Los hábitos…

Desde hace tiempo que tengo ganas de hablar del tema de los hábitos. ¿Por qué? Por que creo que son uno de los elementos más formidables de lograr la santidad.

Es más, me atrevo a decir que el que es santo, lo es no por su nivel de espiritualidad, sino más bien por los hábitos que ha incorporado a su vida.

Empecemos por responder ¿Qué es un hábito?

Un hábito, sin más complicaciones, es una acción que realizamos de manera rutinaria y sin esfuerzo.

Esto quiere decir que es toda aquella acción que repetimos una y otra vez de manera “habitual” (de ahí toma su nombre) debido a que la hemos incorporado como parte de nuestra propia forma de vivir cotidiano.

Despertarte a una misma hora”, “hablar usando una misma muletilla”, “sentarte de una forma en particular”, “hablar de un determinado modo”, “observar siempre un determinado aspecto de una situación”, “tomar el lápiz de una misma forma”, “comer a un mismo ritmo en cada ocasión” etc… todos son ejemplos de actividades simples que, sin pensar demasiado en ellas, las realizamos de manera habitual, es decir, siempre igual.

Pero… ¿qué tienen que ver estos hábitos con la excelencia y el desarrollo humano?

Pues verán… Si los hábitos son buenos (nos llevan al bien) entonces les llamamos virtudes, pero si estos hábitos nos hacen daño (nos alejan del bien) se les conoce como vicios.

Un vicio es una acción que repetimos una y otra vez y que no aporta nada en beneficio de nuestra persona. “Fumar” , “Criticar y juzgar al prójimo”, “Comer o beber en exceso”, “Ser impuntual”, “Evadir culpas”, “Ver pornografía”, “lastimar con nuestras palabras”, son acciones que nos alejan del bien y nos denigran como seres humanos, por lo tanto son vicios que, al repetirlos una y otra vez, forman lo que se le conoce como “círculo vicioso”.

El fumador, por ejemplo, es alguien que entre más fuma, más se introduce en el vicio del cigarro. Así, el placer que le genera la acción de fumar un cigarro, lo único que hace es reforzar el mismo vicio en sí. El placer que encuentra en fumar le hace querer fumar más. Esto genera un círculo vicioso muy difícil de romper.

¿Qué hacer?

La única manera de enfrentar un círculo vicioso es convirtiéndolo en un “círculo virtuoso”, lo que implica empezar a ejercitar hábitos buenos que engendren más hábitos buenos.  En el caso del fumador, lo aconsejable es empezar a remplazar paulatinamente el vicio (hábito malo) con la práctica de una virtud (hábito bueno), por ejemplo, ejercicio.

Una virtud es toda actividad que realizada de manera constante (esta es la clave) nos hace mejores personas.  Por eso los antiguos griegos argumentaban que toda educación debía de enfocarse en lograr en el joven educando un ser de virtud.

Además, la práctica de las virtudes trae consigo un beneficio enormemente enriquecedor: la gente a tu alrededor lo empieza a notar de inmediato. Una persona virtuosa (que hace el bien de manera regular) de inmediato reluce en el mundo. Es la luz de la que  habla Jesús en el evangelio que no se puede esconder, sino más bien usar como guía de la verdad.

Por lo mismo hablo de los hábitos virtuosos como un medio de santidad, ya que incorporar de manera rutinaria acciones que me lleven al bien que Dios desea, es el camino más seguro de la salvación.

“Ayudar al prójimo”, “no juzgar y hablar sólo bien de mis semejantes”, “comer sanamente”, “rezar todos los días”, “asistir a misa todos los domingos”, “rezar cada noche con los hijos”, “reflexionar 10 minutos del evangelio todos los días”, “hacer ejercicio”, son acciones que nos hacen bien y nos llevan a la santidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: