“No tienes nada”

Ayer mientras comíamos en un restuarant mi hermana me contó sobre un testimonio que le agradó bastante en una conferencia a la que asistió por cuestiones de trabajo.

Según me cuenta, la conferencia fue dictada por  un empresario Canadiense dueño de una gran fortuna tanto material como espiritual.

Dicho empresario, heredero de una empresa familiar bastante importante la cual él había logrado crecer aún más todavía, se había cuestionado desde joven sobre la aparente suerte que el destino le había producido al ser el hijo de una persona acaudalada. “Aunque a mi me tocó tener mucho” se preguntaba “no logro entender por que a otros les toca no tener nada. ¿Será justa esa suerte del destino?”

Inquieto por esta aparente contradicción de Dios, buscó viajar hasta Calcuta para entrevistarse con la Madre Teresa a quien… después de varios esfuerzos logró conocer.

Cuando tuvo a la madre Teresa de frente para charlar con ella, el joven rico le preguntó: “Madre Teresa… debo de regalar todo lo que tengo para ganarme el cielo” a lo que la Santa le contesto: “No puedes regalar nada pues… no tienes nada. Todo lo que posees viene prestado del cielo y como tal lo debes de administrar”

La madre Teresa explicó al empresario que mientras siguiera la “jerarquía de Dios” no tenía que preocuparse de tener o no tener bienes. Dicha “jerarquía de Dios” es como sigue:

Primero eres responsable de ti y de tu santidad…

Después eres responsable de la santidad de tu esposa…

Y en tercer lugar te corresponde velar por la santidad de todas las personas que dependen de ti… hijos, colaboradores y trabajadores”

Dinero, casas, hijos, trabajos, esposa, educación…. todo te es concedido por Dios y como tal te pedirá cuentas por esos bienes prestados.

Así, tener la habilidad de generar riqueza no debe ser entendido como un medio seguro para la perdición humana, al contrario, tener la “suerte” de administrar una gran cantidad de bienes concedidos por Dios es una enorme oportunidad  para ganar la propia santidad y la de cientos de personas más.

Al respecto recuerdo lo que nos decía el director de una institución universitaria católica para la que trabaje varios años: “La exigencia de crecer más como institución,  es para poder evangelizar más y mejor”

Mi herman concluyó diciéndome que la frase que más le impactó del testimonio de este joven empresario fue la siguiente:

“No trabajen para Dios, mejor trabaja con Dios”

Dios se pone de tú lado para – Prosperar- lo que tu mismo ya estás haciendo. Tan solo no dejes de hacer para que Él no deje de actuar tampoco.

Anuncios

One Response to “No tienes nada”

  1. Es cierto no tenemos nada, todo es Dios.
    A mi me ha pasado que anhelo la “libertad financiera” y se que no es malo, lo malo es ponerla como prioridad en mi vida, en vez de buscar mi santidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: