Defender a los demás…

Es muy natural que como parte de nuestra educación como buenos católicos se nos invite a “no criticar” a las demás personas.

Me parece, en definitiva, un acto muy loable.

Sin embargo considero que, adicional a esta buena conducta, existe una aún más digna y edificante: “defender a los demás”.

Todos nos hemos visto envueltos de manera directa o indirecta en pláticas en las que se comienza a juzgar las acciones de una persona que no está presente. Mi postura personal ante estas situaciones ha sido la de no participar en dichas conversaciones. ¿Cómo lo hago? Provocando que se cambie de tema hacia un punto más productivo o simplemente guardando silencio.

Pero pienso que con un silencio o una esquiva del tema, si bien se corta de tajo la maledicencia (mal decir), no llega a ser suficiente, pues bien se podría hacer más por construir hacia la beneficencia (el bien decir).

Así que me he propuesto que,  cada vez que escuche que una persona está siendo sujeta de críticas, yo contestaré utilizando el siguiente argumento: “Detrás de cada acción siempre hay una historia que no conocemos…” y listo.

Hablar de quienes no están presentes es muy fácil, pues sabemos que las consecuencias de nuestras palabras no tendrán un impacto inmediato (aparentemente), más salir a la defensa de quienes no están no resulta igualmente sencillo. Esta acción, como todas las virtudes humanas, requiere de un esfuerzo y un don especial que solo las almas nobles pueden conseguir.

Recordemos que nuestro llamado es a construir hombres y mujeres para el Reino de Dios… jamás para destruirlos.

Anuncios

One Response to Defender a los demás…

  1. Aurora dice:

    Puedes añadir, si no surte el efecto esperado y te sueltan el “…sí, pero…” o un “…pareces tonta!…” (cómo me ocurrió a mí no hace mucho) que si nos miramos en el pasado nos daremos cuenta de que muchas de las cosas que siempre dijimos que jamás haríamos , hemos acabado haciéndolas o incluso peores.Y rematar con un ” Así que ahora prefiero no criticar a nadie porqué no sé lo que yo haría si estuviera en su situación y con sus circunstancias”

    Funcionó.

    Me parece muy bonito lo que has escrito y muy importante porque a veces estas actitudes que comienzan con un simple comentario van encendiendo los ánimos de los presentes y al final algo muy simple puede convertirse en el linchamiento de la persona criticada y con una frase tan bonita como la tuya se ataja el tema y se evita además, no sólo que esas palabras lleguen a la persona-objeto de la crítica sino, que esas personas caigan en pecado.

    Te sigo.

    Aurora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: