Testimonio de fe…

Hace un par de días recibí por correo electrónico el testimonio de Martín, uno de los lectores de este blog que me hace el honor de leerme desde Argentina. Sus palabras para este proyecto personal fueron por demás halagadoras, mismas que agradecí al responderle.

Sin embargo lo más valioso de su mensaje fue que en el mismo me compartió su testimonio de conversión y reencuentro espiritual con Jesús.

Después de leer su testimonio le pedí que me autorizara publicarlo para que este fuera conocido por los demás lectores del blog y pueda así servir como inspiración para muchos otros jóvenes que se encuentran en situación de angustia y búsqueda de plenitud.

A continuación transcribo las palabras que el mismo Martín me envió:

 

Para empezar y contarte un poco de mi VIDA, y por lo que he pasado, quizás la mejor manera seria empezar desde mi niñez.. 
 
Desde chico me enseñaron el camino de Dios, ademas de que mis padres me inscribieron en un colegio católico, acá en mi ciudad. Donde me inculcaron la religión como parte del aprendizaje y la VIDA.
Mis padres son personas de bien, trabajadores, humildes. Son creyentes, pero nunca se animaron a abrazar a Dios por completo. No lo llevan a la practica. Siempre tuvieron alguna duda al respecto. 
Pero a favor de eso, en ese momento, tenia a mis abuelas, que cumplían el rol que mis padres, por ahí, no podían. La parte espiritual de mi vida… 
 
A esas alturas todo parecía estar bien, no tuve que pasar por ninguna ausencia con respecto a NADA. Todo era hermoso, fácil… 
 
Mis complicaciones comenzaron cuando mis abuelas empezaron a faltarme. Lamentablemente las tuve que despedir a las dos. Fue un momento duro para mi, porque mas allá de la ausencia, tenia que encontrar la forma de sobrellevar mi vida sin esa parte tan importante de mi. Problema que tal vez, no supe afrontar de manera correcta. Tal vez me llegó el momento en el cual debía afrontar al mundo, a la vida, a todo. A ser un HOMBRE. Pero no sabia como hacer. Me sentía solo… (Es ahí, donde pienso que mis padres estuvieron ausentes, pero no los culpo por ello, pienso que debía ser así.)
 
Esos momentos son en los que estamos mas vulnerables, tal vez. Y caí. Decidí dejar de estar mal para afrontar las cosas como pudiera, (mal) recuerdo que me decía a mi mismo: 
“Yo puedo solo, nadie puede ayudarme” esos engaños me iba haciendo. En ese momento estaba integrado a un grupo de “amigos” 
(vas a entender mas adelante en el relato porque entre comillas, aunque ya te hagas alguna idea.) que no era de los que mejores me podrían aconsejar… 
 
Hasta acá bastante bien… 
 
Pero hasta que un día uno de mis “amigos” nos convenció de que probáramos cierta sustancia. (no es importante aclarar) nos dijo que eso nos ayudaría a sobrepasar todos los problemas, que iba a estar bueno. Que íbamos a poder “conquistar el mundo”, hasta ese punto nos hizo “creer”.
 
Y yo, por mi parte, por falta de criterio, accedí. Al principio, no estaba mal. Me ayudaba a olvidar los problemas, y por un tiempo corto me sentía “BIEN”. Aunque sabia muy en el fondo que no era la solución correcta a los problemas, pero me dije a mi mismo: “No importa, hacelo!” Y justo cuando pensaba que mi vida había encontrado la tranquilidad y el bienestar, me extravié. 
Recuerdo muy pocas cosas de esos momentos. Fueron muy tristes. Muy tristes. Así estuve por mas de 2 años. Perdiendo mi VIDA. Perdiendo el tiempo. Tenia muchísimos problemas, me relacionaba con muy poca gente ademas de mis “amigos”. Mi familia era un desastre, mis padres perdieron el control de todo, y se perdieron conmigo. Nadie podía ayudarnos. 
Estábamos solos. Y así, yo, quería estar. Me controlaba toda la angustia que sentía. Y no podía salir… 
 
Hasta que un día, acostado en la cama de mi habitación llorando, trate de entender porque de mi malestar, trate de racionalizarlo. Pero no tenia lógica. Nada parecía tenerlo. 
Y fue este, el punto mas bajo que he llegado, y precisamente en ese momento, en 2 segundos, (porque no me llevo mas que eso) decidí CAMBIAR. Y desde ahí, todo ha sido enmendar, corregir y mejorar… 
 
Llame a mi papa, y le conté lo que me estaba pasando, fue un golpe muy duro para mi VIEJO querido… 
Pero entre lagrimas, juntos, en ese momento lo decidimos. La noche siguiente hablé con los chicos sobre lo que había decidido. Y ellos me respondieron diciendo que “estaba mal de la cabeza”, que estaba “equivocado“, “que no iba a poder”. Desde ese día no los he vuelto a ver. No era nada alentador, más solo me sentía, pero sabia que era el comienzo de algo nuevo…
 
Después de eso, pase creo dos días bien, y al tercero caí de vuelta en una melancolía muy profunda. (nunca volví a consumir, desde aquel punto, pero sabia que tenia un largo camino por delante.) 
Y ahí fue el momento de re-encuentro con Él: “¿Qué? Señor, por favor! porque tanto amor hacia mi, sino lo merezco”. Después de ese momento hermoso, nunca perdí el enfoque en alcanzarlo. 
Lo único que me mantenía con Vida en ese momento era la esperanza de llegar a Él. Me sirvió para lo que después venia, (esta parte prefiero saltearla, pero alcanza con decir que esas noches que siguieron fueron muy difíciles…) 
estuve así por casi dos semanas. Y después de pasar por eso no he dejado de CRECER. Me enseño muchísimas cosas estando a solas con él. Me dio un rumbo, me hizo ver todo lo que había hecho, me enseño a asumir las cosas, a valorar lo tengo. Me enseño a perdonar y olvidar. Y me mostró la forma de poder enmendar todo lo que había hecho. Y poco a poco fui encontrando la forma de salir… 
 
Eso fue el principio de todo. El principio de mi VIDA. Volví a nacer de nuevo. Así fue… 
 
Unos días mas tarde, llegó a casa una visita inesperada, mi MADRINA, esa mujer con todas las letras, adoradora de Dios y seguidora de todos sus pasos, vino a visitarme. Con el objetivo de cumplir con su rol…
 
Y entre ella y un allegado a la familia (que también ha tenido sus pruebas), me convencieron (no recuerdo que haya sido difícil) de que fuera a un retiro espiritual que se hace casi todos los fines de semana, en un pueblo cerca de mi ciudad. 
Allá fui. 
Recuerdo haber llegado esa noche, todos hablaban, todos estaban FELICES, y yo ahí solo, callado, pero atento. Esperando lo que iba a pasar. No sabia lo que iba a pasar, tenia miedo. Mucho miedo. Y cuando tuve ese encuentro personal con él, fue el hecho justo que me termino de mostrar el camino, asegurarme por donde tenia que ir. Y termino de convencerme que lo que estaba haciendo era el camino correcto. En ese punto, no había marcha atrás… 
 
Y bueno, después de volver de ese retiro, mi vida no ha vuelto a ser como antes. Por esos momentos fue el de plantear lo que iba hacer el resto de mi VIDA,  estaba en mi segundo año de la carrera que había elegido tiempo atrás, y me preguntaba en ese momento, si seguir los pasos de Dios significaría dejar todo lo que había hecho hasta ese momento. Me decía: “Me gustaría ser Diseñador Gráfico” pero a la vez pensaba:
“Mm.. No me imagino eso, siguiendo a Jesús”. Y en esos días, una noche de esas, estaba divagando por Internet y no recuerdo como, pero llegue a tu blog. Y ahí termine de entender el propósito de Dios, para conmigo.
Ahora tenia la seguridad de a donde quería llegar, de quien quería ser…
 
Ahora estoy de vacaciones, disfrutando de los días que me quedan antes de ponerme de nuevo con los estudios, pero mientras, disfruto mucho leyendo LA PALABRA DE DIOS, y ademas, estoy leyendo el libro que recomendaste en una publicación, “Inteligencia Emocional”, me encanta. Dedico gran tiempo de mi día a leer. A aprender, a prepararme para todo lo demás. Y nada en medio de esto, quiero decir que no he vuelto a hacer nada de lo que hacia, mi familia esta mas unida que nunca. Dios nos bendice TODOS los días. Y estamos muy felices, con muchas ganas de empezar a VIVIR, de disfrutar de todo lo que Dios me regala y de encontrarlo en cada cosa que hago. Nada, terminando, quiero contarte que mi VIDA ha empezado a ser VIDA, después de conocerlo. Así es el amor de Dios, así lo siento YO. Que después de haberte equivocado y haber hecho todo mal, te recibe, te perdona, te sostiene, te cuida y te guía. Eso, es un AMOR infinito… 
 
Gracias por tu tiempo! Un abrazo grande desde Argentina. 
Martín.
—-
Le incité a Martín a que buscara ayudar a otros jóvenes que, al igual que él, han vivido momentos de dificultad espiritual. Una vez que uno recibe una bendición de Dios es nuestra tarea compartirla con los demás para multiplicar el alcance del amor que nos da.
Queridos lectores, si alguien tiene un testimonio de fe que deseen compartir por este medio no duden en contactarme a contacto@joseluisdamian.com 
Anuncios

One Response to Testimonio de fe…

  1. Marilyn dice:

    Hermoso testimonio el de Martin! Gracias José Luis por tener la idea de compartirlo en tu blog! La verdad es muy inspirador y creo que puede ayudar a muchos jóvenes que lo lean, porque es una prueba que con paciencia y junto a Dios es posible salir de als dificultades y tener una VIDA. Saludos desde Argentina!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: