Las cinco vías Tomistas para demostrar la existencia de Dios

Algunos lectores de Diario de un Católico me han pedido mi explicación sobre las cinco vías que Santo Tomás de Aquino formuló para poder demostrar la existencia de Dios.

Ya en publicaciones anteriores he dicho que para mi estas vías son lo suficientemente claras como para poder tener argumentos lógicos y razonables de que la existencia de Dios es, de hecho, necesaria (no solo posible)

Lo maravilloso de los argumentos de Santo Tomás, es que tienen como base argumentativa nuestra experiencia evidente de fenómenos reales comprobables en cualquier momento.

Veamos si logro hacer honor a lo que Santo Tomás trabajó hace 800 años y que sigue siendo el punto de referencia de teólogos y pensadores de todas las corrientes teológicas.

Primera Via: Movimiento.

Todo lo que vemos en la naturaleza es movido por algo más. La arena de la playa es llevada a la orilla por las corrientes de agua de mar, el mar a su vez es movido por el viento, el viento es movido por los cambios de presión atmosférica, los cambios de presión atmósferica son ocasionados por las distintas temperaturas de la tierra, y así, podemos seguir de manera lineal explicando que cualquier movimiento en el universo es provocado por causa de algo más. Sin embargo, en algún momento habremos de llegar a un punto en donde encontraremos que algún movimiento tiene como causa algo que ya no tiene como causa otra anterior (¿Que dió origen al Big Bang?) Si esto es así, habremos de reconocer que se hace necesario contar con un primer motor que no dependa de otro ente, ese primer motor solo puede ser Dios.

Segunda Vía: Causas Eficientes.

Todo lo que vemos es causado por algo más. La computadora en que trabajo fue construida con ciertos componentes plásticos y metálicos los que a su vez son creados al fusionar elementos naturales, los cuales provienen del subsuelo, el cual es producto de la sedimentación de la tierra a lo largo de la historia, el cual es provocado por la acumulación de particulas, y así, seguiremos afirmando que todo tiene como causa algo anterior, hasta que en cierto punto nos habremos de econtrar con que existe algún elemento (¿Primer partícula, átomo, energía, idea?) que ya no tuvo como causa a algo anterior. Esa causa primera de la que se desprende todo lo demás, es Dios.

Tercera Vía: Ser necesario

Muy de la mano de la vía anterior, podemos observar que todos los seres del universo fueron creados por algo anterior a ellos. Algo que no existe no puede, de la nada, comenzar a existir espontáneamente. Todo lo que actualmente es, lo es por que algo lo creó. La autogeneración espontánea es imposible a menos que exista un ser cuyo origen solo pueda encontrarse en Él mismo. Se pude decir que antes de este ser nada hubo y después de este ser se explica todo lo que ha existido, existe y existirá.  Dicho primer ser necesario es Dios.

Cuarta Vía: Grados de perfección.

Si tomamos un producto, supongamos un libro, y lo trabajamos para que su contenido y publicación física sea mejor que la última edición (le mejoramos la portada, lo imprimimos con un mejor papel, le corregimos errores) seguramente habrá de resultar en un producto mejor que la versión anterior. Ahora imaginemos que unos años después volvemos a tomar el mismo libro y una vez más revisamos su contenido y su edición y logramos que esta nueva versión sea todavía mejor que la anterior, podremos decir que hemos elevado el grado de perfección del libro aún más. Podemos seguir haciendo este trabajo de perfeccionamiento una y otra vez. Claro está que la perfección absoluta no es posible en grado humano, más si lo es el avance en grados de perfección.  Más habrá de llegar un punto en donde un grado de perfección adicional ya no sea posible, lo que nos presenta la posibilidad de un grado de perfección total y definitivo. Dicho grado de perfección solo se vislumbra posible a la luz de Dios.

Quinta Vía: Orden

Mi escritorio está más o menos ordenado. Las cosas están acomodadas de tal forma que puedo tener fácil acceso a ellas de manera óptima. Puedo, desde luego, ordenarlo aún más, pero claro está que tendría que dedicar tiempo y energía a buscar mejores maneras para ubicar mis herramientas. Esto nos lleva a la idea de que el orden de las cosas es producto de una inteligencia que la provoca (que la piensa). Así, el orden del universo tiene que tener por necesidad una mente ordenadora primera.  Los primeros elementos que existieron en el universo tuvieron que haber estado acomodados de cierta manera para que provocaran, gracias a dicho orden, el desarrollo óptimo del cosmos posterior. Ya se entiende que todo orden es causado por una mente anterior a dicho orden y así, como en las vías anteriores, se hace necesario ubicar un primer ordenador que no tuvo mente ordenadora anterior. Ese primer ser ordenador es Dios.

 

Santo Tomás es simplemente maravilloso y su trabajo teológico hace ver cómo en verdad la razón humana es capaz de Dios.

Así, para demostrar a Dios no hace falta un microscopio, un telescopio o una fórmula matemática. La ciencia no tiene como objetivo descubrir o negar la existencia de Dios. De hecho, la ciencia y sus avances son posibles en gran parte gracias al orden de las cosas que estudia, al movimiento que provocan los elementos en el universo, a que es posible detectar causas y efectos en la naturaleza y sobre todo a que los científicos (los seres que hacen ciencia) son seres capaces de ordenar variables en aras de descubrir el orden de las cosas. Pero ya vimos que todos esos elementos han de tener necesariamente un origen.

Así, la ciencia es posible gracias a que Dios hace posible las reglas con las que se juega el método científico. Él método científico busca causas, explicaciones de las cosas, pero en algún momento habrá de toparse con la necesidad de explicar aquello que no tiene explicacíón anterior a sí misma (Si lo logra hacer, ahí le estará esperando Dios con los brazos abiertos).

Santo Tomás no requirió de algún acelerador de partículas, de ningún súper ordenador electrónico ni mucho menos de un equipo de doctores de las mejores universidades del mundo. Tan solo su mente, tiempo sufieciente para pensar y la herramienta más poderosa con que nos dotó el mismo Ser al que estamos tratande de explicar: Fe.

La fe es el don de Dios a través del cual nos dice “Ánimo, si lo deseas puedes conocerme. Tan solo tienes que acercarte lo suficiente a mi para que comiencen a surgir las respuestas” (Acercarse primero, respuestas después)

 

Anuncios

2 Responses to Las cinco vías Tomistas para demostrar la existencia de Dios

  1. Mimi Delgado Granados dice:

    Muchísimas gracias¡¡¡

  2. Ivanna dice:

    Excelente. Mejor explicado imposible. Nos ayudaste mucho a mí y a mis compañeras de clase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: