La última cima

17 febrero 2011

Recién, por vía de unos amigos, me he enterado del reciente lanzamiento en España de un documental titulado “La última cima” que parece que está causando mucho revuelo.

Pronto me di a la tarea de investigar un poco sobre la temática de la película y he quedado completamente cautivado con la perspectiva que presenta la misma aún sin haberla visto siquiera.

El documental trata sobre la vida del sacerdote español Pablo Dominguez, quien a los 42 años de edad murió en la cima de una montaña, misma que ansiaba escalar desde hace tiempo… Pablo, además de sacerdote, era practicante del montañismo y como tal buscaba siempre entrar en contacto con Dios a través de la conquista de estos templos naturales de su creación.

Pero lo interesante del documental no es solo este hecho de la muerte de de Pablo, sino que más bien este filme es un trabajo que el director, Juan Manuel Cotelo, realizó por la inquietud que Pablo Domínguez le causó cuando charlaron durante 1 minuto después de una conferencia que el sacerdote había celebrado.

Juan Manuel, el director, dice que tras escuchar y charlar con Pablo empezó a sopesar la idea de que todos sus prejuicios que tenía sobre los sacerdotes podrían estar equivocados. El dice que Pablo se le presentó por primera vez como un “buen sacerdote“, lo cual pensaba que no podía ser muy usual… “Es completamente contrario a lo que escuchamos todos los días en los medios”

Dos meses después de dicho encuentro casual con Pablo, Juan Manuel se enteró por las noticias que el religioso había sido encontrado sin vida en la cima de una montaña. Este hecho, más el saber que a su funeral acudieron más de 3,000 personas, despertó la inquietud en el cineasta por comenzar a investigar sobre la vida y obra del sacerdote  a quien había conocido en aquella conferencia y que le había causado tan buena impresión.

El documental pues, es un relato de los descubrimientos que el director hizo de la persona de Pablo Dominguez, del gran amor que dejó en su paso por la tierra, así como de la muchas veces oculta verdad que hay detrás de la figura del sacerdocio… tan lastimada en los últimos tiempos.

Repito… aún no he visto la película pero ya me muero de ganas de promoverla y difundirla en mi país.

Para esto, si se meten al sitio web de la película, pueden ingresar su nombre en una lista que recauda peticiones para llevar la proyección de la misma a las ciudades que así lo soliciten… Les aconsejo que la promuevan su ciudad.

www.laultimacima.com

También les comparto estos tres videos..

El primero es el trailer del documental, y el segundo son los primeros 5 minutos del mismo, los cuales son suficientes para conocer por donde girará la temática y el mensaje del mismo. ¡Mira que como director empezar un documental hablando de esa manera se agradece de sobre manera!

Anuncios

Dios prospera lo que hacemos

16 febrero 2011

Una estimada lectora de este blog me comentó en una entrada que en un curso le habían enseñado que “Dios prospera lo que hacemos“, así que si no hacemos nada para resolver nuestros problemas… Dios no podrá prosperar nada!

Es una excelente reflexión de como actúa el Creador.

Quedarse sentado esperando un milagro es la peor forma de obtenerlo. Dios necesita de nuestras manos para actuar, de nuestros pies para caminar, de nuestra boca para hablar… Si ponemos manos a la obra, entonces nosotros mismos provocaremos ese milagro.

Hacer la voluntad de Dios no se refiere a tratar de adivinar que es lo que Él quiere de nosotros para entonces hacerlo… es más bien,  tomar una decisión razonable y dejar que a través de ella Dios actúe. Es como si Dios nos dijera en cada momento: “Actúa tú primero y luego yo de secundo en tu decisión”

Dios es el gran arquitecto en la construcción de su Reino, pero sin los obreros que ponemos cada ladrillo… nada podría ser levantado.


“The Catholic way”

12 febrero 2011

The Catholic way es una sección que busca ofrecerle al mundo testimonios de gente (creyentes o no)  que vivifica en carne propia el amor más puro y verdadero. Ese amor que nuestra Iglesia Católica promueve día con día. Católico es quien decide vivir el amor hasta su máxima expresión.

Si conoces algún testimonio de amor que merezca ser compartido te invitamos a compartirlo con nuestros lectores enviándonos un correo.

 

Regina es una pequeñita que nació el pasado mes de noviembre en la ciudad de México.

A los tres días de su presencia en este mundo le realizaron un eco-cardiograma y le detectaron Hipoplasia Ventricular Izquierda (HVI), una condición cardiaca que afecta a uno de cada 600,000 niños que nacen.

Dicha enfermedad pone a sus padres a elegir entre una de dos opciones: someterla a un trasplante de corazón o intentar una serie de operaciones de mucho riesgo en distintas etapas de su infancia, comenzando con la primera y más riesgosa de todas: la operación de Norwood.

En México, el 100% de los niños operados por esta enfermedad… mueren, por lo que los padres se ven en la obligación de trasladar a la recién nacida a la ciudad de Boston, Massachussets, en Estados Unidos, en donde el porcentaje de efectividad de dichas operaciones es más elevada (75%).

Dado el elevado costo de las tres operaciones, se ha producido un gran movimiento social en varias ciudades de México para recaudar fondos para apoyar la causa de Regina. Redes sociales, promoción de boca en boca, TV, radio, entre otros medios han servido para que los familiares de Regina puedan buscar la consecución de donativos.

A continuación el video que realizaron familiares de la pequeña, quienes se han entregado por completo a lograr el milagro que esta pequeña necesita:

Para mayores informes y posibles donaciones les dejo el link del sitio que se ha creado para promover la causa de Regina.

www.contodomicorazon.com


Philosophing

5 febrero 2011

¿Te has puesto a pensar que Dios cree en ti más de lo que tú crees en ti mismo?


Ofrécelo… (II)

4 febrero 2011

Con respecto a la publicación de ayer en que te incitaba a “ofrecer un esfuerzo” en vez de “pedir una solución” a Dios, esta tiene su origen en el comentario que  escuché de un compañero:

” La diferencia entre el mexicano (latinoamericano) y el japonés no tiene que ver en su nivel de espiritualidad. De hecho, ambas culturas son bastante religiosas. Lo que hace la diferencia entre el éxito de la japonesa con respecto a la mexicana es que, mientras que el mexicano acude al templo a pedirle a su Dios que le resuelva algún problema, el japonés lo hace para ofrecerle al suyo el esfuerzo que hará (o ya hizo) por tratar de resolverlo él mismo. Y esto es lo que hace la gran diferencia”

¿Cierto no lo creen?  Cuan profundamente arraigada tenemos en la mente la idea de que Dios es un “resuelve todo” empedernido que, al ser “todo poderoso” solo tiene que quererlo para resolver por completo todos nuestros problemas.

A veces se nos olvida que nuestra participación es absolutamente necesaria en la consecución de los milagros.

Dios ayuda a quien ya trabaja para ayudarse a sí mismo.


Ofrécelo….

3 febrero 2011

Hoy simplemente un buen consejo de católico a católico…

¿Pasas actualmente por una situación complicada, compleja o muy difícil de resolver?

Pues bien… fuera de quedarte sentado (o hincado) a pedirle a Dios que te resuelva como por arte de magia dicho problema,  mejor aprovecha esa posición (la de estar hincado) y  dile a Dios lo siguiente:

“Va por ti Señor. Este esfuerzo que voy a poner para tratar de resolver el problema, va por ti y la causa que tu decidas. No se si lo logre resolver definitivamente o no, pero te ofrezco el esfuerzo…”

Acto seguido…

¡Levántate y ponte a trabajar dando justamente ese esfuerzo que acabas de ofrecer!

(a Dios le encanta que hagas esto)


Tiempo para rezar

2 febrero 2011

Hoy me he hecho algo de tiempo para rezar mientras viajaba en el coche. Es tan grande el nivel de tráfico en esta ciudad que a uno le da tiempo para aprovechar esos momentos en el auto para muchas cosas.

Reconozco que mi nivel de concentración mientras rezo en el tráfico no es el ideal, pero por lo menos siento que es una actividad muy provechosa en momentos que usualmente solemos considerar perdidos.

A mi consideración, no existen los tiempo perdidos, simplemente están los mal aprovechados.

Esto es importante decirlo, sobre todo en épocas en que la cantaleta “no tengo tiempo para cosas importantes” suele ser común.

En verdad, ponte a pensar qué cantidad de tu tiempo es verdaderamente productiva y cuantos segundos, minutos u horas pierdes en actividades que consideras perdidas… ¿no será más bien que “no las estás aprovechando?

Creo que si nos detenemos un poco a pensar sobre este tema, acabaremos encontraremos fácilmente ese tiempo necesario para dialogar  con el Jefe supremo.


A %d blogueros les gusta esto: