: Y de paso, hijo querido, le estarás demostrando tu amor a Dios.


Firmado, Dios

10 agosto 2009

Atentamente Dios.001-001Que interesante resulta conocer el  título del nuevo libro del Doctor en Filosofía Carlos Goñi: “Firmado, Dios”

Según se puede leer en la reseña, el libro presenta un análisis del antiguo testamento desde una perspectiva original: todos tenemos en nuestros buzones, un correo cuyo remitente proviene directamente del cielo, de parte de Dios.

Esto me recuerda a una reflexión que suelo usar en algunas pláticas y clases.

Según se sabe, existe un manual de instrucciones que debe debe de ser entregado a cada padre y madre de familia que reciben a un nuevo bebe. Efectivamente, aunque usted no lo crea, cuando nacemos, todos los seres humanos venimos con un manual de instrucciones que, aunque la mayoría de las veces no se hace (desconozco la razón), es entregado a nuestros padres en el primer día en que llegamos al mundo. Es el “manual de uso del ser humano”.

Así, con este manual, los papás tendrían una guía que les ayudaría a lograr el mejor funcionamiento de su nueva criatura (Independientemente si esta fue concebida con amor o no).

Afortunadamente cuando se sentó a escribir el manual de uso, el creador y diseñador de este nuevo ser humano no se complicó mucho la existencia y ha querido que su funcionamiento se basara en un único principio muy sencillo. Lamentablemente, la misma sencillez de este principio produce que en un sin fin de ocasiones se le pase de lado y de como resultado un mal funcionamiento del ser humano.

“¿Qué que dice este manual?” Ah, pues muy sencillo.

Aquí la transcripción de la única regla que incluye el manual del funcionamiento del ser humano:

Estimado nuevo padre y madre de familia:

Con respecto al nuevo bebé que ustedes acaban de adquirir…

“Úsese para el bien”

Firmado, Dios.


Oye papá…

4 agosto 2009

father-and-son

Esta sección tiene como objetivo profundizar en los temas centrales de nuestra fe católica. Responder a preguntas que cualquier católico o no católico se pudiera estar realizando acerca de nuestra religión y su modelo de espiritualidad. Los invito a enviarme sus comentarios y preguntas  al siguiente correo para que puedan ser tratadas en esta sección. Para una mayor formación en los distintos temas aquí tratados,  Diario de un Católico recomienda la consulta constante del Catecismo de la Iglesia Católica en cualquiera de sus ediciones disponibles.

El tema central de esta sección gira en torno al diálogo que sostienen un niño de 10 años con su padre al respecto de las dudas humanas y espirituales del primero. El niño representa la inocencia de quien está aprendiendo y madurando y que por lo tanto tiene sed de conocimiento, mientras que el papá representa la fuente de tal conocimiento y la experiencia de quien ya ha profundizado en la búsqueda de la verdad y desea transmitirla a quien más ama. Padre e hijo salen a caminar todos los días un rato para platicar en la espera de la cena que mamá les está preparando en casa.

Hijo: Oye papá ¿Por qué creó Dios al hombre si es que este es capaz de hacer tanto mal?

Papá: Mi estimado hijo, recordemos, antes que nada, que Dios tiene una naturaleza infinitamente buena. Es decir, de Dios emana solo bien. Así, la creación del hombre por parte de Dios es un acto de completa bondad y amor. Dios creo al hombre para dejar que este participe de toda la bondad que de Él es posible obtener. Dios, no pudo no haber creado al hombre, dado que al crearlo esta cumpliendo con su naturaleza creacionista de lo bueno.

Hijo: Entonces ¿ El hombre es bueno por naturaleza?

Papá: Yo creo que si. La creación del hombre es buena por sí misma y toda la idea de él. Es decir, el proyecto del hombre que Dios creó es perfecto, incluso con la posibilidad de que, como parte de este proyecto de creación humana, se le concediera a esta creatura la oportunidad de elegir el mal.

Hijo: Eso es contradictorio papá. ¿Cómo es posible que sea bueno que el hombre pueda decidir hacer el mal?

Papá: Mmmm… pues en cierto sentido, si. Déjame tratar de explicarme un poco más.  Lo bueno es la capacidad de elegir, no el mal elegido en sí. Dios nos hizo libres (bueno) aunque esto implique que podamos elegir lo contrario a su voluntad (malo). Esto nos lleva al amor…

Hijo: ¿El amor? ¿Que tiene que ver el amor en todo esto?

Papá: Ah, muy sencillo. Escucha con atención pues es la parte medular de la respuesta que buscabas originalmente mi querido hijo.

En el amor más perfecto que existe, Dios nos quiso libres, y la libertad es el regalo más grande que por amor se puede dar al ser amado, aún conociendo que este regalo puede resultar en algo no conveniente para  quien lo da (que a quien amo, al darle la libertad ,no me corresponda como yo quisiera). Qué fuerte ¿no crees?. Así que aunque Dios supiera que al hacernos libres nos estaba dando la oportunidad de optar por no elegirlo a Él (hacer el mal), aún así nos quiso crear con la ya mencionada  libertad. Así de grande es el amor desinteresado y perfecto de nuestro Creador. Dios nos dice: “Te hago libre por que te amo y, por lo tanto, te doy la oportunidad de que seas tu quien decida si me amas o no”

Hijo: ¿Dios se equivocó entonces al hacernos libres? ¿No hubiera sido mejor que nos hiciera buenos a todos por naturaleza y que no nos hubiera dado la posibilidad de obrar mal? Suena como que Dios se equivocó al crear al hombre así ¿No lo crees?

Papá: Así pareciera, pero no lo es, ya que Dios, como estratega magistral lo pensó todo a la perfección. Y he aquí lo más hermoso de todo…

Así como Dios sabía que con la libertad nos estaba concediendo la posibilidad de actuar mal y no elegirlo a Él, también estuvo consciente al crearnos que, con esa misma libertad de elección, las acciones buenas y en dirección a Él, adquieren un mayor valor. Tiene más valor actuar bien por que así lo decidimos, que hacerlo por que me están obligando a hacerlo. La libertad enriquece el acto bueno. Cuando alguien te da un regalo, este es más valioso si la persona que te lo dio tuvo la verdadera intensión de darle. Si hubo alguien detrás que lo obligó a hacerlo, entonces el regalo pierde mucho sentido.  Es la elección persona y consciente de hacer el bien lo que Dios busca del ser que Él creo. Y es en este punto, en donde podemos entender la perfección del proyecto creacionista de nuestro Señor.

Hijo: Gracias papá, ahora entiendo un poco más…

Papá: No te canses en preguntar hijo. Te aseguro que aprendemos juntos. Ahora ya vamos de regreso a casa pues la cena ya debe de estar lista.

Hijo: Ojalá mamá nos haya cocinado puré de manzana y pollo. Me encanta.

Papá: Tu mamá es libre de decidirlo… así que agradeceremos cualquier cosa que nos haya preparado ya que lo hizo con amor.

Hijo: No lo dudo, pero… por favor Diocito lindo que mi mamá haya decidido hacer puré y pollo…

Papá: Hijo….

Hijo: Ok… ok… ya entendí… lo que mamá haya decidido en libertad… je je.


Testimonio de grandeza espiritual

13 julio 2009

Hoy quiero transmitirles un testimonio que conozco de primera mano y que considero una de las experiencias más conmovedoras y vivificantes que me ha tocado presenciar. De igual manera busco ofrecerlo como una muestra de que somos nosotros los encargados de demostrar que Dios existe y no viceversa…  

Luis y Adriana son esposos y padres de unos hijo maravillosos. Como pareja son ejemplares y desde hace ya casi 10 años he tenido la oportunidad de estar ligado a ellos vía una amistad de principio profesional (Luis fue uno de mis mentores en la Universidad) y posteriormente espiritual.

Lo que caracteriza a la familia Alverde, a mi parecer, es su disponibilidad por dejarse llevar por lo que Dios les va presentando como pruebas en la vida. Y esto no lo digo por que sí, ya que basta entablar un dialogo con cualquiera de los dos para darse cuenta de que Dios los eligió bien para ponerlos en el camino de la fe.

Sin embargo lo inspirador de su testimonio es lo  que a continuación narro:

En septiembre del 2004, a la edad de 3 años, Alejandro, el segundo de tres hijos del matrimonio Alverde Castro fue ingresado al hospital para una operación programada de anginas y adenoides, misma que el doctor había recomendado realizarse en orden de ayudarle al pequeño a oxigenarse bien.  Tras esta intervención quirúrgica en la que todo parecía haber salido normal, Ale fue dado de alta para proseguir a sus respectivos cuidados y curaciones en casa.

Unos días más tarde, Luis y Adriana tienen que regresar de urgencias al hospital tras encontrar que Ale estaba teniendo una hemorragia bastante severa. Aunque en el hospital lograron estabilizarlo por unas horas, Ale no aguantó por mucho tiempo y unas horas después, producto de varios paros cardiacos, fue declarado con muerte cerebral. Aquel pequeñito que días antes había ingresado al hospital para una operación de rutina, como muchas que se practican en infantes de su edad, había regresado al mismo lugar para entregar su vida a Dios de manera definitiva.

Inmediatamente después de que Ale fue declarado con muerte cerebral, y con el dolor en el alma a todo lo que da, sus padres optaron por tomar la decisión que cambiaría el sentido de toda su vida a partir de ese momento. Un sacerdote, consejero espiritual de la familia, les acercó información sobre la donación de órganos y de cómo Alejandro, en su estado, era candidato ideal para ser donante.

Luis y Adriana, pidiendo a Dios toda la resignación que humanamente es posible,  aceptaron donar los órganos de su hijo despidiéndose de él  pues ya no volverían e ver nunca más, al menos físicamente.

En palabras de Adriana: “Realmente no se cuando dije va, por Dios que no sé, pero bendito Dios que lo dije, ahora lo reflexiono y estoy segura que Dios estaba ahí con nosotros y el me dijo que lo hiciera, era lo que él quería de mí”

Ya estando en la funeraria, en medio del máximo dolor que solo la pérdida de un hijo ocasiona, recibieron una llamada telefónica que les confirmó el plan magistral de Dios al respecto: “Felicidades Adriana, ya tienes seis hijos más”, y es que la donación de órganos de Ale trajo como consecuencia el que se pudiera salvar la vida de seis pequeños más. 

“Fue una vida por seis vidas, así de sencillo, y si hubiera sido mi hijo quien necesitaba ese órgano, yo lo hubiera agradecido siempre. La verdad, duele y duele mucho, la muerte de mi chaparro no se me va a quitar jamás porque lo extraño, pero le dio sentido a mi vida y ese dolor está haciendo que trate de ser una mejor madre, una mejor esposa y un mejor ser humano” declara Adriana.

Dice un conocido dicho: “Cuando pierdes a una madre o a un padre, te llaman huérfano, cuando pierdes a un esposo o esposa, te vuelves viudo, pero cuando pierdes a un hijo, eso…. eso no tiene nombre”. Lo que Adriana y Luis sintieron al entregar a su hijo a Dios, solo ellos y el mismo Dios lo conocen, sin embargo  la respuesta de vida que le ofrecieron al mundo tras esta experiencia es de muchos admirada y reconocida.

A raíz de la muerte del pequeño Ale, Adriana pudo darse cuenta de lo carente y mal organizado que es el sistema de donación de órganos en nuestro país. Las personas necesitadas de un transplante en México alcanzan la cifra de  9,500  contrastando con el ínfimo número de donante que igualmente existen: 317. Es decir que una persona que en México es diagnosticada con una enfermedad que se cura únicamente con la asistencia de un transplante de órgano, está siendo, prácticamente, condenada a perder toda esperanza.

Es justo aquí, en donde Adriana y Luis encontraron el llamado de Dios y entendieron el por qué de lo sucedido con su hijo Ale. En Octubre de 2004, un mes después del fallecimiento de su pequeño, constituyen la Fundación Ale institución que se encargaría de promover la cultura de la donación de órganos en nuestro país así como de buscar apoyar al sistema médico nacional en la adquisición de herramientas y capacitación especializada necesaria en la materia.

Así, Fundación Ale en 2007 logró apoyar de manera satisfactoria 445 casos de pacientes que requerían de donación de órganos. Para lograr lo anterior, la fundación ha recaudado  7 millones de pesos de empresas patrocinadoras, organizaciones civiles y gobierno, mismo que ha destinado a su misión institucional de salvar vidas.

Mucho podría seguir escribiendo sobre los logros de la fundación, así como de los reconocimientos que Adriana ha recibido por su loable labor, pero yo quiero centrarme en el testimonio epsiritual de Luis y Adriana ya que, para que una gran obra suceda es indispensable que un emprendedor acepte llevarla a cabo. 

Dios actúa de maneras muy misteriosas, lo que para Él puede ser un paso más en su implantación de su reino en la tierra para nosotros puede ser un evento confuso e incomprensible. Así es y así será. No está en nosotros tratarlo de entender a cabalidad, ni mucho menos cambiarlo. Ante las aparentes desventuras de la vida sólo nos queda una posibilidad: aceptación y escucha. Aceptación pues es de Dios dejar que las cosas sucedan y escucha por que en cada evento Él nos quiere pedir algo. No podemos evitar el mal o la tragedia, pero si podemos decidir cómo reaccionamos ante estas y me queda claro que los espíritus fuertes y bien formados son los más capaces de salir adelante. 

San Pablo, en una de sus cartas a los romanos nos incita a vencer al mal con el bien. La respuesta del hombre ante el mal sólo puede ser el bien, ese mismo bien que Cristo nos enseñó a practicar hasta el extremo de la muerte. 

Hoy Luis y Adriana, ya no tienen a su hermoso Alejandro físicamente, sin embargo, saben que está presente con ellos en una manera mucho más trascendental y reveladora: Ale, al entregar su vida por ellas, está en cada una de las personas que, recibiendo un transplante de órganos, tendrán una segunda oportunidad de seguir amando en la tierra a Dios y al prójimo como a ella mismas.

(El siguiente video es el cortometraje “Por siempre” que narra la historia de lo que aquí les conté. Aunque el papel de Adriana es interpretado por Bárbara Mori, quien sale al final del filme es la verdadera Adriana Castro de Alverde, fundadora y directora de la fundación Ale)




Benedicencia

9 mayo 2009

Entre la congregación de los Legionarios de Cristo existe un término que es de gran trascendencia para el correcto seguimiento de una vida santa, y que he optado por incorporar a cabalidad en mi vida. Se trata del término “Benedicencia”.

Cuando tecleo esta palabra en mi computadora, invariablemente sucederá que el corrector ortográfico automático de mi editor de textos no reconocerá el término y lo marcará como erróneo. ¿Por qué? Porque de hecho, no es una palabra ni siquiera existente en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Consultando el diccionario se puede encontrar el término “maledicencia: acción o hábito de maldecir“, pero, insisto, no así el de “benedicencia”. ¿A que viene esto? Procedo a explicarlo…

La benedicencia, al contrario de la maledicencia, se definiría como la acción o hábito de bien decir (o bien hablar…). A mi me gusta definirla mas como: acción o hábito de utilizar la palabra para hacer el bien.

No es extraño que nuestra lengua solo contenga una definición para definir la acción de maldecir, ya que esta es una actividad que genera más escándalo y solemos centrarnos en el mal que se hace y poco en el bien que se deja de hacer.

Maldecir con nuestras palabras, asi sea para referirnos a alguien en forma bromista o amena (como es usual en la cultura occidental latinoamericana) es, a mi consideración, uno de los grandes males ocultos de nuestra sociedad. No nos damos cuenta pero la manera en que nos referimos al prójimo, habla de nuestra actitud ante él. Dice una frase muy famosa que “la boca habla de lo que está lleno el corazón” y es muy cierta. Criticar, maldecir, malhablar, perjuriar son algunos de los daños que hacemos al mal usar nuestro lenguaje y esto solo es el reflejo del descuido que hemos hecho al alimentar nuestro espíritu de cosas buenas.

Pero fiel a la premisa paulina de “vencer al mal con el bien” surge la benedicencia. Esta implica hacer el mejor uso de nuestro hablar en pos de nuestra santidad y la de  nuestros semejantes.

Como ya lo he expresado en anteriores ocasiones, soy un fiel convencido de que la palabra puede construir o destruir reinos. Y dado que es el Reino de Cristo el que queremos instaurar sobre la tierra, no existe mejor medio que la palabra para lograrlo. 

Así, la benedicencia implica:

– No solo no hablar mal de los demás, sino esforzarnos por hablar bien constantemente de cualquier persona.

– Alejarnos del hábito de la crítica destructiva y procurar siempre construir en el amor.

– Evitar entablar o involucrarnos en conversaciones que destruyan la dignidad de cualquier persona y proponer, en su lugar, los temas que humanizan.

– Hablar siempre bien de los demás. ¡SIEMPRE!

– Evitar la mentira y hablar con la verdad.

– Predicar el bien y el amor con nuestras palabras.

– Cuidar la formación de nuestro lenguaje.

– Rezar por el bien que debe ser hecho.

– Hablar con optimismo y esperanza.

En concreto, la benedicencia significa reconocer el poder de nuestras palabras  como medio de humanización y santidad en la tierra. Que cada palabra que salga de nuestra boca sea una prueba de la caridad y sabiduría que Dios le concede a quien está cerca de Él.

O lo que es lo mismo, hablar como hablaría Cristo…


A %d blogueros les gusta esto: