La importancia del futuro

Habiendo tenido la oportunidad de estudiar diversos temas relacionados con asuntos empresariales, he encontrado un principio que me ha llamado de sobremanera la atención.

Supongamos que el dueño de una empresa tiene la intención de retirarse de manera definitiva y para hacerlo quiere vender su negocio… ¿Cuanto deberá pedir por él?

Para saberlo, quienes hemos estudiado temas financieros, solemos acudir a lo que se suele conocer como Teoría de Valuación de Empresas, en donde lo que se aprende es precisamente a encontrar el valor actual de un negocio.

Pues bien… aquí viene lo interesante de este asunto.

Es común caer en la tentación de pensar que una empresa es tan valiosa como los logros que en el pasado ha obtenido. Es decir, que entre más éxitos pueda demostrar el dueño del negocio que su empresa ha logrado a lo largo de la historia de la misma, la empresa valdrá más.

Bajo este supuesto el empresario diría algo como …“Mi empresa vale mucho por todo lo que ha logrado”

Pues resulta que no es así.

Más que por su pasado, una empresa vale tanto como la expectativa de futuro se tenga de ella.

Esto, en el caso del empresario que estamos tratando, vendría a significar que su empresa valdrá tanto como él sea capaz de demostrarle a un posible vendedor que el futuro de la misma será promisorio, aún habiendo tenido temporadas pasadas de pérdidas o ganancias determinadas.

¿Por qué esto es así? Por que nadie puede asegurar un logro futuro simplemente por que tuvo un logro pasado. Es más, si el empresario se va a salir del negocio, es altamente probable que la empresa pierda a su principal talento, y sin él… nadie asegura que los logros pasado se podrán repetir.

Sucede lo mismo con los fracasos…

Muchas empresas que hoy son sumamente exitosas fueron compradas por sus actuales dueños en momentos de tremenda crisis (de hecho, seguramente por eso se las vendieron), pero es justamente la visión de sus nuevos dueños y la capacidad de creer que podrían revertir la situación crítica de la organización, lo que les hizo invertir en ellas.

En conclusión, une empresa vale por su futuro no por su pasado.

“José Luis… te equivocaste de blog” estarán pensando…

No…

De hecho precisamente es la relación de estos conceptos con la espiritualidad  católica lo que me trae a escribir este asunto en el  blog.

¡Déjenme explicar!

Al igual que con las empresas,  las personas son tan valiosas como su capacidad de actuar en el futuro… ¡NO EN EL PASADO!

Lo que te hace valioso hoy no es lo que hiciste ayer, sino el potencial que tienes para actuar mañana.

¡Esta idea es maravillosa! ¿No lo creen?

Nos quita la condena del pasado y nos abre la esperanza del futuro.

Jesús, leemos en el evangelio, jamás consideró el pasado de las personas para amarlas. Al contrario, las curó, les habló y las abrazó en su corazón aún con todo y su pasado. Ese es el milagro del perdón… Lo que te define no es tu pasado sino tu futuro. Esto es lo que pensaba Jesús al convivir con pecadores y no con justos.

“Yo he venido a curar a los enfermos no a los sanos” dijo en repetidas ocasiones

Por eso me enamora esta idea de que no soy más o menos valioso por que me equivoqué  o triunfé en el pasado, sino por mis ganas de amar en el futuro.

Eso nos dice Dios en el sacramento de la confesión:

“..anda, te perdono, tu pasado no me importa máste amo por que hoy, en este preciso momento, tu puedes decidir amar hasta la muerte en el futuro.”

Lo hecho… ¡hecho está! Lo importante es lo que está por venir en tu corazón.

Anuncios

One Response to La importancia del futuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: