Decidir implica… renunciar.

Recuerdo con especial emoción este momento de la historia deportiva en mi vida…

Final de la Serie Mundial de Beisbol de 1992.

Se enfrentaban en el último partido para definir al campeón los “Azulejos de Toronto” contra los “Bravos de Atlanta”. La serie estaba empatada a 3 juegos por cada equipo y quien ganara este último encuentro se proclamaría como el nuevo campeón del béisbol de las grandes ligas.

Después de nueve entradas transcurridas, el juego se encuentra empatado a dos carreras por equipo. El partido se ve en la necesidad de irse a extra innings (tiempo extra). El ambiente en el estadio Fulton County de la ciudad de Atalanta es de suma tensión. El momento es televisado por cientos de televisoras que transmiten a todo el mundo.

Después de la primer entrada extra, el marcado sigue empatado… Aún no hay ganador. El juego se ve en la necesidad de irse a una entrada extra más.

En el inicio de esta doceava entrada… ¡Los de Toronto anotan dos carreras y se poenen al frente en la pizarra!

¡Ahora están a solo tres outs de la victoria!

El público de Atlanta enmudece por completo, pero se aferran a sus asientos para esperar el milagro de la última oportunidad

Llega el turno al bat de los Bravos de Atlanta.

Dependen de que puedan por lo menos empatar el marcador produciendo dos carreras para seguir con vida en la Serie Mundial.

De cómo aprovechen los próximos tres turnos de bateo, se decidirá si hacen o no historia ¡Vamos Bravos!

En público empieza a emitir el típico canto de los apaches en guerra para motivar a su equipo…

Los Bravos de Atlanta entran en el turno al bat y…¡Anotan una carrera!

¡¡¡El público explota de entusiasmo!!!

Los bravos se ponen a una sola carrera de empatar el juego…!!! Pero lamentablemente también se ponen a un out de ser eliminados.

¡Todo es tensión en el estadio! En el siguiente turno al bat se decide todo.

Otis Nixon, bateador de los Bravos de Atlanta quien el año anterior había bateado para un sorprendente .297 de efectividad, se acerca ahora a la caja de bateo.

De sus manos depende que su equipo haga o no historia en los recuerdos del Mejor Beisbol del planeta.

Nixon pisa el centro de la almohadilla de home y levanta la mirada con dirección al público, quien lo anima a hacer historia en favor de su ciudad.

Enfrente tiene al pitcher relevista, Mike Tomlin, en quien los de Azulejos de Toronto confían para que lo logre poner fuera, y así  coronarse campeones.

Mike vs Nixon, es el duelo final…!!!! Todo está en un solo turno más….

Tomlin lanza la bola y……y…y…..y……………………………………………….y………….

La verdad es que no supe lo que sucedió.

Mientras ese partido de la Serie Mundial de béisbol se llevaba a cabo, yo estaba estudiando Historia en compañía de mi tía quien se había comprometido a ayudarme a estudiar para mis exámenes.

Esa tarde, en que el partido final de la Serie Mundial de béisbol se llevaba a cabo, mi tía había acordado con mi madre que vendría a casa a ayudarme a preparar mi examen final de Historia del día siguiente. (¡¡¡Qué tino!!!)

Cuando mi tía llegó a la casa… ¡¡¡le supliqué que me dejara ver el partido de béisbol en ves de estudiar!!!!

“Por favor tía….es importante…. ¡¡¡Es la final de la Serie Mundial!!!” le expuse.

A lo que mi tía me dio un firme y amable…. “¡No!”

Todos en la vida hemos recibido estos “No´s” inamovibles y contundentes ¿Cierto?

Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos visto en la necesidad de renunciar a un “Si” deseable y placentero a cambio de un “No” conveniente pero molesto ¿No es así?

¡Duele muchísimo!… y duele en serio.

Alguna vez conocí a una persona que tuvo que renunciar a ir al Mundial de Fútbol de México 86 (con boleto ya en mano) por un viaje al que se había comprometido ir previamente de manera voluntaria. (¡Ouch!)

Estas decisiones, no fáciles pero correctas, en su momento son muy difíciles de optar pero en el largo plazo tienen una repercusión inmensurable.

Aquella tarde que no pude ver el desenlace de la serie mundial de béisbol, por ponerme a estudiar Historia, implicó uno de las lecciones más importantes que he aprendido en toda mi vida…

“Decidir implica renunciar”

Nadie puede pretender tenerlo todo… optar por un bien, significa renunciar a otros y esto es así.

Y aunque siempre podremos hacer gala de nuestros grandes dotes de negociación para no perder por completo un bien, el aprender a renunciar es trascendental en la vida.

De hecho, muchos de nuestros problemas personales y profesionales son producto justamente de nuestra incapacidad de renunciar a las cosas, de querer tenerlo todo y entonces no saber renunciar a nada.

Si bien, aquella tarde no pude ver cómo los Bravos de Atlanta perdían la serie mundial (me enteré tiempo después) si aprendí que lo que muchas veces consideramos como tremendamente valioso en realidad no lo es, y en cambio, cosas que nos pasan por triviales suelen ser de gran relevancia.

Gracias a mi tía yo no solo aprendí de Historia aquella tarde (pasé con mucha facilidad mi examen), sino que también incorporé en mi vida un tesoro de gran valía: el poder de renunciar.

¿Cual ha sido el resultado de las demás Series Mundiales de béisbol  partir de aquel año? No tengo ni idea.

¿Cual es es la importancia de optar por los beneficios de largo plazo en lugar de los de corto plazo? Toda…. toda la importancia del mundo.

Comencé la entrada diciendo que recuerdo con especial emoción aquel momento de la historia deportiva en mi vida. Así es, pero no por el resultado final de la Serie Mundial entre Bravos y Azulejos, sino por que la lección de vida que recibí de parte de mi tía me ha acompañado a lo largo de todos estos años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: