Mi abuelo (II)

Ayer publiqué una pequeña reseña sobre mi abuelo Don Fernando.

Pues bien, resulta que le he ido a visitar y mi esposa y yo le hemos encontrado un poco inquieto.

Traías puestos unas gafas amarillas tipo piloto y una cachucha alta deslavada al estilo militar.

Su inquietud era, según nos externó a mi esposa y a mi cuando llegamos a verlo, que no tenía a la mano ninguna estampita con la imagen de la Virgen de Guadalupe.

“La quiero para ponerla debajo de mi gorra” nos comentó ansiosamente.

Y es que él siempre tuvo la costumbre en el ejército de colocar una imagen de la Virgen debajo de su casco de soldado.

Dice mi abuelo que ella (la Virgen) siempre lo ha protegido en todas sus andanzas y que llevando una imagen de la guadalupana bajo su sombrero es como se siente más seguro.

Pues bien, al escuchar esto mi esposa inmediatamente hurgó dentro de su billetera y encontró una imagen de la Virgen de Guadalupe, tal y como la deseaba mi abuelo.

“Tome don Fernando, aquí tiene una” le dijo mi mujer al tiempo que extendía su mano para entregarle la imagen.

“¡Exacto! Justo así la quería” replicó mi abuelo.

“pero… ¿Cómo la pegamos en la gorra?” volvió a decir.

“Con un pedazo de esta cinta de aislar que tienes aquí abuelito” exclamé yo.

“¡Claro! A ver inténtale” me respondió él.

Inmediatamente corté dos pedazos de la elástica y pegajosa cinta y se la puse doblada en la parte trasera a la imagen rectangular de la virgencita.

“Listo! Ya quedó” y acto seguido, mi esposa y yo procedimos a instalar la imagen en la parte interna de la gorra color verde militar.

“¡Muy bien! Ahora si ya quedó” dijo Don Fernando al tiempo que se colocaba nuevamente la gorra en su cabeza.

“Es que siempre me ha acompañado!” nos comentó a mi esposa y a mi. “Desde que estaba yo en el ejercito” nos volvió a decir con voz emocionada.

Mi esposa y yo nos miramos de reojo y nos sonreímos como niños que acaban de lograr algo importante en la vida.

¿Y cómo no va a ser importante devolverle a un héroe jubilado del ejército mexicano la confianza y la tranquilidad que le produce la compañía de la mismísima madre de Dios bajo su gorra?

¿Qué puede ser más importante que llevar a nuestra amada Virgen de Guadalupe encima de la cabeza justo el día en que el ejercito mexicano acaba de marchar por las calles de la ciudad de México conmemorando los 200 años de nuestra independencia?

No señores, no hay cosa más urgente y prioritaria que ponerle a mi “abuelín” (así le digo desde siempre) la imagen de su protectora en su verde gorra militar.

Anuncios

One Response to Mi abuelo (II)

  1. […] siempre le acompañó en todo momento pues guardaba una imagen de ella debajo de su gorra militar (lo que publiqué anteriormente). De hecho él atribuyó a esta costumbre de fe el que en más de una ocasión la Virgen de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: