Tengo un pendiente…

Por alguna razón que no deseo que se vuelva a repetir, he dejado pasar varias semanas sin confesarme…!

Cuando esto sucede siento que mi alma se empieza a tornar  más y más pesada conforme avanzan los días sin re encontrarme con el sacramento de la confesión.

Es como cuando uno tiene un pendiente urgente en mente y este no te libera hasta que lo cumples por completo. Así se siente no estar en gracia de Dios ¿o no  me dejarán mentir?

Y cómo no ha de experimentarse tal sensación, si estar en gracia de Dios es un pendiente de vital importancia.

Y esto explica también una de las cosas que más me gusta del sacramento de la reconciliación, que una vez que uno dice todos sus pecados al sacerdote y este te brinda la absolución, la pesadez desaparece por completo. Físicamente se puede sentir como el cuerpo libera una carga que ya no afecta más al espíritu. ¡Es increíble!

Así que en estos momentos tengo un pendiente que no me deja en paz… ¡volver a reconciliarme con Dios!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: