¿Y por que no?

28 julio 2011

No me cansaré de difundir tanto como sea necesario este video, por favor siéntanse con la total libertad de hacer lo mismo a través del siguiente link…

http://www.whynotpriest.org/

¡¡¡Promovamos las vocaciones sacerdotales y oremos por la fidelidad de quienes ya siguen esta hermosa vocación!!!


La vocación sacerdotal

27 julio 2011

De joven desde luego que me cuestioné la posibilidad de ser sacerdote.

Crecí rodeado de grandes testimonios sacerdotales y siempre me sentí inspirado por esos personajes ataviados en traje oscuro, sotana o casulla litúrgica que una y otra vez nos invitaban a portarnos bien y a crecer espiritualmente todos los días. Para un niño es bastante motivante saber que tu formación escolar está en manos de personas que están orientadas por el amor al prójimo y a Dios.

Desde luego reconozco que si en verdad ese hubiera sido mi llamado vocacional, en estos momentos yo estaría escribiendo estas líneas desde un seminario o desde el interior de una sacristía en alguna Iglesia del mundo, pero por alguna razón nunca sentí que ese tendría que haber sido mi camino particular. No el del sacerdote pero si el del formador, así que eso soy… un laico con vocación de formador.

Ahora bien, creo que aquellas personas, jóvenes principalmente, que si optan por recorrer el sendero de la vocación sacerdotal merecen todo mi agradecimiento y reconocimiento de corazón. Son esos jóvenes que han respondido generosamente a un llamado muy peculiar y particular de Dios en sus almas. Muchos de ellos pasando por grandes obstáculos (económicos y sociales) para atender plenamente a este llamado.

La vocación sacerdotal es de las más privilegiadas que pueden existir. Quien ha sido llamado a esta forma de vida tiene ante si la oportunidad  más hermosa de conseguir la plenitud en la tierra asegurando la misma en el cielo. Y si bien sacerdocio no es sinónimo de santidad en todos los casos, si debemos de reconocer que es uno de los caminos que más posibilitan dicha misión.

Quienes han sido llamados por Dios par velar por la santidad de las almas en la tierra y asegurar su seguro retorno al paraíso son quienes tienen una de las profsiones más hermosas que puedan existir en la tierra: lograr la propia santidad asegurando la santidad de los demás.

¡Hoy pido por la vocación fiel y generosa de quienes han decidido escuchar el llamado de Dios para el sacerdocio!  


Orientar

26 julio 2011

Me gusta la palabra “orientar”...

No significa “forzar” ni “obligar”, más bien la relaciono con la palabra “iluminar”.

El maestro orienta al alumno quien es el responsable final de tomar su propia decisión. El docente tan solo puede dar algo de luz sobre el camino que él sugiere tomar pero no interviene más.

Como formador de profesión, me encanta la palabra “orientar” ya que engloba lo que a mi parecer Jesucristo vino a hacer en la tierra… orientarnos en el camino de la salvación. 


Conóceme

21 julio 2011

“Yo soy tu más fiel compañero. Soy tu mayor apoyo o tu carga más pesada. Te empujaré hacia adelante  o te arrastraré al fracaso. Estoy totalmente a tus órdenes.

La mitad de las cosas que haces podrías pasármelas a mí, y yo las haría  rápida y correctamente. Se me puede manejar con facilidad : sólo tienes que ser firme conmigo. Enséñame exactamente como quieres que haga una cosa, y al cabo de pocas lecciones  lo hará automáticamente.

Soy el servidor de todos los triunfadores y, desgraciadamente, de  todos los fracasados también. Con los que eran fracasados he producido fracasos.

No soy una máquina, aunque trabajo con toda la precisión  de una máquina unida  a la inteligencia de un ser humano.

Puedes usarme para obtener beneficios o para arruinarte, a mí me da igual. Tómame, enséñame y se firme  conmigo y pondré el mundo a tus pies. Sé blando conmigo  y te destruiré.

¿Quien soy? Yo soy el hábito… “

 

 

(fuente: “El octavo hábito” autor Stephen Covey) 


Hazte una promesa…

20 julio 2011

Hoy te tengo un pequeño reto:

“Hazte a tí mismo una pequeña promesa y cúmplela”

No tiene que ser en lo absoluto grandiosa y compleja, simplemente un compromiso que tú bien sepas que está a tu total alcance poder lograr.

No, no te comprometas a cumplir lo que de principio ya tú mismo dudas en lograr. Cuida lo que juras y aseguras pues al hacerlo, te comprometes de manera total.
Simplemente prométete que harás algo y no cedas hasta que se haya logrado. Un pequeño sacrificio, una visita a un familiar, una tarea pendiente, algo que te implique lograr algo.
Te lo pido para que seas consciente del sentimiento que genera cumplir lo que te prometes a tí mismo.  Esto te llevará, posteriormente,  poco a poco (sin prisa) a aprender a cumplirle a los demás.
Por eso hoy… hazte una promesa y cúmplela.
Vive la sensación de cumplir lo que te propones no porque seas un superdotado que logra cosas extraordinarias, sino más bien por que eres alguien que se conoce tan bien, en sus habilidades y talentos, que sabe muy bien hasta donde sí puede comprometerse (y hasta donde no).
Construir la propia dignidad y autoestima es el resultado de empezar a confiar, aunque sea poco a poco, en el aliado que te acompañará durante toda tu vida en la consecución de tus metas más importantes… Tú mismo.  

El silencio…

19 julio 2011

Cómo me hace bien asegurarme momentos de silencio durante el día…

No pendientes, no tareas, no agobios… simplemente un espacio para meditar y escuchar la voz que me centra hacia lo verdaderamente importante, la voz de Dios.

En una ciudad en donde el ruido y la información en exceso es lo que impera, lograr un espacio de silencio es de vital importancia.

Silencio… silencio… silencio… dejemos que Dios sea el que hable.


Los dones del Espíritu Santo

13 julio 2011

La doctrina de la Iglesia nos enseña que Dios, a través del Espíritu Santo nos concede siete dones, los cuales le ayudan al ser humano a desarrollarse intelectualmente y espiritualmente para poder conocer la verdad y el bien que Dios creó.

Estos dones son:

Sabiduría.- Juzgar con la razón la naturaleza creada por Dios.

Entendimiento.– Comprender las verdades  reveladas por Dios.

Ciencia.- Entender el por que de las causas que Dios creó.

Consejo.- Es la voz de Dios que nos permite intuir correctamente sobre el actuar bien o mal cotidiano.

Fortaleza.- Capacidad de sostener en nuestra vida la práctica de las virtudes que nos acercan a Dios.

Piedad.- Don que nos permite experimentar el amor a Dios y a los hombres.

Temor de Dios.- Don que nos permite darle a Dios su justo lugar en nuestra vidas evitando el mal y procurando el bien.

Invocar al Espíritu Santo para que nos oriente en la correcta formación de estos siete dones es un acto que pede ayudarnos a forjar con mayor solidez nuestro carácter.


A %d blogueros les gusta esto: