Lo juro por Dios (XV)

Pues bien.

Todo parece indicar que mi cuerpo no responde tan rápidamente como yo pensé a mis exigencias físicas y alimenticias.

Estoy a mes y medio de llegar a mi fecha límite y aún estoy muy lejos de alcanzar el nivel deseado.

Reconozco que en ciertos momentos me desespero y quiero tirar la toalla, pero una promesa es una promesa y quiero morir en la raya en el camino de cumplirla. Máxime si es a Dios a quien tengo de testigo.

He decidido utilizar lo que me queda de tiempo para iniciar un programa detallado y bastante exigente de ejercicio completamente enfocado en la quema de calorías.

Mi alimentación está relativamente bien controlada pero si, definitivamente el ejercicio es los que me ha fallado.

¡Vamos José Luis, tú puedes!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: