Oye papá… (VIII)

4 marzo 2010

Esta sección tiene como objetivo profundizar en los temas centrales de nuestra fe católica. Responder a preguntas que cualquier católico o no católico se pudiera estar realizando acerca de nuestra religión y su modelo de espiritualidad. Para una mayor formación en los distintos temas aquí tratados,  Diario de un Católico recomienda la consulta constante del Catecismo de la Iglesia Católica en cualquiera de sus ediciones disponibles.

El tema central de esta sección gira en torno al diálogo que sostienen un niño de 10 años con su padre al respecto de las dudas humanas y espirituales del primero. El niño representa la inocencia de quien está aprendiendo y madurando y que por lo tanto tiene sed de conocimiento, mientras que el papá representa la fuente de tal conocimiento y la experiencia de quien ya ha profundizado en la búsqueda de la verdad y desea transmitirla a quien más ama. Padre e hijo salen a caminar todos los días un rato para platicar en la espera de la cena que mamá les está preparando en casa.

Hijo: Oye papá… ¿Qué significa hacer apostolado?

Papá: Apostolado, hijo, viene de la palabra apóstol lo que implica que quien hace un apostolado se convierte en apóstol de una causa. Esto implica que trabajas por lo que amas sin esperar nada a cambio. Trabajas por amor.

Hijo: ¿Osea que el apostolado es un trabajo?

Papá: Se podría decir que si… pero más que un trabajo es una manera de construir el reino de Dios en la tierra.

Hijo: ¿A que te refieres con construir el reino de Dios en la tierra papá?

Papá: Pues verás… un apóstol es una persona que decide de manera voluntaria dar su tiempo y esfuerzo para predicar el mensaje de salvación de Cristo en la tierra. Todas y cada una de las obras creadas por los hombres que dan fe del amor de Cristo se puede decir que son “obras de apostolado” pues tienen como objetivo final ser un medio para que Cristo actúe en la tierra. Obras de caridad, centros de beneficencia, escuelas de catecismo, proyectos de voluntariado, movimientos católicos juveniles, congregaciones religiosas, grupos de familias y empresas católicas y muchas otras iniciativas como estas que buscan servir a Dios  sirviendo al prójimo, son consideradas obras de apostolado.

Hijo: ¿Son obras que le ayudan a Cristo a actuar en la tierra?

Papá: Totalmente. Un apostolado ayuda a que la salvación que Dios nos prometió se lleve a cabo aquí, hoy en la tierra. El mundo no es un lugar donde uno espera a ser salvado por Dios después de la muerte, esta tiene que suceder aquí mismo, en este instante y con nosotros como participantes. Por eso es tan importante hacer obras de apostolado, por que predicar el amor a Cristo en la tierra es lo más importante que podemos hacer. Un apostolado es un instrumento de Dios en la tierra.

Hijo: Y los que llevan a cabo dichas obras son apóstoles ¿verdad?

Papá: Exacto… toda persona que predica de una manera u otra el mensaje de Cristo se convierte en su apóstol.

Hijo: ¿Osea que yo puedo hacer apostolado?

Papá: Como católico comprometido, no solo puedes, sino que debes” hacerlo. No por que te obliguen sino por que es algo que tú mismo sientes la necesidad de hacer. El amor entre más se comparte más frutos da. Y al final el apóstol lo que hace es amar.

Hijo: Que bien papá… me dan ganas de platicarle esto a mi mamá. Decirle que soy un apóstol de Cristo.

Papá: La mejor manera de ser una apóstol es amando, así que si tu amas a tu mamá, estarás construyendo el Reino de Dios.

Hijo: Me gusta la idea de saber que yo también contribuyo a edificar el Reino de Dios.

Papá: A mi también… y eso es lo que me mantiene de pie y motivado trabajando por la iglesia Católica.

Hijo: Vayamos con mamá y platiquémosle durante la cena lo que hoy hemos aprendido.

Papá: Me parece una estupenda idea hijo…

Anuncios

Philosophing

11 octubre 2009

Jesús nos llamó a ir por el mundo y predicar el evangelio… ¿Lo estás haciendo?


A %d blogueros les gusta esto: