Ayudar…. si pero ¿cómo?

30 noviembre 2011

Ayudar al próximo está en la escénica del catolicismo. El prestar servicio a los demás es, podríamos decir, lo que caracteriza a un católico… (o por lo menos así debería de ser)

Pero ante esta premisa, se me viene una interrogante… ¿Cual es la mejor manera de ayudar?

De principio, me atrevería a decir que no debemos de confundir “ayudar” con “relevar“.

El primero implica participar en el problema del otro para tratar de aportar a la solución, mientras que en el segundo (relevar) lo que se hace es desplazar por completo al otro de cara a resolver el problema en cuestión.

Esta distinción de términos es importante pues muchas veces ante un problema que se presenta en la vida del prójimo y en el que tenemos la posibilidad de participar para solucionarle, lo hacemos poniendo el foco de atención en “el problema” en sí y no en el “actor que lo resuelve“. Es decir, muchas veces pensamos que ayudar significa quitarle por completo el problema al prójimo poniéndolo sobre nuestras propias espaldas.

Pero esta perspectiva omite un punto importantísimo… “Que en el proceso mismo de resolver un problema, el ser humano madura y crece“, por lo que si le quitamos por completo al prójimo la oportunidad de afrontar su propio problema (relevándolo), le estamos quitando de igual manera la oportunidad de madurar y evolucionar en la adversidad.

Por eso, me atrevo a decir que la mejor manera de brindar ayuda al prójimo no es resolviéndoles directamente sus propios problemas de tal forma que este ya no les tenga que afrontar, sino más bien aportándole solo el soporte estrictamente necesario para que la persona salga adelante aún por sí misma.

Para ejemplificar esto les comparto una breve experiencia familiar.

Hace un par de días mi hija, por estar distraída, omitió apuntar la tarea que la maestra les había dejado como asignatura para realizar en casa. Al llegar de la escuela, su madre (mi esposa) notó está omisión y se dispuso a tratar de ayudarla a resolver este asunto.

¿Qué pudo haber hecho mi mujer al respecto?

a) Regañar a mi hija por la omisión y dejar que se sacara cero en esa asignatura… (No ayudar)

b) Resolverle el problema a mi hija hablándole a la mamá de una de sus compañeras para que pasara la tarea… (Relevar)

c) Apoyar a mi hija para que fuera ella quien resolviera el problema y de paso madurara en el proceso…(Aportar)

Pues bien, si mi esposa se hubiera centrado únicamente en tratar resolver el problema sin fijarse en el efecto que esto tuviera en la persona que lo afrontaba (mi hija), seguramente la opción b) hubiera sido lo suficientemente aceptable y pronta.

Pero mi esposa sabía que “relevando” ella misma a mi hija de su responsabilidad, si bien lograría resolver el dilema, no le ayudaría en nada a mi hija en su crecimiento personal.

Así que decidió que, aunque la solución tomaría un poco más de tiempo, dicha situación era una excelente oportunidad para “aportar” a la maduración de mi hija.

Mi esposa fue a donde tenía guardados varios documentos de la escuela de mi hija, tomó la lista de teléfonos de todos los compañeritos de escuela de mi hija y le entregó el teléfono a mi hija para que fuera ella quien realizara la llamada necesaria.

Mi hija, sorprendida por la acción de su madre, se paralizó por un instante pues jamás había hecho una llamada telefónica por cuenta propia, pero ante la insistencia de mi esposa comenzó a marcar el número de una de sus amigas.

¿Mi esposa pudo haber realzado la llamada? Desde luego que si!! Pero, una vez más, no se trata de “desplazar” a los demás en la solución de sus problemas, sino de ayudarles a crecer en el proceso de solución de los mismos.

Mi hija, concluyó la llamada de manera exitosa. Al finalizar la misma, ya tenía recuperada la asignatura que había olvidad en la escuela y mi esposa estaba orgullosa de haber contribuido a que su niña diera un paso más en su crecimiento. La cara de mi hija por haberse demostrado que ella misma fue la que actuó para resolver su problema fue maravillosa… ¡Se sentía orgullosa! ( Y su mamá todavía más de haber aportado a este logro personal)

Este ejemplo es una pequeña muestra de cómo debemos de ayudar…

Cuando prestemos un servicio a alguien que necesite de nuestro apoyo, no busquemos inmediatamente desplazar a la persona en cuestión aún teniendo nosotros la posibilidad absoluta de resolver el dilema. Mejor pensemos que la adversidad es una excelente oportunidad para crecer y aprovechémosla como tal.”

Así que respondiendo a la pregunta que da título a este post…

¿Cómo ayudar?

Recomiendo lo siguiente…

“Ayuda centrando tu servicio en el crecimiento y maduración de la persona ayudada, no en su problema en particular…”

Cuando el católico ayuda al prójimo lo hace a sabiendas de que este crecerá y será mejor con la ayudad recibida, aunque esto implique no resolver ningún problema de inmediato.

Anuncios

¿Existe Dios?

29 noviembre 2011

Es completamente válido que nos planteemos esta pregunta…

¿Existe Dios?

Es fundamental pues me parece que de la respuesta que cada uno demos a esta interrogante es que se derivará la explicación de todos nuestros comportamientos individuales.

Yo debo de reconocer que, aunque actúo diariamente con la convicción de que la respuesta a esta pregunta es completamente afirmativa, existen momentos en que me detengo a cuestionármelo en serio.

Pero… ¿en verdad existe Dios?

Miente aquella persona que diga que jamás ha dudado y que jamás ha pues en entre dicho su fe, pues es natural en el hombre hacerlo.

A lo largo de mi vida he tenido experiencias personales que me han llevado a confirmar que mi convicción sobre la existencia de Dios es certera. He tenido la oportunidad de ser tocado por el amor de Dios en un sin fin de veces…

Pero también reconozco que otras tantas ocasiones la desconfianza ha asaltado mi mente y  me tienta la idea de que el camino sería más fácil si Dios no fuera un motivo de orientación en mi vida.

Sería  más fácil regirme por mis propias convicciones y conveniencias y ser yo mismo mi propio juez y parte… ¿no es así?

Pero es justo ahí, en ese último argumento, en donde Dios me recupera.

¿Cómo podría yo delegar mi destino a mi mismo, siendo que yo soy al mismo tiempo un ser falible y fallido?

No, definitivamente no.

Ser mi propio juez no me llevaría a nada bueno. Lo se.

Necesito anclarme de esa cuerda irrompible y fiel que es Dios. Necesito tenerlo pues yo mismo no me basto.

No niego que he dudado, pero también reconozco que una y otra vez la fe vuelve a mi corazón. Es como si Dios supiera que necesita dejarme caer un poco para que aprenda de mis heridas, pero jamás haciéndose por completo a un costado de mi intento.

En fin… así es el hombre. Imperfecto, pero con todo y eso… Dios nos quiere a morir.


Ya se siente cerca!!!

24 noviembre 2011

Ya se siente cerca la época más cálida del año, y no precisamente por las temperaturas que se vivirán en gran parte del globo terráqueo, sino más bien por los sentimientos y actitudes que se viven en las sociedades católicas en las

Si, ya viene Navidad y ya lo empezamos a notar en la decoración de calles y tiendas, pero será mucho más importante que lo que mejor decoremos desde estos instantes sean nuestro corazones.

Una buena recomendación sería acercarnos al sacramento de la confesión para preparar nuestras almas para la fiesta del nacimiento del niño Dios.

Aún faltan días para la noche buena pero ya empezamos a sentir que Jesús calienta nuestros corazones… ¿no es así?

Preparémonos…. de corazón!


Preguntas para reflexionar (2a parte)

17 noviembre 2011

Aquí les paso la segunda parte de la serie de preguntas que suelo utilizar en las sesiones de Orientación Vocacional que llevo a cabo con jóvenes preuniversitarios.

Espero que les sean de gran utilidad para cuestionarse un poco sobre el sentido de lo que hacemos en la vida…

 

1.-  ¿Cual es la materia que más odias de la escuela?  ¿Por qué razón o motivo (a cambio de qué) estarías dispuesto a seguirla tomando a pesar del esfuerzo que te implicará estudiarla? 

 

2.- Imagina la siguiente situación:  Una señora de 99 años de edad lanza una convocatoria a nivel mundial para heredar una de las fortunas más grandes del mundo a la persona que le convenza de tener el mejor proyecto de todos los que se presenten ¿Qué proyecto propondrías y por qué habría de resultar este interesante  para la señora, tanto como para que te de el dinero a ti y no a alguien más?

 

3.- Piensa en tres personas que hayan marcado una influencia muy positiva en tu vida. Alguien a quien su simple evocación te resulte en alegría, entusiasmo e inspiración. ¿Qué cualidades tiene esa persona que te ha hecho admirarle tanto?

 

4.- Te han encerrado en una biblioteca llena de miles de libros. Al hacerlo te han dado una sola indicación. No podrás salir del lugar (ni siquiera para comer) hasta que no hayas leído por lo menos 10 libros en su totalidad. No hay de otra… sabes que será una jornada larga y muy agotadora ¿Qué temas y libros escogerías leer dentro de la biblioteca?

 

5.- Te han detectado una grave enfermedad. Lamentablemente el doctor te informa que tienes escasamente un año más en que tu cuerpo y tu mente estarán completamente lúcidos. Por lo mismo, debes de aprovechar este año que te queda para construir aquel proyecto profesional, social o empresarial que siempre soñaste. Asumiendo que tendrás recursos económicos disponibles para hacerlo…¿Qué decidirías hacer en este año? 


Preguntas para reflexionar…

16 noviembre 2011

Aquí les comparto algunas preguntas que utilizo cuando doy orientación vocacional a jóvenes preuniversitarios.

Son pequeños ejercicios que me sirven para ayudarles a que reflexionen sobre el verdadero sentido de lo que quieren hacer en la vida.

Me imagino que el mismo resultado puede lograrse con alguno de los lectores de este blog… (No dejen de hacerme llegar sus respuestas y comentarios sobre cada uno)

1.- Imagina que una persona te está obligando a caminar por una viga de 30 cm de espesor que conecta dos rascacielos de 50 pisos cada uno por la azotea.  No tienes alternativa…lo tienes que hacer. Pero antes de arriesgar tu vida haciendo dicha proeza la persona te informa lo siguiente: “A cambio de arriesgar tu vida haciendo esto, te voy a conceder un deseo en favor alguien más o de alguna causa… ” ¿Qué pedirías y por qué?

 

2.- Proyéctate al futuro el día en que estarás cumpliendo 80 años de edad. En tu casa se encuentran reunidas todas aquellas personas que a lo largo de tu vida se han visto beneficiadas por tu gran labor como persona y como profesional. Así, ha llegado el momento en que cada uno de los asistentes se levantará y en voz alta te agradecerá encarecidamente por haberles ayudado a conseguir cierto logro en su vida.  ¿Qué te gustaría que dijeran dichas personas? 

 

3.-  Acudes con un hechicero de mucho prestigio, el cual es famoso por ayudarle a las personas a ver algunos aspectos de su futuro. Utilizando su bola mágica de cristal te deja ver que en tu futuro… ¡Serás millonario!, ya que el proyecto profesional que emprendiste fue todo un éxito. Lamentablemente el mago no es capaz de ver cual es dicho proyecto, pero si te asegura que independientemente de cual sea este, ya tienes asegurado el éxito. Conociendo estas circunstancias futuras… ¿Qué proyecto emprenderías hoy? ¿Qué fue lo que les ayudaste a conseguir en sus vidas?

 

4.- El empresario más rico del mundo te ha contactado para hacerte la siguiente propuesta: “Hola, me han dicho que eres capaz de generar grandes resultados haciendo lo que haces y estoy dispuesto a  contratarte para que desde mi empresa tengas todo el apoyo económico para que puedas seguir haciéndolo. Pero antes dime… ¿Qué es exactamente eso que haces que está produciendo tantos resultados en el mundo?

 

5.- Tienes una oferta interesante para dictar una clase magistral en la mejor universidad del mundo. Te han dicho que tienes un mes para poder preparar dicha clase, la cual será impartida a las personas y alumnos que tú mismo propongas de acuerdo al tema que elijas enseñar. ¿Cual sería el tema que expondrías y a que personas pedirías que te reunieran en el salón de clase? 

(Mañana les compartiré más ejercicios de reflexión como los anteriores)


Las respuestas de Dios…

15 noviembre 2011

Si tu le pides en oración algo a Dios, su respuesta puede ser una de las siguientes tres:

1.- Si…. (en cuyo caso agradece)

2.- Todavía no… (en cuyo caso persevera)

3.- Tengo otras planes para ti… (en cuyo caso acepta y escucha)

Dios es el gran estratega. Él sabe por que responder de una u otra manera ante lo que el hombre solicita.

La voluntad de Dios es perfecta y llena de sabiduría, pero la capacidad del hombre para adaptar su propia voluntad a la del Creador es bastante imperfecta.

Mi consejo es que tengas paciencia, ores mucho y nunca pienses que dependes de que suceda algo extraordinario en tu vida para que esta tenga sentido.

Como ya lo he dicho en anteriores ocasiones…

Ante la voluntad de Dios… ¡tiempo y paciencia!


Teaming

14 noviembre 2011

Esta es una de esas ideas que puede cambiar el mundo.

Se trata del movimiento social de nombre “Teaming“…

Es una idea por demás simple, pero increíblemente poderosa que es promovida en todo el mundo por el holandés Jil van Eyle quien no pretende obtener más beneficio de la misma que el de aportar a construir un mundo mejor. (Teaming no le genera un solo peso de ingreso )

El concepto funciona de la siguiente manera:

1.- Los empleados de una empresa o un grupo se ponen de acuerdo para donar una vez al mes de forma completamente voluntaria $1 USD por persona (o el equivalente en cada país). No más de esta cantidad por persona al mes, de lo contrario se pierde el fundamento del éxito del movimiento.

2.- La empresa pone a disposición del movimiento una cuenta de banco para recolectar mensualmente dichos donativos.

3.- Al final de un año de recolecta mensual de $1USD por persona, el monto acumulado se dona a una causa social  que los mismos empleados votará de manera democrática (dicha causa puede ser desde la necesidad especial de un empleado de la misma empresa o a una institución que ya haga una labor social determinada).

4.- Listo. Se vuelve a repetir el proceso el siguiente año.

El éxito de este movimiento radica en la idea de “las micro donaciones“.

Definitivamente para una persona es más fácil donar tan solo $1USD al mes (o lo equivalente a este monto en cada país), que donar una fuerte suma de dinero de un solo jalón en un día.

$1 USD no le pesa absolutamente a nadie, pero este micro esfuerzo, sumado al de otros 10 o 1,000 empleados en una misma empresa, definitivamente si que puede hacer la diferencia para alguien.

Aquí les comparto un video que explica nuevamente la idea…

Si alguno está interesado en implementar esta simple y grandiosa idea en su organización, en el sitio www.teaming.info puede encontrar manuales y recomendaciones para hacerlo de manera inmediata sin costo alguno.


A %d blogueros les gusta esto: