La fila de la comunión…

Mi esposa me hacía la siguiente observación:

“Si todos nos comportáramos en nuestro día a día de la misma forma en que lo hacemos en la fila de la comunión cuando vamos a misa, el mundo sería completamente diferente…”

Tras meditar dichas palabras,  yo no pude evitar sacar al sociólogo que llevo dentro y de inmediato procedí a profundizar en el asunto.

A continuación, les comparto 10 elementos interesantes que pude encontrar:

Cuando uno observa la manera en como los católicos nos comportamos en el momento de ir a comulgar se puede observar lo siguiente:

1) Sin necesidad de emitir un solo sonido de voz, ni una orden externa, la fila se organiza de manera perfecta.

2) De una manera gustosa y muy complaciente los feligreses se detienen en la fila para permitir que otras personas se incorporen delante de ellos.

3) Muchos se esperan hasta el último para permitir que sean otros quienes reciban la comunión primero.

4) Los padres de familia se hacen acompañar de sus hijos a quienes acarician y les sonríen en el tiempo que dura la fila.

5) Las personas se muestra pacientes y se adaptan al ritmo semi lento en que avanza la fila sin desesperarse.

6) Como en ningún otro momento las personas se pueden observar en meditación y oración mientras avanzan.

7) Las personas mayores se ven constantemente apoyadas y auxiliadas para poder llegar al altar, incluso por personas ajenas a ellas.

8) En ningún momento se presencian pleitos ni disputas por algún tipo de incidente.

9) Los esposos siempre permiten que sus esposas vayan por delante y usualmente les toman la mano o los hombros cariñosamente.

10) La actitud de todos los feligreses es de profundo silencio y oración…

En conclusión, Dios se hace presente en esa fila de la comunión, incluso antes de hacerlo en nuestros corazones a través de la hostia.

¡Eso es lo que sucede cuando permitimos que Dios actúe en nuestra vida!

Anuncios

2 Responses to La fila de la comunión…

  1. me encanta esta concienzuda reflexión !!! , digna de compartir para que todos reparemos en este momento, que fácil es dejarse guiar por el SEÑOR, … gracias!

  2. Ruben dice:

    pues a mi, que soy de Barcelona, siempre me ha sorprendido el contraste entre el porcentaje de gente que al asistir a misa comulga y la poca gente que hace cola para confesarse… Sin ánimo de juzgar a nadie… pero me sorprende el “olor de santidad” en que se deben sentir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: