El silencio…

Cómo me hace bien asegurarme momentos de silencio durante el día…

No pendientes, no tareas, no agobios… simplemente un espacio para meditar y escuchar la voz que me centra hacia lo verdaderamente importante, la voz de Dios.

En una ciudad en donde el ruido y la información en exceso es lo que impera, lograr un espacio de silencio es de vital importancia.

Silencio… silencio… silencio… dejemos que Dios sea el que hable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: