Somos siervos

Somos siervos, que eso nunca se nos olvide.

En el evangelio del día de ayer (Lc 17,5/10) encontramos a un Jesús que nos invita no a vanagloriarnos de lo bueno que hacemos, sino más bien a verlo como un paso más y necesario en el camino de nuestra santidad.

“No somos más que siervos, simplemente hemos hecho lo que debíamos hacer” nos invita a pensar Jesús.

Este es el gran riesgo del hombre que busca la santidad, creer que el bien que hace es digno de gloria y alabanza. Nada hay de eso. El bien debe ser hecho por el simple motivo de “serlo”.

La gran recompensa que Dios nos tiene preparada en el cielo, consistirá en regocijarnos de haber tenido la dicha de caminar junto a Él en la tierra.

Así como el bueno mozo atiende a su amo porque le ama, y no por el salario, así debemos de trabajar por Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: