Acercarse primero, conocer después.

Es muy interesante darse cuenta que una de las complejidades que exige la realidad espiritual se deriva del método que se ha de usar para descubrir verdades en ella.

Lo sobrenatural, al ser superior a lo natural, exige un acercamiento distinto del que utilizaríamos para investigar otras realidades.

Así, quienes quieren encontrar respuestas en el ámbito espiritual, como por ejemplo descubrir argumentos sobre la existenncia de Dios o entender la acción del espíritu santo en el alma, requieren seguir un cierto orden metodológico para comenzar a obtener respuestas.

Este orden es el siguiente:

1) Primero cercanía.

2) Segundo respuestas.

Esto quiere decir que las realidades del ámbito espiritual solo se revelan a quienes se acercan primero a ellas y no viceversa.

Es por esto que Dios pide tener fe primero para comenzar a descubrir después.

Las personas que arguentan “No me acercaré a Dios hasta que este no me de respuestas primero” están confundiendo el orden en que se debe de dialogar con Él. Primero es el acto de fe y luego las respuestas de la razón.

Por eso es común que las respuesta de Dios se revelen primero a quienes están cerca de Él en el entendido que, por orden de método, primero hay que estar cerca (aunque no tengamos razones lógicas para hacerlo) y solo después, se empiezan a obtener respuestas.

Esta alteración del orden metodológico para interactuar con las realidadaes espirituales es lo que pone un bloqueo a muchas personas que, argumentando que al no encontrar pruebas para creer en Dios, no tienen que por que acercarse a Él, siendo que es justamente el no acercamiento a Dios lo que les impide obtener respuestas.

Mas absurdo les parece a los ateos como muchos creyentes, sin poder explicar su fe con grandes argumentos lógicos o teológicamente elaborados , dicen que “simplemente creen” o  “No te puedo explicar por qué (todavía), pero creo que existe Dios”

Argumentos como estos tienen sentido cuando se sabe que Dios se revela primero por proximidad y luego por la razón. Esto quiere decir que es posible dar certeza de la existnecia de alguien por que lo sentimos cerca aunque no lo tengamos revelado en la razón.

Es triste decirlo así, pero en este mismo orden de ideas, una manera segura de NO obtener respuesta de Dios es mantenerse alejado de Él.

El conocimiento por proximidad es muy común, de hecho es la manera como un bebe aprender a identificar que su mamá ha llegado al cuarto y entonces deja de llorar, o en sentido contrario, como un padre presiente, sin necesidad de ver, que su hijo se ha alejado demasiado de una zona segura de juego y entonces interrumpe toda su actividad para ir a buscarlo.

El conocimiento por fe (necesario para entender a Dios) es como el aroma perfumado y dulce de una flor, el cual nos revela la existencia de la misma al momento mismo de acercarnos a una zona de rosales. Si nos acercamos más hacia la fuente, no solo el aroma se revelará con mayor intensidad, sino también la flor misma de la que proviene este perfume así como sus colores esplendororosos.

Por eso en materia espiritual, cercanía primero, conocimiento después.

Anuncios

One Response to Acercarse primero, conocer después.

  1. alfredo dice:

    Quiero darles las gracias por enviarme estos comentarios muy valiosos para el crecimiento espiritual de todos los creyentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: