Hablando de Dios

31 enero 2013

20130130-172222.jpg


Recuerdos personales sobre el Rosario y mi vida escolar

31 enero 2013

Unknown

 

Recuerdo que cuando era muy niño y me encontraba cursando la primaria siempre tenía la costumbre de rezar un rosario un día antes de que iniciaran las clases. Descolgaba uno que siempre me acompañaba en la cabecera de mi cama y me ponía a orar meditando y pidiéndole a mi madre del cielo varios asuntos, para mi de alta importancia en esos momentos.

Recuerdo haber estado recostado en mi cama mirando al techo, sujetando el rosario en la mano y siguiendo en él cada uno de los Padrenuestros y Aves Marías pidiendo cosas como:

“Por favor María, ayúdame a que tenga un buen año escolar”

“Por favor María, que el primer día de clases sea tranquilo”

“Por favor María, que a los encargados de hacer el listado escolar no se les bote la canica y crean que lo mejor para mi madurez es ponerme en un salón diferente al de mis amigos…”

“Por favor María si alguno de mis amigos es cambiado de salón y alejado de nosotros, sus compañeros, dale fuerza para hacer nuevos…”

También recuerdo que cierta vez, cuando se acercaba el día en que todo mi salón demostraría públicamente a nuestros papás lo aprendido durante el ciclo escolar, yo elaboré un dibujo de una cruz en una hoja y le puse una petición que decía más o menos así “Dios, que me vaya bien durante mi clase pública” lo doblé y acto seguido me puse a rezar un rosario para amarrar bien dicha encomienda al cielo.

Al parecer Dios siempre me escuchó en lo que le solicité a través de mis oraciones con el rosario pues, hoy que hago un recuento de mi vida escolar, siempre me consideré bendecido en la materia. No tuve grandes dificultades académicas, mantuve siempre un grupo cercano y unido de amigos y en las clases y concursos públicos siempre ocupé buenos lugares.

Desde pequeño y hasta la fecha, siempre he sido gran devoto del rosario. Su oración me ha soportado en muchos momentos de mi vida y por eso, como mencioné en la entrada anterior, siempre cargo con uno en mi mochila.

Para mi, rezar el Rosario es acercarme a Dios a través de la forma en que a Él más le gusta: vía su mamá.

¿Por que es tan efectiva la oración del Rosario?

Por que cada petición hecha a Dios por conducto de su madre lleva el doble de peso, pues se hace utilizando y aprovechando las influencias que ella tiene con Él.

Digamos que hablar con María es como hablar con Dios pero al doble de intensidad.

 


El Rosario

30 enero 2013

El Rosario aparece de manera frecuente en la biografía e iconografía de los santos de la Iglesia.

Junto a la imagen de la cruz, la de un rosario se puede decir que es el símbolo por excelencia de los católicos. La cruz puede referir a muchos movimientos cristianos, no necesariamente al catolicismo, más el rosario es un símbolo plenamente ligado a nuestra religión.

Desde luego que esto solo puede significar una cosa: que el poder de esta oración está por demás aceptado y comprobado en nuestra fe.

Yo siempre cargo con un rosario en mi mochila pues además de rezarle a María todos los días por medio de esta bellísima oración, me gusta simbolizar mi fe con este instrumento.

Para el católico, tener un rosario en su bolsa (completo o en forma de decenario) representa lo mismo que para un médico lo es cargar con su estetoscopio al cuello o para un constructor cargar con un flexometro en el cinturón.

Digamos que el rosario es como esa herramienta básica indispensable que, usada con la debida periodicidad, se termina convirtiendo en la piedra angular de una vida poderosa de oración.

En verdad, el rosario es la base de la fe en María y, por lo tanto, en su hijo Jesucristo, el mismos Dios hecho hombre.


Lo juro por Dios VI

28 enero 2013

¡Primer revés!

Hoy me he subido a la báscula y encuentro que he ganado un kilo después de la última vez que me pesé.

No me puedo engañar a mi mismo pues se perfectamente en qué he fallado.

Podría dejar que el desánimo me aborde y, abandonar el proyecto (una vez más), pero no puedo hacerlo ya que le he prometido a Dios que conseguiré el objetivo y eso es lo que haré.

Lo de hoy tan solo demuestra que en el camino de todo proyecto, la perfección no es indispensable, tan solo el firme deseo de continuar aprendiendo y corrigiendo lo que sea necesario en el camino.

Un tropiezo que me hará querer mejorar, no claudicar.

De principio rectificaré mi dieta (cuidando mucho más mi ingesta calórica diaria), y planearé más estrictamente mis días de ejercicio.

¡Seguimos adelante!


Creer en Dios

28 enero 2013

20130128-160133.jpg


Ser católico…

26 enero 2013

La primer entrada que publiqué en este blog en e 2009 llevaba como título el mismo que precede la publicación de hoy: “Ser Católico”.

Y es que en este año que estoy iniciando me ha surgido mucho la inquietud de meditar y reflexionar sobre mi llamado a pertenecer a la Iglesia.

A veces me pregunto ¿qué sería de mi si jamás nadie me hubiera hablado de Cristo, de la historia de la salvación y de la Iglesia que administra y vela por la santidad de los que hemos creído en la buena nueva?

¿Qué hubiera pasado si mis papás hubieran vivido en otro país? ¿Que hubiera sido de mi fe si yo no hubiera conocido a Dios en esta época?

En fin, no llegaré a ningún lado por andar cavilando en lo que pudo ser. Sin embargo una idea me resulta muy positiva de esta reflexión.

Si yo, por azares del destino, no hubiera tenido la oportunidad de encontrarme con la iglesia católica, estoy seguro que la Iglesia, valiéndose de todo su poder de evangelización y apostolado, me hubiera encontrado a mi.

Por eso es importante que los católicos asumamos el indelegable rol de apóstoles de Jesús, pues existen millones de personas en el mundo que, habiendo nacido o crecido lejos de un ambiente cristiano, no han recibido aún la noticia de Jesús en sus vidas.

Ser católico es ser mensajero y jamás podremos descansar hasta que Cristo llegue a todos los rincones de la tierra.


Un plumón y mi matrimonio

25 enero 2013

Como buen profesor que soy, tengo la costumbre de siempre cargar con un plumón de agua (marcador) en mi mochila. Es de esos que  se utilizan en las salas de juntas o en los salones de clases y que se borran fácilmente.

Pues bien, me he dado cuenta que tener este plumón puede ser una gran herramienta matrimonial, pues lo he empezado a utilizar par llenar todas las superficies de cristal de mi casa con mensajes de amor para mi esposa.

Hoy se me ha ocurrido utilizar en plumón para dejarle un mensaje pintado en los cristales de su coche antes de salir rumbo a la oficina.

Hace un par de minutos ella me ha llamado felizmente por teléfono para agradecer el detalle… (Lo hizo jugándome una broma en donde reportaba simpáticamente un acto de vandalismo)

Y es que en los detalles matrimoniales no tiene nada que ver el costo que se haya invertido en crearlos (ok..ok… las joyas a veces ayudan).

Con este mismo plumón marqué igualmente la tapa metálica de un recipiente de comida para que cuando mi esposa sacara el mismo del refrigerador se encontrara con un muñequito que le saluda y le dice “Te amo”.

Un plumón, un simple plumón es más que suficiente para expresarle a tu esposa lo mucho que piensas en ella por toda la casa.

Son justamente esos detalles los que me permiten cultivar la semilla de mi amor hacia ella. Amo a mi esposa y todo el tiempo estoy pensado en formas de sorprenderla…

¿Alguna otra idea?


Lo juro por Dios (V)

24 enero 2013

Les cuento que he encontrado unos panqués bajos en calorías y con gran sabor a manzana que me ayudarán a calmar mi ansiedad por los carbohidratos y los azúcares (Parezco abeja en búsqueda de miel).

Físicamente mi cuerpo empieza a quejarse de que le empiece a quitar reservas calóricas y mi mente le quiere hacer segunda en dicho reclamo, más mi voluntad se niega a claudicar.

Cargo todos los días en mi bolsillo de la camisa un papel con el juramento impreso y firmado de tal forma que me recuerde a cada instante el pacto que le hice a Dios.

He incrementado mi vida de oración y mis visitas espontáneas a capillas e Iglesias.

Hoy súbitamente de la nada se me resbaló el anillo matrimonial de mi dedo y aunque me gustaría pensar que esto obedeció a que se me están adelgazando los dedos por la pérdida de calorías, me parece más bien que esta reducción dactilar fue provocada por el frío espantoso que hizo durante mi trayecto a la oficina.

Siento que estoy siendo más disciplinado que la semana anterior y ojalá que esto me traiga mejores resultados el próximo lunes que me suba a la báscula.

¡Seguimos reportando!


Mi palabra favorita

23 enero 2013

Si tuviera que elegir una palabra favorita sin lugar a dudas sería “Dios”.

Si, ya se que esta es la respuesta que se esperaría de un católico declarado como yo, más no solo la escogería por eso.

La palabra tiene una fonética hermosa ya que es un monosílabo que se pronuncia en un solo golpe de voz, no requiere mucho esfuerzo el decirla.

Además empieza con la letra “D”, misma que se utiliza para escribir palabras igualmente hermosas como Día, Dar, Divino, Detalle, Diluvio.

Y qué decir de su significado. Dios es un término repleto de historia, lleno de antigüedad y cargado de toda la experiencia humana.

Estoy seguro que si bien no fue precisamente la primer palabra en inventarse, si que ha de haber sido de las primeras en generar más controversia y diálogo entre los primeros hombres que se empezaban a comunicar en aquella época de cavernas.

Yo estoy acostumbrado a escribirla siempre en mayúscula (Dios) en muestra de admiración, fe y respeto por el sustantivo propio que es, a menos claro está que me refiera a un dios no único ni verdadero (dios).

Si, Dios es una palabra muy hermosa, pues en su simplicidad encierra también su poderío. Es fácil de decir más compleja de entender.

Que bueno que los hombres escogimos la palabra “Dios” para referirnos al Creador, al Todopoderoso. Pudimos haber elegido otras palabras igualmente bonitas y sencillas como “Didi”, “Ladá” o “Tropi” pero por alguna razón nos inclinamos por “Dios” y yo estoy muy agradecido por que así fue.


Quien verdaderamente importa…

22 enero 2013

Suponga querido lector que se encuentra a bordo de una avión realizando un viaje de negocios cuando de pronto, en la parte trasera del mismo, se escucha un tronido garrafal seguido de una densa bola de humo. Es notorio que el avión ha sufrido un accidente mecánico y, a juzgar por los rostros de los mismos encargados del avión, el panorama no se vislumbra nada optimista  pues estos corren en dirección contraria de la zona del desastre.

Todos los pasajeros, incluido usted, entran en pánico.  De pronto en el altavoz se escuchar que el piloto, quien igualmente muestra un tono de voz nervioso, hace el siguiente anuncio:

“¡A todos los pasajeros se les informa que el avión ha sufrido una avería bastante severa, misma que nos hará aterrizar de manera forzosa en los próximos minutos! Hemos habilitado la posibilidad de intercomunicación de sus celulares para que puedan realizar lo que probablemente será su última llamada antes del aterrizaje…”

Ante este escenario… ¿A quien llamarías?

La respuesta que brindes arrojará el nombre de la persona más relevante en tu  vida. Esa que, por encima de todos, es quien más significado tiene en tu existencia y que merecerá tu última atención.

Ya sea tu mamá, tu esposa, tus hijos… la persona que recibiría tu última llamada es para ti la más importante y quien sabes debería de recibir más tiempo y atención de tu parte hoy. Es, en resumidas cuentas, la persona que más amas en el mundo.

Gracias a Dios no estás viviendo el escenario que describí al iniciar esta publicación. Tu vida está a salvo y si estás leyendo estas lineas es probable que no tengas grandes apremios por resolver.

Siendo así…

…toma el teléfono y háblale a esa persona que tanto amas. Dile que la quieres y que le marcaste pues estabas pensando en ella. Entabla una conversación amorosa y luego regresa a tus actividades cotidianas.

Si resulta que esta persona es a quien le quisieras dedicar tus últimas palabras de vida, entonces por que no dedicarle tus primeros momentos de cada mañana.

Háblale, nunca está de más decir: ¡Te quiero!


A %d blogueros les gusta esto: