Me falta mi misa

Estimado lectores, debo reconocer que llevo dos domingos sin poder asistir a misa….

Si bien reconozco que las razones son completamente imputables a mi falta de capacidad de organizar y priorizar  mis actividades dominicales, también es cierto que nunca hay razones suficientes para justificar que lo importante se haga en primer lugar.

Me siento vacío, como si hubiera dejado de hacer algo que se encargaba de llenar mi tanque de gasolina cada semana.

Pero no se diga más… este fin de semana regreso desde ya a la casa del Señor.

(¿Será por eso también que he dejado de ser constante en mi blog?)

Para un católico la misa dominical es el alimento del alma, y cuando no recibe ese alimento el hambre espiritual empieza a manifestarse para reclamar lo suyo, lo que le alimenta el corazón.

Si, me siento con hambre… hambre de volver al pan de vida eterna. Pero este fin de semana, sin pretexto alguno, regreso a casa, a la casa del Señor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: