Actuar en consecuencia

30 junio 2011

Acabo de leer esto…

“Para tener un mejor cuerpo: supón que has sufrido un infarto y vive en consecuencia.
Para tener una mejor mente: supón que la vida media de tu profesión es de dos años y vive en consecuencia.
Para tener un mejor corazón: supón que los demás pueden oír lo que dices todo el tiempo y vive en consecuencia.
Para tener un mejor espíritu: supón que cada tres meses te encontrarás cara a cara con Dios y… vive en consecuencia”


Biblia en línea

29 junio 2011

De parte del portan Catholic.net (el portal católico más visitado en el mundo) se nos ofrece esta aplicación para acceder a la biblia en línea…

http://www.biblia.catholic.net/

Ofrece la posibilidad de buscar por antiguo o nuevo testamento, frase, palabra o libro.

Creo que no está de más tener esta posibilidad grabada en alguna carpeta de favoritos dentro de nuestro explorador.


El octavo hábito

27 junio 2011

Actualmente estoy leyendo el libro “El octavo hábito” del autor Stephen Covey, quien es uno de mis favoritos.

Lo interesante es que este libro llegó a mis manos en un momento en que necesitaba escuchar justo lo que el autor del libro toma como premisa de su texto.

Tras escribir uno de los libros de superación personal más famosos del siglo XX  “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”, este autor expone en su nuevo libro que lo que él sugiere es el octavo hábito que te puede llevar de la efectividad a la grandeza.

El octavo hábito dice así “encuentra tu propia voz y ayuda a los demás a encontrar la suya”.

En pocas palabras, el argumento de Covey es… “encuentra tu vocación y ayuda a los demás a encontrar la suya”

Y digo que este libro llegó a mis manos en un momento especial pues llevaba ya varios días meditando sobre el tema de la vocación. (Incluso hace un par de días publiqué algo sobre el asunto).

Aún no termino de leer el libro, pero lo poco que he leído ya me ha empezado a dar algo de luz sobre mi incesante búsqueda de significado espiritual y vocacional.

Se repite lo que estipulé en la entrada de hace unos días… La gente acaba encontrando lo que siempre está buscando.


Encontrarse a Dios en tu camino

24 junio 2011

Ayer emprendí a pie la trayectoria desde mi casa hasta mi oficina, caminata que me lleva aproximadamente 50 minutos. Por lo menos una o dos veces a la semana, dejo el coche estacionado en mi hogar  y decido trasladarme a pie hasta mi oficina pues me encanta caminar.

Haciéndolo, me doy tiempo de buscar y acomodar nuevas ideas, respirar aire fresco, hacer un poco de ejercicio e incluso pasar a saludar al gran Jefe en uno u otra Iglesia que me queda de paso.

Pues bien… ayer me encontraba inmerso en mi caminata cuando de pronto me percaté que en el piso yacía tendido un pedazo de alambre. Nada especial como para haber llamado mi atención en otro momento, pero justo ayer, durante mi caminata venía meditando especialmente en un proyecto que estoy vislumbrando y que gira en torno al signo de la cruz. Y fue justo lo que vi en ese pedazo de alambre que se interpuso en mi camino… la posibilidad  de hacer una cruz con él.

Así que tomé el pedazo de fierro con mis manos y mientras proseguía mi caminata, torcí con mis dedos por un lado y por otro las secciones del metal hasta formar con este la imagen que vislumbré en un inicio… una cruz.

Al finalizar mi pequeña obra de arte pensé lo siguiente…. “¿Quien hubiera visto en este pedazo de alambre tirado en el piso el potencial de ser una cruz?” a lo que yo mismo me contesté al instante… “seguramente solo aquel que busca encontrarse en cualquier momento con la ella”.

Y es que para encontrar algo hace falta estarlo buscando y de igual manera, valga la redundancia a la inversa, es muy difícil que hallemos aquello que no buscamos.

Para mi el símbolo de la cruz es el más bello que existe en el universo…

Es el emblema más sencillo y al mismo tiempo, el más fuerte y poderoso de todos.

Me encantan las cruces, pienso en ellas, las colecciono, las admiro, e incluso las diseño… para mi una cruz representa mi fe y mi persona por completo… Amo las cruces y siento que ellas, al recibir los brazos extendidos de Jesús en sus aristas, me aman a mi..

Aquí una foto de la cruz que fabriqué mientras caminaba con el pedazo de alambre…


La publicación más popular de Diario de un Católico.

23 junio 2011

Les comparto lo que según las estadísticas de WordPress (sistema que aloja mi blog) es la publicación más popular de todas las que he realizado en Diario de un Católico

Gracias por su preferencia y acompañamiento.

“CARTA DE RECOMENDACIÓN

El día en que me llegue el turno de tocar las puertas del cielo, me encantaría que cada una de las personas que conocí en la tierra me proporcionara una carta así…

(dar click en la imagen para verla en versión más grande)

Claro… entiendo que me deberé de esforzar para tener dicha recomendación de su parte para entregárselas a Dios.”


D X D

22 junio 2011

Esta sección tiene como misión poner a la creatividad al servicio del matrimonio. Pensando en la misión que los esposos tenemos de conquistar “Día a Dia” (DxD) a nuestras esposas, sirva este espacio para exponer ideas y sugerencias creativas para llevar a cabo detalles en sus matrimonios. Siéntanse con la libertad de utilizar estas propuestas para el beneficio de su vida matrimonial o de enviar sus propias ideas a diariodeuncatolico@gmail.com

Tres preguntas clave

Escuchando una conferencia sobre crecimiento matrimonial llegaron a mi estas tres preguntas que me cautivaron de inmediato.

Se trata de tres cuestionamientos que debes realizarle a tu pareja en orden de poder amarle más. La repuesta a las mismas se convertirán en tu luz para volcar tu persona hacia el bien y la felicidad de tu ser amado.

Creo conveniente decir que una vez obtenida las respuestas a estas preguntas  la aplicación practica de las respuestas podrá requerir de un gran esfuerzo ( incluso colosal) de parte de la pareja que las aplique. Pero de lograr vencer los obstáculos que se presenten para llevarlas a cabo se estará accediendo a niveles de amor sorprendentes.

Así, las preguntas que deberán de realizarle a su pareja, en orden de amarle más, son:

1) ¿Te estoy haciendo feliz?

2) ¿Qué tengo que hacer para hacerte más feliz?

3) ¿Que tengo que dejar de hacer para hacerte más feliz?


La vocación (una vez más)

20 junio 2011

Ya en anteriores ocasiones he platicado sobre mi fascinación en el tema “vocacional”. (Si, en definitiva es un tema que me encanta)

El haber vivido personalmente una crisis vocacional me llevó a estudiar sobre el tema de tal manera de que pudiera entender por qué es que existen actividades que a los seres humanos nos hacen sentir más plenos que otras.

En mi caso basta con decir que mi discernimiento vocacional me llevó a descubrir que mi misión en la vida no era construir casas (estudié arquitectura) sino construir hombres.

Pero adicional a mi propio encuentro vocacional descubrí que, en general, a los seres humanos nos cuesta mucho trabajo encontrar nuestra vocación personal ¿Por qué?

En gran medida esto obedece a que hemos mal usado el mismo término “vocación”, al confundirlo con el de “profesión”. En algún momento de la historia de la humanidad se nos pasó de largo que estos dos conceptos no significan lo mismo. Esta omisión ocasionó que el término “vocación” quedara completamente relegado a una idea errónea del mismo “Que discernir vocacionalmente significaba elegir una profesión para estudiarla en la universidad”

Pero entender “vocación” solo en estos términos, además de falso, nos ofrece una perspectiva muy corta para construir un plan de futuro.

Descubrir la propia vocación significa en concreto… “atender al llamado que Dios nos hace en lo particular”. Es responder a la pregunta “¿Qué quiere Dios de mi en este mundo?“.

Sin tratar de alargar mucho más este tema, mismo que de hecho explico a mayor profundidad en mis conferencias vocacionales, me concentraré en decirles que mis estudios sobre el tema me han llevado a definir “vocación” de la siguiente manera…

“Vocación es el llamado que Dios te hace para que, utilizando tus talentos y fortalezas particulares, aportes en el gran proyecto de construir su Reino en la tierra” 

Poniéndolo en una perspectiva más practica y concreta podemos entender vocación como…

“El punto en donde se cruzan tus talentos con la necesidad del prójimo… justo ahí, eso es tu vocación”


Datos curiosos desde Google

18 junio 2011

Si buscamos los siguientes conceptos en Google encontraremos los siguientes números…

La palabra “Dios” arroja 226,000,000  resultados.

La palabra “Jesús” arroja 22,700,000 resultados.

La palabra “Jesus” (sin acento) arroja 692,000,000 resultados.

La palabra “Católicos” arroja 15,500,000 resultados.

La palabra “Iglesia” arroja 118,000,000 resultados.

La frase “Virgen María” arroja 5,690,000 resultados.

La palabra “Santidad” arroja 8,720,000 resultados.

La palabra “Amor” arroja 730,000,000 resultados.

La palabra “Religión” arroja 51,900,000 resultados.

Esto así… pero no debo de dejar de mencionar que existe una palabra que arroja el mayor número de resultados en Google: 1,190,000,000 (mil ciento noventa millones de resultados). Esto quiere decir que, incluso más que el termino “Amor”, es la palabra que presenta la mayor cantidad de resultados en el famoso buscador de Internet. Esta palabra es… “Fe”.


Cantos gregorianos

17 junio 2011

Ayer anduve en la búsqueda de una ayuda para meditar mejor durante las mañanas y me he encontrado con “Los Cantos Gregorianos”, no es que no los conociera, pero no les había puesto la suficiente atención como hasta ahora.

Buscando en Internet, encontré estos maravillosos cánticos que datan desde las primeras eras de nuestra era cristiana y que son atribuidos, no por su invención sino por su difusión, al Papa San Gregorio Magno.

Dichos cantos toman como base muchas de la oraciones que los católicos ofrecemos durante la misa… “Aleluya”, “El Padre Nuestro”, “Santo” , “Salmos” y los concentran en un modo de orar vía un canto monódico.

Leer un pasaje de evangelio, cerrar los ojos y escuchar estos cantos gregorianos mientras medito en la historia de nuestra salvación es lo que tengo pensado hacer para iniciar mi día.


Entender la muerte

16 junio 2011

Uno de los temas más complicados de afrontar es la muerte de un ser querido.

Los católicos tenemos una perspectiva muy particular de este desafortunado y complejo evento. Creemos que los cuerpos perecen pero las almas permanecen. Esto no solo es una idea que ayuda a reconfortar el dolor de quienes sufren una pérdida, sino un concepto que tiene su sustento completo en la teología cristiana.

La muerte es para nuestra filosofía espiritual católica el sustento de muchas cuestiones y la validación de otras.

Sin la muerte, la historia de la salvación no habría tenido ningún cause. Es la muerte esa barrera infranqueable para los hombres comunes y corrientes pero fácilmente superada por Dios encarnado en Jesús.

Es justamente la imagen de Jesús vencedor de la muerte lo que nos conforta y llena de esperanza a los católicos. Si Jesús resucitó de entre los muertos, qué mayor muestra de su gran poder divino.

Así, la muerte se vuelve contradictoria ante nuestros ojos pues es difícil de afrontar pero posible de cruzar.

La muerte de un ser querido nos duele pues nos afronta con el hecho de nuestra propia debilidad, nos recuerda que no tenemos poder alguno más que el que Dios nos concede en la tierra. La muerte nos afronta directamente con nuestra única realidad: somos efímeros en este mundo (“Polvo eres y en polvo te convertirás”)

Al respecto de la muerte, a mi me gusta pensarla en estos términos…

“Para quienes buscamos y luchamos por vivir la santidad, la muerte no es temida sino añorada, entendiendo que añorar significa esperar la llegada de algo que no está en nuestras manos poder consumar, pero que sabemos es bueno para el corazón”


A %d blogueros les gusta esto: