¡Viva México!

Llega septiembre y con él comienza el mes patrio más esperado por todos los mexicanos desde hace varias décadas.

Como seguramente ya todo el mundo sabe, este no es un mes en donde festejaremos un año más como cualquier otro nuestra independencia como país soberano, sino que es sumamente especial pues se trata de la fiesta de …¡200 años de historia como país independiente!

Como católico, lo que más me gusta de nuestra historia nacional es que está plagada de religión. La Historia de México es una historia de un país que se construye en la fe de todos los habitantes que han nacido en esta hermosa tierra. Ya sea la historia  del México prehispánico la cual nos narra las andanzas de un centenar de pueblos cuya vida se centraba en la adoración a dioses que encontraban explicados en la naturaleza y su gran sabiduría, o la historia del México colonial y moderno que encuentra en la fe católica su nuevo centro espiritual, el nuestro es un país que siempre se ha entendido como una nación edificada entorno al espíritu y la religión.

Basta con saber que el icono más rememorado de los relatos de independencia es el estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe que utilizó el cura Miguel Hidalgo para motivar al pueblo a salir a pelear por su libertad.

Un sacerdote portando una bandera con la imagen de la madre de Dios es una de las imágenes más representativas de la lucha de independencia en la Nueva España.

¡María, siempre María! ¡La madre de Dios es parte fundamental de la historia de nuestra nación!

Desde aquella aparición de María de Guadalupe a San Juan Diego en el cerro del Tepeyac, la mexicanidad siempre se ha entendido como una cultura Mariana. Muchos de los mexicanos vemos en María, el estandarte de lo que nos conforma como nación.

Así, bien sea como parte de una fe , en quienes creemos en ella o, para quienes no creen, como un mero acontecer histórico de parte de nuestro imaginario colectivo, la imagen de María ha estado presente a lo largo de toda la historia de nuestro país.

Así que me atrevo a decir que este mes, no solo comenzamos a festejar el bicentenario de nuestra independencia, sino también festejaremos 200 años de ser, sin lugar a dudas… ¡el país más Mariano del planeta!

Es más, para resumir este sentimiento patrio me gustaría resumirlo así…

¡Dios tiene su casa en el Vaticano, pero su mamá… vive en México!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: