¡Si se puede! ¡Si se pudo!

A lo largo de mi vida he crecido con un paradigma que pareciera estar clavado en la cultura de la mexicaneidad.

El mexicano crece creyendo que “no puede“.

“No podemos progresar….”
“No podemos trabajar en equipo…”
“No podemos tener buenos políticos y gobernantes…”
“No podemos salir del subdesarrollo…”
“No podemos ser campeones del mundo…”
“No podemos respetar la autoridad…”

“No podemos…”, “No podemos…”

Yo he llegado a la conclusión de que esta idea de impotencia e imposibilidad es producto de lo que se suele conocer como una “profecía autocumplida“. Es decir, los mexicanos “no podemos”, principalmente por que creemos que no podemos… Y así se provoca el terrible círculo vicioso de la autodestrucción.

Sin embargo, con todo y esta idea derrotista clavada en nuestra idiosincracia, llega un evento que nos demuestra que México debe de creer todo lo contrario… Que los mexicanos… ¡Desde luego que podemos!

Dicho evento fue la reciente visita del Papa Benedicto XVI.

Lo que apreciamos durante esta visita fue una gran y contundente muestra de que los mexicanos…

sí podemos organizarnos civilmente (La vista la organizó y coordinó la sociedad civil no el gobierno)

si podemos salir a las calles (La delincuencia y la inseguridad no nos detuvieron para salir a ver al Papa en las carreteras, lugares habitualmente peligrosos)

si podemos festejar, vitorear y gritar sin necesitar hacer uso de grocerías y maldiciones.

si podemos respetar la autoridad… misma que demuestra que si puede facilitar y promover el orden público para lograr la convivencia sicial.

si podemos aliarnos y reconciliarnos… (durante la misa masiva del Papa en Silao cientos de políticos que en otras circunstancias se comportan como rivales, fueron vistos saludándose y conviviendo)

si podemos organizarnos en equipo. Que mayor prueba de esto que el enorme y fabuloso trabajo de cientos y cientos de voluntarios que, sin recibir pago alguno, hicieron posible cada momento de la visita.

si podemos alinearnos a una misma causa. La visita del Papa no fue un asunto de católicos exclusivamente, sino de pluralidad y respeto.

si podemos ser reconocidos internacionalmente. La prensa vaticana (los periodistas de todo el mundo que siguen los pasos del Papa en todo momento) han comentado en innumerables ocasiones que las visitas de los pontífices a nuestro país son las mejores organizadas en todo el mundo.

En conclusión, este acontecimiento que recién concluyó fue una demostración a gran escala de lo que somos capaces los mexicanos cuando nos lo proponemos y cuando estamos alineados y por una causa de bien común.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: